Necrológicas

Dejar el mundo atrás

Domingo 10 de Diciembre del 2023

Compartir esta noticia
254
Visitas

Guillermo Muñoz Mieres,
periodista

EE.UU., 2023
Director: Sam Esmail
Protagonistas: Julia Roberts, Ethan Hawke, Mahershala Ali
En Netflix

Las primeras imágenes de “Dejar el mundo atrás” son también los primeros rayos del sol que caen sobre una ciudad llamada Nueva York y que años atrás fue víctima y testigo de un atentado terrorista que no sólo cambió su silueta, también fue visto por millones de televidentes que presenciaron la explosión, la hecatombe y una extraña sensación de que todo en cualquier momento  podía acabarse.

Ahora ese día podría ser igual o distinto, cuando Amanda, mujer vinculada al mundo de los negocios, y su esposo Clay, profesor universitario, deciden salir junto a sus hijos adolescentes Archie y Rosie, para descansar justamente de la ciudad. Lo que les ocurre será lo contrario cuando la señal de internet y televisión comienzan a perderse, hay cortes de energía y en medio de la noche llegan hasta su puerta George, dueño de la casa que ellos arrendaron para pedir ayuda y alojamiento junto a su hija Ruth porque algo está pasando allá afuera.

“Dejar al mundo atrás”, estreno de hace pocas horas en Netflix, se suma a aquellos relatos apocalípticos sobre la posibilidad de que el mundo se acabe y si bien el cine lo hizo primero desde la ciencia ficción y el terror, con el tiempo se han sumado el thriller, el drama y hasta la comedia, un aviso de que hay quienes se están tomando este tema en serio.

Uno de ellos es el director de la película, Sam Esmail, conocido por dirigir la serie “Mr. Robot” y que conecta ese universo de hacker terrorismo con el aislamiento virtual a la que se ven sometidos los personajes; pero sobre todo detrás está el ex Presidente norteamericano Barack Obama y su esposa Michelle, porque ambos ofician de productores del filme. O sea, la cosa va más que en serio.

“Dejar el mundo atrás” recuerda inicialmente a las películas de M Night Shyamalan donde la raza humana se ve amenazada por un ataque alienígena como en “Señales” o un virus misterioso como en “El fin de los tiempos”, pero se aleja de ellas en su paciencia, falta de síntesis y tomarse todo el tiempo del mundo utilizando planos estáticos, elegantes y simétricamente compuestos para ir de a poco transmitiendo el pavor de sentir que nos vamos quedando solos.

Pero sobre todo, “Dejar el mundo atrás” es interesante porque se atreve a explorar con imágenes de camuflado surrealismo como el de un barco petrolero que avanza sin detenerse hacia la playa, autos blancos sin uso chocando descontroladamente, flamencos revoloteando en una piscina, un dron que a lo lejos parece arrojar un gas rojo, pero sobre todo aquello, nada supera la incorporación de la serie “Friends” como parte de la historia hasta convertirla casi en “leit motiv” de esta idea sobre que, como dice la canción, el  mundo se va a acabar se va a acabar. Porque como bien le comenta Ruth a Amanda, cuando ésta le habla sobre la veneración de su hija por la ya mítica serie: “No me malentiendas. También la he visto, pero te provoca nostalgia por una época que nunca existió”.

Y esta frase es para tomarla en serio.