Necrológicas

A juicio llevan a reportero radial acusado de solicitar favores sexuales a niña vulnerable y para quien piden 15 años

Miércoles 6 de Diciembre del 2023

Compartir esta noticia
1,153
Visitas

“Ninguna posibilidad de ir a un procedimiento abreviado, dada las penas y la gravedad de los hechos de la acusación”, respondió tajantemente el fiscal Sebastián González Morales, al término de la audiencia realizada ayer, de preparación de juicio en contra de Juan Carlos Alvarez Barría.

En la sala 2 del Juzgado de Garantía se encontraban el juez Ricardo Herrera; la abogada defensora Fernanda Martínez y la abogada querellante del Programa Mi Abogado, Carolina Vidal.

“Este caso va a juicio y se refiere a un hombre, de unos 60 años, que el año 2022 solicitó servicios sexuales a una menor, especialmente vulnerable, y habría mantenido relaciones sexuales con ella, aprovechándose de su condición a cambio de ciertas prestaciones que él le entregaba, como dinero, alcohol y sustancias estupefacientes”.

En total la Fiscalía solicita 15 años de cárcel. “Por el delito de estupro, en concurso aparente con delito de obtención de servicios sexuales de menores, la pena de 7 años de presidio”. 

Y “por el delito de producción de material pornográfico infantil, en concurso con un delito de almacenamiento de material pornográfico infantil, la pena de cinco años”.

Denuncia

Los hechos de la acusación, leídos ayer, dan cuenta de que el 25 de octubre de 2022 la víctima, de 15 años, fue dada de alta tras permanecer 50 días internada en la Unidad de Psiquiatría del Hospital Clínico, por varios problemas de salud, entre ellos un tratamiento por grave adicción al consumo de alcohol y drogas.

En tales condiciones ese día salió de la casa y en el camino se topó con el imputado, Juan Carlos Alvarez, quien al verla sola la invitó a su domicilio. 

Estando a solas con ella le habría proporcionado cocaína, y alcohol, a cambio de lo cual le efectuó tocamientos de significación sexual y luego mantuvo relaciones con la adolescente.

Incluso la fotografió desnuda tocándola y esas imágenes las almacenó o guardó, “de forma maliciosa”, en su teléfono celular. 

Como la menor salió de casa, la persona que la tenía a su cuidado interpuso una denuncia por presunta desgracia.

Al día siguiente, el 26 de octubre, volvió a casa la menor “en deplorables condiciones de higiene y con señales de haber consumido alcohol y sustancias”.

Ahí dijo con quien había estado, el imputado, a quien conoció en la vía pública y luego mantuvo contacto permanente a través de redes sociales. La Brigada de Delitos Sexuales de la PDI logró establecer que a partir de ahí se generó una dinámica de entrega de dinero, ofrecimiento de teléfono celular, suministro de alcohol y droga, prestaciones que le otorgaba a la menor a cambio de futuros servicios sexuales.

Para el Ministerio Público estos hechos son constitutivos del delito de estupro; y de producción de material pornográfico infantil en concurso con un delito de almacenamiento de material pornográfico infantil.