Necrológicas

– Ramón Alberto Carrasco Fuentealba

– Víctor Hugo Puchi Acuña

– Fernando Omar Urrutia Bórquez

Ex Presidente colombiano acusado de una masacre 

Domingo 26 de Noviembre del 2023

Compartir esta noticia
75
Visitas

Un fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia citó a declarar al ex Presidente de Colombia, Álvaro Uribe, por su presunto conocimiento de una masacre paramilitar ocurrida a fines de los años 90, que dejó al menos 16 campesinos asesinados y casi 1000 desplazados, informó una fuente judicial. El ex Mandatario comparecerá como parte de la indagación que se sigue por la denominada masacre de El Aro, ocurrida en octubre de 1997, y el homicidio del defensor de derechos humanos, Jesús María Valle Jaramillo, en febrero de 1998, detalló la Fiscalía en un comunicado. “Con relación a estos casos, la Fiscalía ha realizado innumerables actividades investigativas y recopilado abundante material de prueba para lograr el pleno esclarecimiento de los hechos”, señaló el organismo, al tiempo que agregó que esta diligencia se hará por solicitud del ex Presidente, quien pidió formalmente ser escuchado en este proceso.

La semana pasada Salvatore Mancuso, ex comandante de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), explicó en una audiencia privada en la Jurisdicción Especial para la Paz (Jep) que Uribe -que en ese momento era gobernador del departamento de Antioquia- siempre tuvo conocimiento de la masacre perpetrada por ese grupo paramilitar de ultraderecha. “EL coronel Raúl Suárez, comandante de la Policía de Córdoba, me llevó a reunirme a la finca de Uribe, por el gobernador Uribe para aquel momento y Uribe siempre tuvo conocimiento de la operación del Aro”, detalló.

Mancuso también afirmó que El Aro era un territorio de dominio absoluto de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), por lo que para entrar hubo un teatro de operaciones. “Ese teatro de terror lleva a las personas a tomar decisiones, la idea es, usted tiene que atemorizarlos tanto que, o dejan de apoyar a la guerrilla, o se van de la zona, o se enfusilan y se van a las filas de la guerrilla, así de crudo como suena. Entonces por eso esas operaciones eran operaciones de castigo en las que se imponía un terror y luego salíamos de la zona”, precisó.