Necrológicas

– Ramón Alberto Carrasco Fuentealba

– Víctor Hugo Puchi Acuña

– Fernando Omar Urrutia Bórquez

Un ingeniero muerto, códigos secretos y la búsqueda de un viejo amor: los misterios sin develar del “hombre de Somerton”

Sábado 2 de Diciembre del 2023

Compartir esta noticia
93
Visitas
  • El 1 de diciembre de 1948, el cuerpo sin vida de un hombre fue encontrado en una playa de Adelaida, Australia. No tenía documentos ni llevaba nada que pudiera ayudar a identificarlo. Se lo confundió con otras personas, se creyó que era un espía extranjero y nunca se supo si fue víctima de un crimen, se suicidó o murió por causas naturales. Recién hace dos años, gracias al empecinamiento de un experto en ADN, se conoció su identidad.

 

 

 

La cara del profesor Derek Abbott, catedrático de la Universidad de Adelaida, Australia, reflejaba una mezcla de satisfacción y alegría cuando se acomodó en el estrado, frente a los periodistas, para hacer un anuncio que -estaba seguro- iba a ser noticia en las portadas de los diarios y en los noticieros de horario central de la televisión.

Corrían los primeros días de julio de 2021 y la prensa había acudido presurosa a la convocatoria, porque Abbot, además de ser un prestigioso experto en ADN, era conocido por sus colaboraciones con las autoridades para resolver casos policiales complejos que requerían de sus habilidades.

Pero esta vez su anuncio superaría todas las expectativas y cuando lo hizo, con una sonrisa que no cabía en su rostro, un murmullo de incredulidad recorrió toda la sala.

-Voy a revelarles la verdadera identidad del “hombre de Somerton” – dijo.

Casi todos los periodistas sabían a qué se refería. Si lo que Abbott decía era cierto, el profesor acababa de resolver el caso más misterioso de la historia policial australiana, un enigma que llevaba más de setenta años, desde que el 1 de diciembre de 1948 un caminante tempranero descubrió el cadáver de un hombre en la playa de Somerton, en Adelaida.

En su momento, el caso fue seguido por el público australiano como una novela policial por entregas con todos los ingredientes para ser exitosa: un cuerpo anónimo, varias identificaciones equivocadas, una autopsia dudosa, ropa de procedencia desconocida, una valija perdida, un libro enigmático, un cuchillo recortado, un mensaje en farsi y una anotación en código que nadie había sido capaz de descifrar.

“Fue como escalar el Monte Everest, con esa mezcla de euforia por estar en la cima, pero también de cansancio y agotamiento”, dijo el profesor Abbot para describir el trabajoso camino que debió recorrer para resolver el misterio.

Y a continuación dio el nombre que todos querían conocer pero que a nadie le sonó. “El hombre de Somerton se llamaba Carl Webb”, informó.

De regreso a las redacciones, los periodistas hicieron lo que las buenas prácticas de su oficio les demandaban para escribir la historia: consultar el archivo para poder contar todos los pormenores del caso.

Un cadáver en la arena

Playa de Somerton, Adelaida, Australia Meridional, mañana del 1 de diciembre de 1948. El hombre estaba muy bien vestido y su cuerpo no tenía ninguna señal visible de violencia, hasta se podría decir que en su rostro había quedado congelado por la muerte un gesto de placidez.

A primera vista se podía calcular que tenía entre 40 y 45 años y que estaba en muy buen estado físico. Medía un metro ochenta, tenía los ojos color castaño claro, pelo de un rubio algo grisáceo, hombros anchos, ni rastros de barriga y unas manos y uñas impecables que denunciaban a alguien que no hacía trabajo manual. Tampoco tenía cicatrices. Señas particulares: ninguna.

La ropa que vestía parecía cara y de buena calidad: una camisa blanca, corbata combinada en rojo y azul, pantalón marrón, medias y zapatos. Lo más llamativo era que, aunque en esos días hacía mucho calor, tenía puesto un pulóver marrón y un saco gris de corte europeo.

Lo descubrió un caminante tempranero que lo vio acostado boca arriba sobre la arena, con la espalda y la cabeza apoyadas en una roca, a las seis y media de la mañana, y la policía, que no demoró en llegar, anotó que llevaba un cigarrillo Kensitas acomodado sobre la oreja derecha, y un atado de cigarrillos Army Club -pero con Kensitas en su interior- en uno de los bolsillos del saco, junto con una caja de fósforos y un paquete de chicles.

En otro bolsillo había dos pasajes -uno de micro y otro de tren- y un papel con una inscripción misteriosa: tamam shud, “está terminado” en farsi.

Eso ya era raro, pero más sospechoso aún fue comprobar que ninguna de las prendas tenía etiquetas, porque habían sido prolijamente cortadas como si alguien hubiera querido ocultar su origen.

De no ser por esa particularidad, el caso podría haber sido rápidamente cerrado como muerte natural o, en última instancia, como un suicidio.

En cambio, la identidad y causa de la muerte del “Hombre de Somerton”, como se lo llamó a falta de un nombre, se transformaron en un misterio que dio lugar a decenas de especulaciones y demoró 73 años en ser desvelado, aunque no del todo.

Los muertos que no eran

El 2 de diciembre, los dos diarios de Adelaida, The Advertiser y The News, publicaron la noticia, aunque sin fotos del hombre muerto, porque la policía no las había suministrado. Los dos citaban fuentes de la investigación, pero The Advertiser parecía tener mejor información que su competidor, incluida la identidad del muerto.

Bajo el título “Cadáver descubierto en la playa”, resumía: “Ayer por la mañana se descubrió un cadáver, presumiblemente de E.C. Johnson, de unos 45 años, de la calle Arthur, Payneham, en la playa Somerton, frente al Crippled Children’s Home. Fue descubierto por el Sr. J. Lyons, de la calle Whyte, Somerton. El detective H. Strangway y su ayudante J. Moss están investigando”.

Esa misma tarde, un hombre indignado que se presentó en la comisaría como E.C. Johnson pidió que desmintieran la noticia porque, como podían ver, estaba vivito y coleando.

Los investigadores, entonces, decidieron darle una foto del cadáver a The News para que la publicara, en un intento de que alguien pudiera identificar al hombre de la playa. A The Advertiser, en cambio, no le dieron nada por haber publicado una información que no estaba confirmada.

El 4 de diciembre la policía informó que las huellas dactilares del hombre no estaban en los registros de la policía de Australia del Sur, y que iba a investigar fuera de la región.

Un día después, The Advertiser anunció que la policía estaba buscando información en archivos militares después de que un hombre dijera que estuvo bebiendo con una persona muy parecida al muerto en un hotel de Adelaida el 13 de noviembre. Mientras bebían, el hombre misterioso sacó una tarjeta de pensión militar que tenía impreso el nombre “Solomonson”.

En los dos meses siguientes se hicieron ocho “identificaciones” más, todas fallidas. El “Hombre de Somerton” fue sucesivamente un leñador llamado Robert Walsh, de 73 años, un marinero que había caído de un barco de vapor, un cuidador de caballos, un viajero sueco, un empleado de una empresa británica y tres personas más.

Una hipótesis de espías

Para entonces, la autopsia tampoco sirvió para clarificar la causa de la muerte. El informe del patólogo forense Dwyer dictaminó que, entre otras cosas, el muerto misterioso tenía un “corazón de tamaño normal y era normal en todos los demás aspectos” aunque sufría una “hemorragia gástrica aguda, congestión extensa del hígado y el bazo, congestión cerebral”.

Nada que pudiera determinar cómo había muerto. En cambio, pudo establecerse que su última comida había sido una empanada, dato que, por alguna razón que no explicó, hizo que Dwyer sostuviera: “Estoy convencido de que la muerte no fue natural, supongo que el veneno utilizado puede haber sido un barbitúrico o un hipnótico soluble” introducido en la empanada. Pero lo cierto es que en el cuerpo no se encontró ningún rastro de veneno.

En febrero, los investigadores manejaban tres hipótesis, sin poder avanzar en ninguna. La primera era que había muerto de muerte natural; la segunda apuntaba a un hombre llegado de otra ciudad por asuntos amorosos que pudo haber sido asesinado, aunque no se supiera cómo. La tercera era la más interesante y la que más espacio ganó en los medios que seguían el tema porque, en plena Guerra Fría, sonaba lógica: el muerto era seguramente un espía y había sido asesinado por otros espías con un método que no dejaba rastros, como suelen hacer los espías cuando matan a otros espías en las novelas de espionaje y también en la vida real.

Un nuevo hecho, además, fortaleció esa pista.

Los especialistas entraron rápidamente en un callejón sin salida. Ya había sido un leñador, un marinero que había caído de un barco de vapor, un cuidador de caballos, un viajero sueco, un empleado de una empresa británica y tres personas más

Los especialistas entraron rápidamente en un callejón sin salida. Ya había sido un leñador, un marinero que había caído de un barco de vapor, un cuidador de caballos, un viajero sueco, un empleado de una empresa británica y tres personas más

La valija y el código

El caso pareció dar un gran paso hacia su resolución cuando, el 14 de enero de 1949, el personal de la estación de trenes de Adelaida avisó a la policía que había una valija que estaba guardada en una taquilla desde el 30 de noviembre anterior y nadie había retirado.

En la valija -en realidad un maletín grande- había una robe de chambre, un par de pantuflas rojas talla 7, cuatro calzoncillos, dos pijamas, una navaja y un frasco de crema de afeitar, un pantalón marrón con restos de arena en el dobladillo, un destornillador, un hilo de coser Barbour, unas tijeras muy afiladas, un cuchillo de mesa que había sido recortado para, supuestamente, convertirlo en un arma, y un libro, El Rubaiyat de Omar Khayyam.

Los investigadores repararon en una serie de datos significativos: el pasaje de ferrocarril que tenía el “Hombre de Somerton” había sido comprado en esa estación de trenes, todas las etiquetas de la ropa menos una estaban cortadas, la talla de las pantuflas coincidía con la del cadáver, el hilo Barbour era el mismo que se había usado para coser un bolsillo del saco del muerto y -lo más importante- que las últimas palabras de El Rubaiyat eran las mismas que estaban escritas en farsi en el papel encontrado en el bolsillo: “tamam shud” (“está terminado”).

El libro aportó dos elementos más. En la última página había escritas a mano cinco líneas de letras en mayúsculas, de las cuales la segunda estaba tachada: WRGOABABD – MLIAOI – WTBIMPANETP – MLIABOAIAQC – ITTMTSAMSTGAB.

Si era un mensaje en código, ninguno de los expertos en criptografía que consultó la policía australiana pudo descifrarlo.

También se encontró en la parte trasera del libro un número de teléfono. Pertenecía a una enfermera que vivía en la calle Moseley, Glenelg, a unos 400 metros del lugar donde fue encontrado el cuerpo.

La enfermera y el militar

La policía la visitó en su casa y la mujer que abrió la puerta, llamada Jessica Thompson, se puso extremadamente nerviosa y les pidió a los detectives que volvieran cuando su marido se fuera a trabajar.

Cuando regresaron les dijo que en 1945 le había regalado el libro a un teniente del Ejército llamado Alfred Boxall, quien servía en la Sección de Transporte Marino de la Armada Australiana. Relató que dejó de ver a Boxall al terminar la guerra y que poco después se casó. Casi había olvidado al militar cuando, en 1948 -no recordaba exactamente en qué mes- el hombre la había llamado por teléfono, pero ella le dijo que no podía verlo, que estaba casada. Ese, les aseguró, fue su único contacto.

Los investigadores no le creyeron. De pronto, las dos hipótesis parecían confluir: evidentemente, el hombre era un espía, porque era militar y había escrito un mensaje en código en el libro; y además era -o había pretendido ser- amante de la mujer. Tal vez esto último le había costado la vida cuando quiso volver a verla. Lo seguro era que tenían un nombre, Alfred Boxall, y dónde rastrearlo, en la Armada.

“Información clasificada”

Cuando pidieron información a la marina recibieron una sorpresa: sí, Boxall había revistado en sus filas y se había retirado, pero no estaba muerto sino vivo, porque seguía cobrando su pensión de retiro.

En cuanto a qué funciones había cumplido el teniente Boxall en la Armada, esa era información clasificada, pero sí podían decirles cómo localizarlo.

El exmilitar trabajaba ahora en una compañía de transportes, donde tenía un alto cargo, y se alegró de confirmarles a los investigadores que estaba vivo, como podían ver y palpar. Les confirmó que había llamado a su exnovia enfermera pero que cuando ella le dijo que estaba casada desistió de volver a verla. Y sí, ella le había regalado ese libro, pero lo había perdido, no recordaba dónde ni cuándo. Le preguntaron también por el supuesto mensaje en código escrito en la última página. No recordaba haber escrito algo así y no tenía idea de qué podía significar, les respondió.

Todos los caminos estaban cerrados. Interpol y el FBI habían chequeado en sus registros las huellas digitales del muerto sin ningún resultado.

El cuerpo del hombre fue embalsamado para que la policía tuviera más tiempo para identificarlo, y se hizo un yeso de su rostro, para recordar cómo era su aspecto.

Finalmente lo enterraron en el cementerio de West Terrace de Adelaida bajo una lápida con la frase: “Aquí yace el hombre desconocido que fue encontrado en la playa de Somerton el 1° de diciembre de 1948”.

Allí permaneció 73 años sin que nadie supiera quién era ni cómo había muerto.

El doctor Abbott en escena

El doctor Derek Abbott, experto en identificaciones con ADN, no había nacido en diciembre de 1948 y, como muchos otros australianos, conocía la historia del “hombre de Somerton” contada casi como una leyenda. Y fue así hasta que un día, en una conversación con la experta forense Collen Fitzpatrick, especializada en casos sin resolver, se le ocurrió que podían aunar sus conocimientos para tratar de descubrir quién era aquel muerto misterioso.

No les resultó sencillo, más que nada por las trabas burocráticas que debieron sortear. Finalmente, después de mucho insistir ante la justicia australiana, a principios de 2021 Abbott logró que exhumaran el cadáver embalsamado y le permitieran realizar un estudio comparativo de ADN en busca de algún resultado.

Trabajando con Fitzpatrick pudieron construir un árbol genealógico utilizando los cabellos del muerto y fueron reduciendo posibilidades hasta dar con un nombre: Carl Webb, un ingeniero eléctrico nacido en 1905 en un suburbio de Melbourne.

A continuación, compararon los restos de ADN con familiares vivos de este hombre y encontraron la coincidencia. Los familiares que Abbott pudo encontrar le dijeron que nunca habían conocido a Webb, muerto antes de que ellos nacieran, pero sí aportaron un dato que podía ayudar en el caso: el casamiento del ingeniero con Dorothy Robertson.

“Tenemos pruebas de que se había separado de su esposa y que ella se había mudado al sur de Australia. Posiblemente vino a buscarla”, les dijo Abbott a los periodistas al finalizar la conferencia de prensa.

Más de siete décadas después del hallazgo del cuerpo del “hombre de Somerton”, el enigma de su identidad fue finalmente resuelto, pero aún quedan otros misterios sin desvelar: el significado del extraño código escrito en el libro que se encontró en la valija y la causa de su muerte.

Tampoco se sabe la razón por la cual el ingeniero Webb guardaba cigarrillos de marca Kensitas en un atado de Army Club.

Por Daniel Cecchini

Infobae