Necrológicas

 – Alejandra Marzi Aravena

Los casos de miopía aumentan en el mundo

Martes 29 de Agosto del 2023

Compartir esta noticia
135
Visitas

La OMS afirma que el avance de esa afección de la vista es tan importante
en el mundo que para 2050 la mitad de la población podría padecerla.

La miopía, una condición que afecta la visión a larga distancia y es una condición que se encuentra en aumento a nivel mundial. Los expertos lo consideran una “bomba de tiempo” para la salud ocular. Uno de ellos, el doctor Pei-Chang Wu, un cirujano oftalmológico con más de dos décadas de experiencia en el Hospital Chang Gung Memorial en Kaohsiung, Taiwán, ha observado un cambio preocupante en la demografía de sus pacientes.

Cómo evitar que afecte la salud el humo de los incendios forestales

Realizar cirugía en el fondo del ojo es un procedimiento delicado que requiere una precisión extrema. La retina, la fina capa de tejido que traduce la luz en color, forma y movimiento, es especialmente vulnerable a desprendimientos. Estos desprendimientos pueden llevar a la ceguera si no se tratan a tiempo.

El doctor Wu, según publicó Wired, comenzó su carrera quirúrgica a finales de la década de 1990, y por entonces la mayoría de sus pacientes eran personas de entre 60 y 70 años. Sin embargo, a mediados de la década de 2000, notó que las personas en su mesa de operaciones eran cada vez más jóvenes. En 2016, realizó una cirugía en una niña de 14 años. Otro paciente, un programador de 29 años, quedó ciego de ambos ojos debido a desprendimientos de retina graves.

La miopía no es sólo un problema en Taiwán sino que está en aumento en todo el mundo. En China, hasta el 90% de los adolescentes y adultos jóvenes son miopes, un aumento significativo desde la década de 1950, cuando la cifra era tan baja como el 10%. Un estudio realizado en 2012 en Seúl, Corea del Sur, encontró que un sorprendente 96,5 % de los hombres de 19 años eran miopes.

En Estados Unidos y Europa, las tasas de miopía en todas las edades están muy por debajo del 50%, pero han aumentado considerablemente en las últimas décadas. Se estima que para 2050, la mitad de la población mundial necesitará corrección visual, según datos de la Organización mundial de la Salud (OMS)

La miopía se mide en dioptrías, que indican la fuerza de la lente necesaria para corregir la visión. Cualquier valor peor que menos 5 dioptrías se considera “miopía alta”. Esta forma de miopía es ahora la principal causa de ceguera en Japón, China y Taiwán.

El aumento de la miopía se atribuye en parte a los cambios sociales y de estilo de vida. En Taiwán, la rápida transición de una economía predominantemente agrícola a una potencia manufacturera ha llevado a cambios en el estilo de vida, incluida una mayor importancia de la educación y el tiempo de pantalla, que se cree que contribuyen al aumento de la miopía.

Esfuerzos para
combatir el problema

A pesar de los esfuerzos para abordar el problema, como la implementación de directrices para las escuelas y la recomendación de ejercicios de relajación ocular, las tasas de miopía continúan aumentando. Esto sugiere que se necesita un enfoque más efectivo para abordar lo que ya se considera una epidemia.

Si la tendencia continúa, es probable que millones de personas más en todo el mundo se queden ciegas mucho antes de lo que ellos o las sociedades en las que viven estén preparados. Es una “bomba de tiempo”, aseguró Nicola Logan, profesora de optometría en la Universidad Aston del Reino Unido, al mismo medio.

El doctor Wu, un miembro del Comité Asesor de Cuidado de la Vista de Taiwán, ha adoptado un enfoque sistemático para encontrar una solución a la miopía, revisando investigaciones académicas y buscando métodos efectivos

El doctor Wu, un miembro del Comité Asesor de Cuidado de la Vista de Taiwán, ha adoptado un enfoque sistemático para encontrar una solución a la miopía, revisando investigaciones académicas y buscando métodos efectivos

La evolución de Taiwán y su influencia en la salud visual

Viajando en tren desde la capital, Taipei, hacia el sur, la presencia de smog sobre Kaohsiung -en la región central de Taiwán- se hace evidente incluso a grandes distancias, difuminando la silueta de los edificios. Esta ciudad, que una vez fue un modesto puerto comercial, se transformó en un centro industrial y de construcción naval durante la ocupación japonesa que concluyó en 1945. En las cuatro décadas posteriores, Taiwán experimentó una transición acelerada de una economía basada en la agricultura a una potencia en manufactura, lo que también cambió drásticamente la vida de sus habitantes.

Las familias empezaron a mudarse a compactos complejos de apartamentos, que hoy en día representan una gran parte de la vivienda urbana. La educación se convirtió en una prioridad, con un enfoque cada vez más riguroso. Emergieron “escuelas intensivas” extraescolares que permitían a los padres mantener largas jornadas laborales, sin la necesidad del apoyo familiar extendido que era común en generaciones anteriores.

La Historia Personal
de Pei-Chang Wu

Nacido en 1970, en el auge de la transformación de Kaohsiung, Pei-Chang Wu proviene de una familia de agricultores del interior de Taiwán, ninguno de los cuales tenía problemas de visión. Sus padres, ambos educadores, pusieron un fuerte énfasis en la educación como un medio para el ascenso social. La rutina diaria de Wu era rigurosa: se levantaba a las 5 de la mañana para practicar caligrafía y violín antes de asistir a la escuela desde las 7,30 hasta las 16 horas. Al regresar a casa, sus tardes estaban dedicadas a la tarea escolares y los fines de semana a competencias de caligrafía. A los 9 años, se le diagnosticó miopía.

En la vida particular del doctor se puede ver el marco a los datos señalados anteriormente. Este patrón de vida centrado en la educación y el diagnóstico de miopía a una edad temprana no es exclusivo de Wu ni de Taiwán. A medida que las economías globales se modernizan y la educación se convierte en un pilar central, las tasas de miopía han comenzado a escalar, aunque este fenómeno ha pasado en gran medida desapercibido tanto en Taiwán como en el resto del mundo.

En los primeros años ‘80 las autoridades militares notaron que los cadetes que ingresaban a hacer su servicio militar obligatorio, en su mayoría usaban anteojos contra la miopía. Entonces el gobierno de la isla tomó conciencia de la magnitud del problema y se instruyó a las autoridades sanitarias para que iniciaran un seguimiento regular de las tasas de miopía en el país. Los resultados mostraron una epidemia en aumento: para 1990, el 74% de los adolescentes taiwaneses de 15 años eran miopes.

Cuando Wu ingresó a la facultad de medicina a inicios de los ‘90, notó “animales extraños en el cielo” cuando cerraba los ojos. Inicialmente, no les dio importancia y se enfocó en su carrera emergente en oftalmología. Sin embargo, durante su residencia, examinó a numerosos pacientes con síntomas similares y desprendimientos de retina. Esto lo llevó a preocuparse por su propia salud visual. “Encontraron una rotura en mi retina”, reveló Wu tras consultar con uno de sus profesores. El desgarro era pequeño y pudo ser reparado con un procedimiento láser de cinco minutos. “El láser me salvó”, afirmó Wu. “De lo contrario, habría perdido la visión en un ojo”. Wu sintió que tenía el deber de ayudar a otros a evitar las complicaciones de la miopía severa. “Si no puedo salvarme a mí mismo, deberíamos salvar a nuestra próxima generación”, consideró.

En 1999, el gobierno reunió a un panel de expertos en medicina y educación para abordar la cuestión. Jen-Yee Wu, del Ministerio de Educación, fue encargado de redactar pautas para las escuelas. Publicó un libro verde con consejos para los educadores, enfocándose en aspectos como la altura de los escritorios y la iluminación. También recomendó ejercicios de relajación ocular y estableció la regla 30/10 para descansos visuales. Sin embargo, estas medidas no tuvieron el efecto deseado. Las tasas de miopía siguieron en aumento, evidenciando que tanto Taiwán como el mundo habían abordado incorrectamente el problema de la miopía.

Las causas de la miopía

A lo largo de la historia, se han atribuido diversas causas a la miopía, desde factores sociales hasta genéticos. Las teorías han evolucionado con el tiempo y la tecnología, pasando de culpar al “trabajo cercano” como leer bajo las sábanas, hasta señalar a los smartphones y videojuegos como culpables. Sin embargo, no fue hasta mediados de los años ‘90 cuando se empezó a entender realmente qué causaba la miopía y cómo prevenirla.

Ian Morgan, un investigador australiano, se sumergió en el estudio de la miopía tras observar la alarmante prevalencia de esta condición en Asia en comparación con Australia. Desafió la creencia generalizada de que la miopía era principalmente genética, apoyado por estudios en poblaciones inuit y esquimales que mostraban un aumento drástico de la miopía en una sola generación, algo que la genética no podía explicar.

Morgan atribuyó este fenómeno a la dopamina, un neurotransmisor que había estado investigando. La exposición a la luz solar estimula la liberación de dopamina en la retina, lo que a su vez controla el alargamiento del ojo. Este hallazgo sugiere que la falta de exposición a la luz solar podría ser un factor clave en el desarrollo de la miopía.

Cómo prevenir la miopía

La clínica del doctor Wu, en Taiwán, estaba siempre llena de padres y niños buscando soluciones para la miopía. Aunque existen tratamientos como las lentes de ortoqueratología y la atropina, Wu sabía que estos métodos no abordaban la causa raíz del problema. Como miembro del Comité Asesor de Cuidado de la Vista de Taiwán, Wu se dedicó a encontrar una solución más efectiva. Durante una de sus sesiones semanales de revisión de investigaciones, descubrió el trabajo del investigador australiano Ian Morgan, que vinculaba el tiempo al aire libre con una menor prevalencia de la miopía. Este hallazgo fue un “momento eureka” para Wu.

Wu decidió poner a prueba la teoría de Morgan en Taiwán. Convenció al director de la escuela de su hijo para que los niños pasaran más tiempo al aire libre, sumando seis horas y media adicionales a la semana. Un año después, los resultados fueron claros: la escuela de su hijo tenía la mitad de nuevos casos de miopía en comparación con una escuela de control.

Motivado por estos resultados, Wu se convirtió en un evangelista del tiempo al aire libre. Incluso escribió un libro titulado “Los niños podrían estar libres de miopía” y lanzó un programa nacional llamado Tian-Tian 120, que insta a los niños a pasar al menos 120 minutos al aire libre cada día. El programa ha tenido un impacto significativo: la prevalencia de la miopía entre los niños de escuela primaria en Taiwán ha disminuido del 50% en 2011 al 46,1% en años recientes. “Se puede ver esta curva muy hermosa”, dijo Wu.

En Taiwán, el oftalmólogo Der-Chong Tsai ha llevado la lucha contra la miopía a un nuevo nivel. Inspirado por el trabajo de Wu y Morgan, Tsai se centró en la detección temprana de la “premiopía” en niños en edad preescolar. Su razonamiento era simple: “Pensamos que la escuela primaria era demasiado tarde”, dijo Tsai. “En términos de prevención de la miopía, cuanto antes, mejor”. El programa de Tsai en el condado de Yilan ha logrado reducir la prevalencia de la miopía en un 5% en solo dos años.

Sin embargo, la pandemia de Covid-19 ha presentado nuevos desafíos, no sólo en Taiwán sino en todo el mundo. Los confinamientos han llevado a un aumento en los casos de miopía, y Taiwán no ha sido una excepción. A pesar de los avances, la “hermosa curva” de reducción de la miopía que Wu había observado comenzó a invertirse.