Necrológicas

Poner en valor la iniciativa empresarial femenina

Por La Prensa Austral Domingo 26 de Noviembre del 2023

Compartir esta noticia
52
Visitas

Por María Emilia Correa, presidenta de G100

 

 

 

Nuestro país es el tercero del mundo con mayores emprendimientos encabezados por mujeres, según el informe del Global Entrepreneurship Research Association, siendo sólo superado por Togo, en África, y Guatemala. El dato no es de extrañar, si consideramos que las mujeres emprendedoras en el país alcanzan las 800.278, lo que es un 41% de la masa total de emprendedores nacionales, de acuerdo con lo indicado por la VII encuesta de Microemprendimiento del INE.

El estudio de la Fundación Luksic en 2022 mostró que la principal motivación de las mujeres para emprender es la necesidad, evidenciando que  una mujer emprendedora no sólo busca tener éxito con una idea innovadora. Lo mismo indicaba el Ministerio de Economía en 2021, al levantar que un 50% de las mujeres identifica entre sus principales motivaciones para emprender la necesidad de aumentar los ingresos.

Y resulta que 8 de cada 10 jefaturas de hogares monoparentales son mujeres, de acuerdo a cifras recientes del INE. Y muchas de ellas logran compatibilizar las labores de cuidado y sustentar económicamente a sus familias gracias a que emprenden. Y esto es porque probablemente les es inviable emplearse, en un contexto laboral donde sabemos que, además, hay importantes brechas salariales con los hombres.

Por eso es que es clave seguir fomentando el emprendimiento femenino y acortar brechas de género. Y lo anterior, también debe incluir un contexto favorable hacia la incorporación de las mujeres en las empresas de mediano a mayor tamaño, que pueden ser un modelo a seguir mejorando sus índices de participación en cargos de alta dirección, tema del que ya se está haciendo cargo la Ley de Cuotas en directorios. No es sólo un tema ético y de mera participación; es el sentido detrás de incorporar una mirada diversa.

Hoy las miles de mujeres que lideran sus negocios son personas extremadamente excepcionales: capaces de contener emocional y económicamente a sus familias, a ellas mismas y a la infinitud de situaciones vinculadas al emprender. Pero necesitamos que emprender no sea un camino de mártires, para dar más espacio a ese talento creativo que muchas veces sólo se despliega ante la adversidad. 

Cuando este 19 de noviembre se conmemoró el Día de la Mujer Emprendedora, resulta de relevancia que abracemos la gran capacidad de las mujeres para identificar oportunidades y convertirlas en negocios exitosos. Cualidades aparentemente innatas y necesidades pueden ser el motor, pero el talento está y aprovecharlo no sólo es un impulso a la economía personal, sino que al desarrollo económico de todo el país.