Necrológicas

Niños y niñas del jardín “Las Charitas” aprendieron acerca de tradiciones y juegos

Jueves 18 de Enero del 2024

Compartir esta noticia
92
Visitas
  • Los menores del nivel Medio Menor A visitaron el Museo del Recuerdo.

 

 

Los niños y niñas del nivel Medio Menor A del jardín infantil “Las Charitas” visitaron el Museo del Recuerdo, aprendieron de tradiciones y de juegos, en el marco de un proyecto de aula llamado “Al rescate de juegos, juguetes y tradiciones antiguas”. La actividad, además, contó con la participación y el apoyo de las familias de los párvulos.

Javiera Troncoso Barraza, educadora de párvulo del nivel Medio Menor A, explicó que esto es parte del proyecto de aula, que se comenzó a desarrollar durante el segundo semestre (del año 2023).

“Los juegos son primordiales para los niños, en la forma de aprender, pero lo llevamos a las cosas antiguas. Esta es una forma de acercar las raíces, la cultura y las tradiciones. Además, hacer este trabajo, ayudó a fortalecer el trabajo con la familia”, dijo la educadora del establecimiento.

Al experimentar con estos elementos que han resistido el paso del tiempo, los pequeños no sólo se divierten y aprenden, sino que también conectan con la historia, desarrollan un sentido de pertenencia y continuidad, fortaleciendo sus habilidades cognitivas, sociales y motrices.

En el nivel medio menor A hay 28 niños, que tienen entre dos y tres años, sin embargo a la visita al Museo del Recuerdo fueron 22 niños porque muchos están de vacaciones, pero este proyecto se trabajó con todos los niños.

“Los papás confeccionaron teléfonos con vasitos y cuerdas, también de los caballitos de palo con material reciclado o reutilizado, las familias construyeron el caballito de palo, cada uno le dio su estilo, y su propia identidad. Entonces, aparte de los juegos, estaba conectado con un aprendizaje”,
aseguró.

Además los niños aprendieron a “saltar la cuerda”, entre otros juegos, que buscaban desarrollar la destreza y la coordinación, también desarrollaron la motricidad fabricando aviones de papel.

“Fue un proyecto súper transversal porque se cruzaron todos los aprendizajes de las bases curriculares, Por ejemplo vino un fotógrafo con una cámara antigua donde le mostró a los niños cómo se sacaban las fotografías, y después hicimos la comparación, con las fotografías que se toman a través del celular, y como ha ido evolucionando con el tiempo”, dijo la educadora.

Las actividades

“A eso también le sumamos una abuelita que vino que entregó pistas en un pergamino, donde ellos iban a buscar un elemento que estaba escondido acá en el jardín y que fue una radio antigua, pero estaba funcionando, entonces ellos salieron con estas pistas, a encontrar este objeto perdido que trajo la abuelita. Además de esto, confeccionamos un recetario antiguo, los niños tenían sus implementos de chef y preparamos recetas saludables en el jardín, a través de este recetario, donde registrábamos las recetas que hacíamos y vamos paso a paso con ello”, dijo la educadora.

La evaluación del proyecto se realizará mediante la observación directa y la documentación fotográfica, centrándose en el logro de los objetivos seleccionados y el impacto en el desarrollo de los niños. Se considerarán la participación, la interacción, el interés y las respuestas de los niños hacia las actividades y los objetos presentados.