Necrológicas

Comunidad Covadonga Ona y su reflexión en torno al día del “Encuentro de Dos Mundos”

Martes 10 de Octubre del 2023

Compartir esta noticia
253
Visitas

Este lunes se conmemoró el actualmente denominado “Encuentro de Dos Mundos”, en alusión al 12 de octubre de 1492, día en que Cristóbal Colón llega a América, hace exactamente 531 años.

En Chile, desde principios del Siglo XX, se declara festivo este día. En 1922 se denominó “Aniversario del descubrimiento de América”. Informalmente era nombrado como el “Día de la Raza”, aludiendo al nombre de la fecha en España. Desde 2000 en Chile se le llama oficialmente “Encuentro de Dos Mundos”, buscando corregir conceptos en el nombre.

Para la comunidad selk’nam, se trata de una fecha para reflexionar. “Entendemos que el pasado no se puede cambiar, sin embargo, debemos mantener la memoria viva para entender los procesos históricos de los cuales hemos heredado traumas, y dolores que siguen creando conflictos hoy en día. Son esos conflictos los que nos motivan para avanzar y buscar superarnos como comunidad indígena”, señala Hema’ny Molina, presidenta de la Corporación Selk’nam Chile, comunidad indígena Covadonga Ona y fundadora de la Fundación Hach Saye.

Referente a los cambios de nombre que este día ha recibido, Molina señala que “pasar por cambios de nombre es peligroso cuando no se entregan los contextos y razones para cambiar estos nombres, ya que las generaciones nuevas, no conocen en detalle los acontecimientos históricos”.

En esa línea, continúa señalando que “pareciera que al cambiar el nombre de la fecha, se intentara borrar la historia misma, dando un carisma de ‘encuentro’ cuando la realidad fue una llegada por equivocación de Colón a América, y que la ambición y el sentimiento de superioridad por sobre los pueblos originarios de América provocaron todo tipo de abusos y robo de tierras, cultura, riquezas los que hasta el día hoy acarrean grandes consecuencias”.

Pese a que la colonización de Tierra del Fuego no fue realizada por Colón ni la corona española, Molina señala que “también tocamos las consecuencias de este devastador episodio histórico para nuestro continente”.

Sin embargo, se mantiene con una visión positiva a futuro, “creemos que podemos cambiar nuestro futuro, tenemos las herramientas para avanzar incluso con trabajo colaborativo con aquellos que siendo herederos del otro lado de la historia, tienen en sus conciencias el valor de la justicia y quieren co-construir un mejor mundo para todos, desde la perspectiva del cuidado del planeta. La conciencia de la escasez hídrica y el cambio climático nos obliga a dialogar y a encontrar instancias de trabajo común para intentar reducir el daño a nivel mundial”.