Necrológicas

Consejeros esperan trabajo binacional para atender la presencia del castor

Martes 10 de Octubre del 2023

Compartir esta noticia
167
Visitas

Desde el gobierno regional y el Core se trabaja para colaborar hacia la erradicación del castor, un apoyo que ha traducido en iniciativas tales como el financiamiento de proyectos de estudios para la elaboración de planes de gestión.

Dentro de las mesas de trabajo que se vienen desarrollando respecto del tema, el presidente de la comisión de Medio Ambiente del Consejo, Pablo Cifuentes, destacó el programa Global Environment Facility (Gef) que se ha venido desarrollando con aportes locales y que ha permitido levantar información relevante sobre la presencia de esta especie. “Esto nos permitió elaborar un plan de gestión que considera las estrategias de erradicación y un modelo de gobernanza interinstitucional que permita coordinar los esfuerzos de diferentes sectores”. La iniciativa -explicó- tuvo como propósito la conservación y restauración de los ecosistemas afectados, evitando su propagación hacia el norte del país.

Asimismo, dijo que ahora sólo resta esperar un avance concreto a través de acciones binacionales, entendiendo que esta problemática también afecta al territorio argentino.

Por su parte la vicepresidenta de esta misma instancia, consejera Ximena Montaña, expresó el compromiso que como cores tienen hacia la protección del medio ambiente, entendiendo los cambios adversos que se producen, el impacto forestal y en la producción ganadera y en lo medioambiental, considerando los beneficios que prestan los ecosistemas de turberas y la provisión de agua como sustento de la biodiversidad y la retención de carbono””.

Explosivo aumento

La especie de castores canadiense ingresó en un número estimado de 20 al territorio chileno en el año 1946. Siete décadas después se estima en más de 110 mil su población, la que se ha extendido hacia los parques Yendegaia y Alberto de Agostini, zonas que reciben a un gran número de afluencia turística en temporada alta. Además, también se ha identificado su presencia en la Reserva Nacional Magallanes y en Parrillar. Su acción ha afectado el ecosistema a gran escala, ya que estos herbívoros semiacuáticos necesitan producir cambios en los terrenos para poder habitarlos, alterando el curso natural del agua, los bosques, las turbas estepas impactando fuertemente al cambio climático.

Esta especie implica una amenaza en términos ambientales, pues modifica los ecosistemas nativos poniendo en riesgo al mismo tiempo la biodiversidad de nuestra región. Por esta razón, dedicamos dos sesiones de la comisión de Medio Ambiente en el Consejo Regional para abordar este tema y conversar con diferentes instituciones relacionadas, como Conaf, Sag, seremi de Medio Ambiente y WCS, entendiendo que ya existe información suficiente y se ha elaborado un plan de gestión”.

Agregó que en el marco de lo expuesto ya solicitó al gobernador poder avanzar en medidas concretas, quien insistió en que para avanzar en esta materia es relevante contar con el compromiso de acciones binacionales.