Necrológicas

– Ramón Alberto Carrasco Fuentealba

– Víctor Hugo Puchi Acuña

– Fernando Omar Urrutia Bórquez

Hondo pesar por el deceso de corresponsal de La Prensa Austral en Puerto Natales

Miércoles 6 de Diciembre del 2023

Compartir esta noticia
147
Visitas

Por casi tres décadas Gabriel Eduardo Leiva Leiva fue el cronista de los hechos noticiosos más relevantes que tuvieron lugar en la provincia de Ultima Esperanza, a través de la corresponsalía de La Prensa Austral en Puerto Natales. Ayer en la madrugada, en su hogar y acompañado de su fiel compañera, su esposa Verónica Vásquez, exhaló su último suspiro. Una cruel y agresiva enfermedad  había minado su humanidad en los últimos tres años, tiempo en el que supo dar batalla a su padecimiento con entereza, temple y resiliencia, y siempre acompañado de su familia. 

Gabriel tenía 59 años de edad, 28 de ellos ligado a esta casa periodística. Nació en Punta Arenas un 23 julio de 1964. Sus padres fueron Manuel Antonio Leiva Nahuelanca y Sara Leiva Fuentes. 

Inició su trayectoria en los medios de comunicación  en Radio Polar, luego en Radio Divina FM y posteriormente en Radio Presidente Ibáñez. En 1995 se incorpora al diario La Prensa Austral, asumiendo como corresponsal en la capital de la provincia de Ultima Esperanza, a cargo del suplemento El Natalino.

Reportero agudo y de profundo compromiso con su oficio, a lo largo de su labor supo cubrir y perpetuar en sus despachos periodísticos los sucesos que tenían lugar en un territorio y una comunidad que lo adoptó como un hijo dilecto, lo cual se vio reflejado el mes recién pasado, cuando en el marco de la conmemoración del Día de la Provincia, la Delegación Presidencial de Ultima Esperanza lo distinguió como Hijo Ilustre.

En el tiempo que se
desempeñó como corresponsal de nuestro diario, Gabriel cubrió episodios que tuvieron trascendencia, incluso, fuera de los límites regionales, como los devastadores incendios en el Paine en los años 2005 y 2011 y la tragedia ocurrida en el mineral de Río Turbio en junio de 2004, que cobró la vida de 14 mineros en el vecino país. 

Pero no sólo hechos de alcance mayor tuvieron cabida en el reporteó de Gabriel Leiva, las actividades de las juntas de vecinos, de los clubes deportivos, de los escolares, de los hombres de mar y de campo, las notas humanas de personas anónimas y del ciudadano común y corriente, también fueron recogidas y redactadas con espíritu y vocación de servicio y sentido social.     

Pero en paralelo con su pasión, compromiso y responsabilidad por el oficio periodístico, Gabriel Leiva supo cultivar y dar muestra de su predilección por la lectura, la música, la gastronomía y en no pocas ocasiones la buena y larga conversación, disfrutando de gratos momentos acompañado siempre de su familia. 

Sin duda que quienes supieron cultivar su amistad, apreciar y valorar su conocimiento y experiencia, la partida de Gabriel Leiva deja un manto de tristeza y vacío, enlutando al periodismo regional.

Como consuelo y bálsamo para superar este amargo trance, está la certeza que su legado permanecerá en las historias que relató y en los momentos que compartió con otros seres a lo largo de su destacada carrera.

Los restos de Gabriel Leiva fueron velados ayer en Puerto Natales y hoy serán trasladados a Punta Arenas, donde descansarán por siempre.