Necrológicas

En contra de retroceder en derechos para las mujeres

Por Javiera Morales Alvarado Domingo 3 de Diciembre del 2023

Compartir esta noticia
70
Visitas

¿Por qué la propuesta constitucional arriesga la ley IVE conocida como la de aborto en tres causales? Hagamos historia, ya que no es la primera vez que los sectores de derecha impiden el avance de los derechos de las mujeres.

Allá por el año 2007, el Ministerio de Salud dictó un decreto para distribuir gratuitamente la denominada ‘pastilla del día después’. En abierta oposición a esta medida, diputados de Chile Vamos y del actual Partido Republicano, entre ellos José Antonio Kast, impugnaron esta política pública, señalando que era inconstitucional. Fueron al Tribunal Constitucional indicando que la pastilla del día después es un método abortivo y que, por tanto, infringe el inciso segundo del artículo 19 N°1 de la Constitución de 1980, que dice: “La ley protege la vida del que está por nacer”. El Tribunal les dió la razón, y declaró la entrega de la pastilla como inconstitucional. Ello, en tanto la Constitución reconoce a las personas como sujetos de derecho desde su concepción. 

Diez años después, en 2017, se logra aprobar en el Congreso la ley que establece el derecho a abortar en tres escenarios: violación, inviabilidad del feto y riesgo de la vida de la madre. Nuevamente, un grupo de parlamentarios, incluido José Antonio Kast, impugna la ley ante el Tribunal Constitucional. El argumento es el mismo: se infringe el mandato constitucional que ordena a la ley proteger “la vida del que está por nacer”. Esta vez, el Tribunal Constitucional no les dio la razón, pero sí cambió la ley limitando su aplicación. ¿Cómo? Consagrando la objeción de conciencia institucional -cómo si las instituciones tuviesen conciencia-, lo que en la práctica habilita a las clínicas y centros médicos para negarse a atender a una mujer que necesita usar la ley.  

Seis años después, los mismos vuelven a la carga. Pero hoy cuentan con un nuevo instrumento: la propuesta constitucional. ¿Cómo lo hacen? Primero, con un sutil cambio de redacción. Cambian, en la frase “la vida del que está por nacer”, el ‘que’, por ‘quién’. ¿Por qué? porque de esta forma se reafirma el argumento que usaron el 2007, esto es, que existe una persona desde la concepción, que es sujeto de derechos, y por lo tanto debe recibir la misma protección que un ser humano ya nacido. Segundo, consagra en la Constitución la “objeción de conciencia” para impedir que se pueda levantar esa limitación a la ley actual.

Es innegable que estos cambios buscan, nuevamente, y por tercera vez, impedir el avance de derechos de las mujeres y retroceder en derechos sexuales y reproductivos. A obligar a niñas, adolescentes y mujeres a parir a pesar de la inviabilidad de sus embarazos, a poner en riesgos sus vidas o a tener hijos de sus agresores sexuales.

Que lo logren depende del plebiscito del 17 de diciembre. Al menos a mí, no me pasarán gato por liebre. Estoy en contra de retroceder en derechos para las mujeres. Estoy en contra de retroceder en derechos.