Necrológicas

– Ramón Alberto Carrasco Fuentealba

– Víctor Hugo Puchi Acuña

– Fernando Omar Urrutia Bórquez

La visión de unos de los filósofos más influyentes de la historia

Qué pensaba Platón que tenía que tener una sociedad para ser exitosa

Lunes 4 de Diciembre del 2023

Compartir esta noticia
76
Visitas
  • Se dice que en este mundo polarizado donde todo el mundo tiene una opinión, Platón también tendría mucho que decir.

 

Todos tienen un papel que desempeñar en la ciudad platónica -desde los esclavos hasta los hombres libres- pero para que una sociedad funcione, sus estructuras tienen que ser jerárquicas y en la cima de todo siempre habrá un líder.

Platón (428 a.C- 347 a.C.), filósofo griego y uno de los pensadores más creativos e influyentes de la filosofía occidental, era conocido por sus escritos políticos y morales… y por ser un crítico acérrimo de las instituciones democráticas.

El Estado ideal, según Platón, se compone de tres clases. La estructura económica reposa en la clase de los comerciantes. La seguridad, en los soldados. Y el liderazgo político debe ser asumido por los filósofos-reyes.

Son estos últimos quienes han cultivado tanto la mente que son capaces de entender las ideas y, por lo tanto, toman las decisiones más sabias, al contrario de la masa.

“Tienen la capacidad racional y también, en opinión de Platón, tienen mucha experiencia y formación para lidiar con las cosas duras y complejas que suceden en el mundo. Piensa que estas son las personas más valiosas para el poder político”, dice a BBC Mundo Sara Monoson, catedrática y profesora de Pensamiento Clásico en la Universidad de Northwestern.

Según la visión platónica, a los filósofos-reyes no les interesa el poder por sí mismo -son honestos y serios- por eso se convierten en el estamento más confiable cuando se trata de esquivar los atractivos de la corrupción y eso hace que se les pueda confiar el mando.

Pensar esto en Atenas, la cuna de la democracia (dêmos “pueblo” y krateîn “gobernar”) no estaba exento de polémica, pero como explica Monoson, Platón estaba particularmente preocupado por lo que consideraba la peligrosidad de la masa desinformada.

Para el filósofo, “sin educación filosófica, los ciudadanos son vulnerables a ser utilizados y manipulados por astutos demagogos”, dice la académica y añade:

“Tanto es así que Platón pensaba que los tiranos surgen de la masa. Es alguien que convence al resto de que tiene la solución a los problemas, pero que en el fondo, tan pronto como se afianza en el poder, se vuelve totalmente abusivo”.

En este contexto Platón se vuelve crítico con la democracia, dice Monoson, porque pensaba que era un sistema que no podía proteger a la gente.

Por eso, para evitar estos peligros y ser una sociedad armónica, se necesitan, según Platón, dos cosas, como explica Miquel Solans Blasco, doctor y profesor en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra: “Uno, una buena educación y dos, obviamente, buenos gobernantes”.

Educación

Para Platón la clase social de una persona viene determinada por la educación, que empieza en el nacimiento y continúa hasta que esa persona ha alcanzado el máximo grado de educación compatible con sus intereses y habilidades.

Son aquellos que completan todo el proceso educativo los que se sitúan en lo alto de la pirámide jerárquica, que según él debe tener una sociedad.

“Por buena educación, yo creo que él entiende una educación de tipo humanista. Es decir, lo que busca es fomentar en los alumnos o en los ciudadanos en su etapa joven la capacidad de pensar, de valorar el saber por sí mismo y no como algo instrumental. El saber tiene un valor comunitario que se basa en la capacidad de reflexionar críticamente”, dice Solans.

“Para Platón es muy importante desarrollar la sensibilidad. Una sensibilidad moral que hace que los ciudadanos cultiven deseos nobles, elevados y por lo tanto que desarrollen un carácter cívico. Es decir, un modo de ser que les haga desear vivir en comunidad, tener intereses más allá de los propios, de la riqueza o del propio beneficio”, añade.

Coincide con él, la profesora de de Pensamiento Clásico de la Universidad de Northwestern.

“¿Qué resultado va a producir la práctica de todas esas virtudes que son tan valiosas? La respuesta es la moderación del poder por sí mismo, tanto en el alma humana como en las instituciones políticas”, dice Monoson.

Gran parte de la obra del filósofo gira en torno a la necesidad de cultivar deseos elevados, integradores, que hagan a las personas capaces de convivir con otros y de compartir la búsqueda de la justicia en común.

Para alcanzar todo esto Platón propone maneras de hacerlo en la vida real. Una de ellas es la convivencia con personas mayores y por tanto, la admiración de caracteres más maduros o desarrollados.

En sus escritos, el filósofo griego también habla mucho de ciertas educaciones prácticas que tienen que ver con el cultivo de las artes, la música o el baile, y sobre todo, la retórica. Materias muy valoradas en la antigua Grecia.

En el año 387 a.C. Platón fundó en Atenas la Academia, institución a menudo considerada como la primera universidad europea.

Ofrecía un amplio plan de estudios, que incluía materias como Astronomía, Biología, Matemáticas, Teoría Política y Filosofía. Aristóteles fue su alumno más destacado.

En realidad, el sistema educacional ideal de Platón está, ante todo, estructurado para producir filósofos-reyes.

Gobernantes

La otra cosa que necesita una sociedad para ser exitosa son buenos gobernantes. Aborda esta temática en su libro más famoso de Platón, “República”, y también en su obra Gorgias, el más moderno de sus diálogos.

“Una sociedad para ser exitosa tiene que tener buenos gobernantes: capaces de deliberar, de buscar el bien común, de encontrar proyectos integradores, de superar las diferencias que aparecen en la sociedad”, afirma el profesor de la Universidad de Navarra.

Los gobernantes tienen que ser capaces de promover propuestas y un clima político con el que se puedan reconocer el mayor número posible de ciudadanos.

“Son responsables también de generar las condiciones para que haya un diálogo fructífero entre partes que piensan distintas”, dice Solans.

Platón rescata ideales políticos muy valiosos, que tienen que ver con la capacidad del diálogo cooperativo y con la calidad moral de sus gobernantes.

“Tiene que realizar discursos públicos que apelen a la razón o a la capacidad racional de los ciudadanos, que no los traten ni con condescendencia ni con un mero interés de halagar. Dar razones, interpelar a los ciudadanos, ser capaz de escuchar la respuesta.

“Y en este sentido, el buen gobernante tiene que generar un espacio de diálogo libre en el que sea posible la crítica y el enriquecimiento mutuo”, cuenta Solans.

Para Platón, la actividad política no se puede realizar más que dentro del ámbito de la moral.

“Él está diciendo que en una ciudad ideal tendrías un proceso educativo que produciría seres humanos con cualidades filosóficas que los haría dignos de confianza. Y por lo tanto podrías tener una autoridad política que usaría todos los recursos de la comunidad para construir esa felicidad y poner bien en el mundo por delante”, dice Monoson.

¿Cómo se aplica esto
en la actualidad?

Para el profesor de la Universidad de Navarra, la educación hoy día está en crisis.

“Sobre todo a nivel de qué significa o qué sentido tiene educar. Le damos una visión instrumental. Parece que educarnos significa prepararnos para las necesidades del mercado. Y creo que Platón reaccionaría a eso con un no rotundo. La educación nos tiene que preparar para las verdaderas necesidades humanas y cívicas, es decir, para vivir en comunidad”, dice.

Para él, Platón apoyaría esa idea de que la educación no puede tener un valor instrumental.

“La educación debe perseguir un fin más amplio, más integrador, que es la necesidad humana de desarrollar la propia sensibilidad, la propia racionalidad y la capacidad de convivir con otros”.

¿Y qué pasa con ese espacio de diálogo que debe crear un buen gobernante?

“Creo que muchas veces se habla de que uno persigue la justicia, el bien común, pero a la hora de defender esas ideas que uno interpreta como justas y como buenas para el bien común, las defiende atacando al oponente, caricaturizándolo, no escuchando cuáles son sus intereses legítimos, no dándole voz”, dice Solans.

En este mundo polarizado donde todo el mundo tiene una opinión, Platón también tendría mucho que decir, según el profesor:

“Nos esforzamos todos por construir un mundo justo, pero justo muchas veces significa justo según mis ideas concretas, según mi grupo de opinión”.

A juicio de Solans, aunque el mismo Platón reconoce que su ideal nunca fue plenamente realizado, “sí podemos ir gradualmente a la sociedad perfecta, sabiendo que nunca llegaremos a tenerla por completo. Porque somos seres imperfectos”.

La vida de Platón

Platón fue un filósofo activo en la Antigua Grecia entre los siglos V y IV a. C. Su pensamiento, junto al de su maestro Sócrates y al de su discípulo Aristóteles, fue una de las bases sobre la que se desarrolló la filosofía occidental.

Su verdadero nombre era Aristocles Podros, se supone que habría sido llamado Platón por su maestro de gimnasia a causa del ancho de sus hombros. Pertenecía a una familia rica e influyente que descendía de los antiguos reyes de Atenas y por parte de su madre, de Solón, uno de los siete sabios de Grecia. Tuvo tres hermanos, Glaucón, Adimanto y Potona, el hijo de esta última llamado Espeusipo fue su sucesor en la Academia que fundó en 387 a. C.

A partir del siglo I d. C. y hasta la Edad Moderna, hubo diversos resurgimientos de la filosofía platónica, aunque con variaciones, conocidos como neoplatonismos. Algunas de estas corrientes, buscaron relacionar el pensamiento platónico con el cristianismo, el judaísmo y el islam.

Antes de dedicarse a la filosofía, Platón estudió matemática, música, pintura y poesía. Tuvo entre sus maestros a Crátilo que había sido discípulo del filósofo presocrático Heráclito.

A los 20 años conoció a Sócrates y se convirtió en su discípulo hasta que su maestro fue condenado a muerte, alrededor del 399 a.C.

Sócrates no dejó escritas sus ideas filosóficas, pero fue el personaje utilizado por Platón para dar a conocer su sistema filosófico por lo que conocemos el pensamiento de Sócrates a través de los escritos de Platón.

Luego de la muerte de su maestro, Platón viajó a Mégara donde tenía una escuela el filósofo socrático Euclides que proponía la idea de un dios supremo, y a Cirene donde estudió con pitagórico Teodoro. También fue a Italia y a Egipto donde habría profundizado sus estudios matemáticos con filósofos pitagóricos.

La filosofía tenía para Platón una finalidad política ya que consideraba que sólo iluminado con la luz de la filosofía el gobernante podría reconocer la justicia y así ejercer un gobierno justo. Con el objetivo de poner en prácticas estas ideas realizó tres viajes a Siracusa, Sicilia, donde aspiraba a educar a los tiranos que gobernaban esa ciudad. Sin embargo, no tuvo éxito en esta tarea y tuvo que atravesar por distintas peripecias para poder retornar a Atenas.

En el año 387 a. C. de regreso en Atenas, Platón fundó una escuela, la Academia, que recibió ese nombre por estar ubicada en un lugar dedicado al héroe Academo.

La Academia de Platón era un centro de estudios e investigación que reunía a personas de todas las ramas del conocimiento. Tenía residencias para estudiantes, bibliotecas y sectores de estudio. Además de filosofía, se enseñaba ciencias como aritmética, geometría, astronomía y armonía con el objetivo principal de formar filósofos en política.

Se considera a la Academia platónica como un antecedente de las modernas universidades y su influencia en el conocimiento fue inmensa durante 900 años hasta que fue clausurada por el emperador Justiniano en 529 d. C.

El método de indagación utilizado por Platón era la dialéctica o la pregunta filosófica. Mediante el exclusivo uso de la razón, el filósofo debía hacer emerger la verdad. Ésta unificaba todos los saberes y tenía que ser buscada sin prejuicios.

Uno de los discípulos de la Academia fue Aristóteles que permaneció allí durante 20 años, desde 367 a. C hasta 347 a. C.

 

 

Las obras de Platón

Las obras de Platón se conservan completas. Tienen forma de diálogos y se las suele dividir en 4 grupos.

Los diálogos socráticos: son los más tempranos y en ellos desarrolla el pensamiento de su maestro Sócrates al que manifiesta su admiración. Son Apología de Sócrates, Critón, Ion, Lisis, Protágoras, Laques, Cármides. 

Los diálogos de transición en los que comienza a manifestarse el propio pensamiento platónico: Hipias Menor, Hipias Mayor, Gorgias, Menexéno, Menón, Eutidemo, Crátilo y Eutifrón.

Los diálogos de madurez son los que escribió en el contexto de la Academia y profundizan su filosofía. Son sus obras fundamentales en las que plantea sus teorías del Estado y de las ideas, las siguientes sólo completarán y complementará los planteos de estas obras. Estos diálogos son El Banquete, Fedón, La República y Fedro.

En los diálogos de la vejez, Parménides, Teeteto, Sofista, Político, Fiebo, Timeo, Critias, Leyes aparecen sus intereses por la cosmogonía y la historia. También manifiestan un escepticismo con la posibilidad de crear un Estado con gobernantes filósofos.