Necrológicas

Isla Alien

Domingo 17 de Diciembre del 2023

Compartir esta noticia
342
Visitas

Por Guillermo Muñoz Mieres
Periodista

Director: Cristóbal
Valenzuela Berríos

En Netflix

“¿Cuánto de verdad y cuánto de ficción hay en este caso?” Es la pregunta que surge en un momento del documental “Isla Alien” que aborda con realismo e ingenio el caso de la Isla Frienship, una especie de leyenda y mito urbano sobre un santuario humano perdido entre los islotes de Chiloé y que se anunciaba cómo el puente de conexión entre la raza humana y el mundo extraterrestre.

Y la pregunta es casi la misma que se planteaba el joven realizador Cristóbal Valenzuela en su documental “Robar A Rodin” (2017) y que ahora en “Isla Alien”, exhibida en Punta Arenas por la muestra de documentales Miradoc y ahora desde Netflix, son sus protagonistas quienes deciden ayudar a responder sobre la verdad o ficción de la Isla Friendship, mezclando testimonios con imágenes de archivos, recreaciones y hasta la utilización de fragmentos de películas de la serie B de ciencia ficción allá por los años 40 ó 50. A esto último le rinde homenaje con su formato es en blanco y negro, una idea que también transmite  algo del cómic, cierto olor a pasado, pero también un “tufillo” a falsedad.

Quienes hablan son el grupo de amigos radioaficionados que a mediados de los 80 tuvieron contacto con la supuesta comunidad de la Isla Frienship, de quienes sólo se escucha la voz de Ariel, que habla en forma pausada, casi mesiánica, desde un lugar donde parece hay tecnología avanzada, cercanía con el universo y sobre todo lejanía del mundanal ruido. Hasta allí no llegan las protestas contra el gobierno de Pinochet, ni la inauguración de sus obras, menos todavía cualquier indicio sobre detenidos
desaparecidos. Todo puede ser verdad, pero también todo puede ser mentira.

También aparece el recién fallecido periodista Patricio Bañados, quien fue conductor de un popular programa sobre Ovnis en Chile a fines de los 90, ufólogos que dudan o creen absolutamente en la teoría de la Isla, y entre estos entrevistados, un personaje de carne y hueso, misterioso y de estudio, Ernesto de la Fuente, quien tiene el currículum de haber sido sonidista en películas de Raúl Ruiz en los 70 y del staff periodístico de la televisión chilena antes y después del Golpe Militar de 1973. Y ahora su nombre y figura ocupa la última parte del metraje, porque es indicado por los habitantes de Isla Friendship como el nexo para quienes quieran llegar hasta allá, pero también desde el  mundo más terrenal de Chile lleva a sus espaldas algo oculto, quizás trágico y, posiblemente, terrorífico.

“Isla Alien” es un documental inusual que de forma seria, ingeniosa y hasta traviesa busca responder esa pregunta “¿Cuánto de verdad y de ficción hay en este caso?”. Y a pesar que al final hay una posible respuesta, después llega otra pregunta: “¿Cuánto de verdad hay en esta respuesta?