Necrológicas
Brigadier general en retiro del Ejército, Hernán Chacón Soto

Porvenireños impactados por suicidio de ex comandante del Regimiento Caupolicán

Miércoles 30 de Agosto del 2023

Compartir esta noticia
2,023
Visitas

Impacto causó ayer en Porvenir el suicidio del ex comandante del otrora Regimiento de Infantería N°11 Caupolicán, brigadier general en retiro del Ejército, Hernán Chacón Soto, condenado por el asesinato en el ex Estadio Chile del cantautor, actor, director de teatro y compositor musical Víctor Jara. El militar retirado fue designado en 1983, gobernador militar de la provincia Tierra del Fuego por el gobierno militar de facto que encabezó Augusto Pinochet. Chacón se mató ayer cuando los detectives llegaron a su domicilio en Santiago para detenerlo, tras ser condenado a una pena de 25 años de cárcel.

Pero además de la impactante autoeliminación del alto oficial retirado, poco antes, cuando se conoció que el acusado que había residido por 3 años como autoridad en la isla grande era uno de los autores directos del asesinato de Víctor Jara, existió incredulidad y rechazo a la figura del otrora jefe militar fueguino. Todo ello porque se trata de uno de los crímenes más emblemáticos del largo periodo de la dictadura cívico militar, por lo que representaba el cantante y por la brutalidad con que fue ultimado, recordándose que horas después de su ejecución, su cuerpo acribillado fue hallado en la vía pública, entre el pavor de vecinos de la capital del país.

Algunos subordinados del ex comandante del destacamento insular (y así lo corroboraron civiles que también lo conocieron), recordaron que el brigadier Hernán Chacón detentó la gobernación militar entre 1983 y 1985, mismo periodo en que comandó el entonces regimiento, si bien dado su carácter como autoridad administrativa se veía poco en la unidad castrense, que en los hechos dirigía el segundo comandante. Sin embargo, hay un hecho que se recordaba bien y es que cuando Pinochet se autoascendió a capitán general, obligó a un “tirón de chimenea” donde sus subordinados también ascendieron.

Fue así que Chacón, de brigadier ascendió a brigadier general y debió viajar a Santiago a ser investido en su nuevo grado, volviendo con el equivalente a general de brigada, el único periodo en que el Regimiento Caupolicán fue dirigido por un general, al menos por 6 meses, antes de su relevo a una nueva destinación. De hecho, Chacón en su nuevo cargo debió cambiar al suboficial que era su ayudante por el mayor Patricio Padilla Villén, según su nuevo grado.