Necrológicas

Cuál es el peso de revelar secretos en la salud mental

Jueves 11 de Enero del 2024

Compartir esta noticia
77
Visitas
  • El temor al juicio social podría ser exagerado, aseguran expertos de la Universidad de Texas. Cómo la confianza, la honestidad y la vulnerabilidad juegan un papel crucial. 

Con frecuencia, las personas se sientan sobre secretos que las corroen porque les preocupa que los demás las juzguen con dureza.

Pero esos temores son exagerados, como lo demuestra una serie de experimentos psicológicos.

Las personas tendían a ser mucho más caritativas de lo esperado cuando se les contaba un secreto considerado vergonzoso por la persona que lo poseía, encontraron los investigadores.

Los poseedores de secretos sobreestiman constantemente las reacciones que tendrán los demás si se ventilan los trapos sucios, dijo el coinvestigador Amit Kumar, profesor asistente de marketing de la Universidad de Texas en Austin.

“Cuando pensamos en transmitir información negativa sobre nosotros mismos, nos enfocamos en el contenido del mensaje”, dijo Kumar en un comunicado de prensa de la universidad. “Pero los destinatarios están pensando en los rasgos positivos necesarios para revelar este secreto, como la confianza, la honestidad y la vulnerabilidad”.

Kumar y sus colegas llevaron a cabo una serie de 12 experimentos diseñados para evaluar con precisión las consecuencias de revelar secretos.

Por ejemplo, pidieron a varios grupos que imaginaran que revelaban un secreto negativo y luego predecían cómo los juzgaría su confidente.

Luego, cada participante reveló su secreto a esa persona, y se le preguntó al confidente cómo respondieron al enterarse del secreto.

El juicio esperado fue consistentemente peor que la forma en que el confidente realmente respondió, dijo Kumar.

Esta sobreestimación se aplica a los secretos divulgados a una amplia gama de personas: extraños, conocidos, amigos, familiares y parejas románticas.

“Sus expectativas eran un poco más precisas para otras personas cercanas, pero seguían estando sistemáticamente mal calibradas, incluso para las personas más cercanas en sus vidas”, dijo Kumar.

Tampoco importaba si el secreto era tonto, nunca haber aprendido a andar en bicicleta, o serio, como confesar una infidelidad. Incluso con secretos más oscuros, los participantes sobreestimaron la respuesta de su confidente.

“La magnitud de lo que se está revelando puede afectar las evaluaciones de las personas, pero también afecta sus expectativas de esas evaluaciones”, dijo Kumar.

La gente tiende a guardar secretos porque cree que su reputación se verá dañada, dijo Kumar.

“Si creemos que otras personas pensarán que somos menos confiables, eso realmente puede afectar nuestra decisión de ocultar información”, dijo Kumar.

Sin embargo, la carga de los secretos es pesada.

Las personas a menudo se sentían lo suficientemente seguras como para revelar secretos una vez que se enteraban de que podían estar sobreestimando el impacto negativo de las revelaciones, dijeron los investigadores.

En un experimento, a algunas personas se les dijo que probablemente no serían juzgadas con dureza si revelaban una mentira.

Alrededor del 92% de las personas a las que se les dijo eso eligieron revelar sus mentiras, en comparación con el 56% de las personas en un grupo que simplemente desafiaron a confesar una mentira.

Estos hallazgos, que se publicaron en una edición reciente de la revista Journal of Personality and Social Psychology, podrían resultar beneficiosos tanto para las relaciones personales como para las laborales, dijo Kumar.

“Cualquier comprensión integral de cómo navegar por el lugar de trabajo incluye una mejor comprensión de cómo piensan, sienten y se comportan las personas”, dijo Kumar. “Cuando surgen transgresiones en el lugar de trabajo, las personas podrían ser prudentes al considerar que también revelan calidez, confianza y honestidad cuando son abiertas y transparentes sobre la revelación de información negativa”.

Infobae