Necrológicas

Condenan a boliviano que cercenó parte de la nariz a un hombre y mordió a otro en el estómago

Martes 28 de Noviembre del 2023

Compartir esta noticia
818
Visitas

De los mil 900 días de presidio que la Fiscalía solicitaba para un ciudadano de nacionalidad boliviana que en marzo del año pasado le cercenó parte de la nariz a un hombre, y le mordió el estómago de otro, finalmente terminó condenado a una pena de 300 días de presidio.

Vía procedimiento abreviado se resolvió el caso y ayer el acusado aceptó responsabilidad, renunciando al derecho de ir a un juicio oral.

El tribunal dio por cumplida la pena a petición de la defensa, dado el tiempo que Rigoberto Rodrigo Limpias Saucedo, de 30 años, permaneció con arresto domiciliario total desde que fuera formalizado. Y con arresto domiciliario nocturno, desde octubre del año pasado hasta la fecha.

La querellante, que adhirió a la acusación, Martina Pradenas, no se opuso al procedimiento judicial, concordado previamente entre Fiscalía y defensa.

Agresión

El acusado fue invitado a una convivencia la noche del 12 de marzo del año pasado, en un inmueble de calle Arauco, a donde llegó acompañado de su pareja.

Luego de varias horas de compartir y beber, cerca de las cinco de la mañana del día siguiente, la pareja invitada salió al exterior surgiendo una violenta discusión.

Uno de los dueños de casa salió a poner paños de agua fría sin embargo el acusado se ofuscó y en una actitud totalmente agresiva, lo golpeó violentamente, tanto en el rostro como en el cuerpo, y ahí fue cuando lo mordió en el abdomen.

El mismo ciudadano extranjero atacó al otro hombre que estaba en la convivencia, pero mordiéndolo en la nariz, “arrancándole traumáticamente un trozo de su nariz con los dientes, quedando con una visible deformidad estética”, según los hechos de la acusación que aceptó el imputado.

No conforme con ello más encima le causó daños al automóvil de una de las víctimas

Al final el asadito entre amigos terminó con uno de los asistentes internado con lesiones gravísimas en el Hospital Clínico de Magallanes.