Necrológicas

Pescadores artesanales reclaman por cierre de accesos

Martes 30 de Enero del 2024

Compartir esta noticia
277
Visitas

Cuando un afectado afirma que “el Estado le pone más trabas al pobre para desarrollar su trabajo”, lo dice basado en hechos concretos que en verdad le impiden desarrollar actividad productiva expedita. Es lo que alegan los pescadores artesanales con menos recursos -y casi nulos beneficios a su actividad- en Tierra del Fuego, los que no tienen lancha a motor ni todos los medios adecuados y deben internarse mar adentro en un simple bote, de mediano o pequeño tamaño, impulsado a remos.

Peor aún es que cuando llegan al sector elegido para realizar su tarea de pesca menor se encuentran con que los accesos a la playa marina, que tradicionalmente usaban para trasladar su bote en un carro de arrastre tirado en automóvil, están cerrados con sendos candados, o existen otros obstáculos para alcanzar el mar. “Estuve un tiempo alejado de la pesca trabajando con un taxi, y hace un año volví a la labor de pescador artesanal, mariscador y recolector de orilla, con un bote a remos”.

Así inició su relato el conocido vecino Carlos Coñoé Gómez, ex dirigente del Sindicato de Pescadores de Bahía Chilota y trabajador del mar por decenios.

“Pero al volver me he topado con que en varias partes los accesos al mar están cerrados, lo que antes no ocurría. Caminos que históricamente usábamos los pescadores artesanales y que eran de uso público, hoy tienen portones con candado. Hay que pedir permiso y casi siempre los trabajadores de los predios con estos cierros, dicen que no podemos pasar. En sectores como Gente Grande, Santa María, Rosario, Casa de Piedra y otros que están cerrados, dicen que no prestan la llave y que está prohibido el paso”, resumió.

Barreras para
acceder a playas

“En el sector de Rosario, donde fui a mariscar y hay una huella histórica que existe hace muchas décadas (que usaba la antigua envasadora de productos del mar Pesquera Rosario), ahora fue intervenida: le hicieron una zanja y una acumulación de tierra para que los vehículos no puedan pasar. Eso no existía y ahora con los obstáculos están coartando la libertad de trabajo a pescadores modestos como yo. Hay mucha gente que pesca sólo con un bote y se ve perjudicada con esta situación”, expuso Coñoé.

“Con el bote al hombro”

Se trata de áreas de abundante pesca si se usa bote, sobre todo en la desembocadura de los ríos, pero al que no se puede llegar desde otro lugar por la existencia de cerros y quebradas, “salvo que baje mi bote y lo tenga que llevar al hombro, algo que es imposible por el peso de la embarcación, ¡no se puede!”, describe. El trabajador de mar refiere al discurso que ofrece en televisión constantemente el Ministerio de Bienes Nacionales, de que los accesos a playa no se pueden impedir, distinto a lo escuchado en Porvenir.

Explicaciones 

“La Armada dice que los predios pueden estar cerrados por ser particulares y sólo la playa es de uso público. Y en la Delegación Presidencial de Tierra del Fuego, el funcionario Víctor Aguilar averiguó y me dijo que los accesos sólo pueden ser a pie”.

“Creo que eso no corresponde, si por décadas los pescadores -reclamó- hemos podido acceder al mar en caminos que prácticamente ya eran de dominio público, porque fueron creados para eso. Y cuando las comunidades los usan tanto tiempo, se transforman en rutas públicas”, indicó.

Sustento en problemas

Sólo en Porvenir, asegura Coñoé como conocedor al haber sido directivo de un sindicato de pesquero, hay cerca de 40 personas que ejercen como pescadores de bote, sin contar los que existen en Primavera y algo menos en Timaukel, lo que implica un perjuicio a una forma de ganarse la vida para otros tantos grupos familiares. Lo que no ocurre a quien usa una lancha a motor, que puede desplazarse al sector que elija navegando con autonomía.

 

Seremi de Bienes Nacionales: “Voy a
tratar el tema con el jefe de la III Zona Naval”

“Hay distintas aristas en este tema: en ninguna parte de nuestro país existen playas privadas y entiéndase playas por orillas de lagos, de ríos y de mar, donde cae el agua o la alta marea. Y todas las playas son ‘bienes nacionales de uso público’, es decir, son de todos los chilenos”, comenzó explicando el seremi de Obras Públicas, Sergio Reyes, sobre el tema que aqueja a los pescadores más modestos de Tierra del Fuego.

“Si los pescadores, o vecinos que quieren hacer turismo, necesitan pasar a una playa que esté cercada, los dueños legítimos, privados, de aquello -y esto es muy importante- deben facilitarles el paso en forma gratuita”. Sin embargo, el secretario ministerial continuó con una restricción.

“El tercer punto es lo señalado en fines turísticos y de pesca artesanal: un dueño de predio no tiene ninguna obligación legal para abrir un camino para vehículos. El acceso a playa es sólo peatonal. Es decir, nadie puede negar el acceso a una playa, pero existe una orden ministerial que prohíbe el acceso a vehículos tanto en arena de playas, de ríos, de lagos o lagunas”.

“A lo mejor estos vecinos (pescadores) están solicitando pasar en vehículo porque están haciendo un trabajo, un lucro y eso no está en la norma de la ley”, estimó. Al explicarle que se trata de pescadores que llevan su bote hasta el mar sobre carro de arrastre enganchado a automóvil, proyectó que “la legislación, en la medida que crece la población, se pone más estricta también con los futuros o los nuevos dueños de algún predio”.

“De la orilla hasta los 80 metros de altamar es territorio de la Armada, por tanto es un bien de acceso público pero no de autos, ni de camionetas o camiones, sólo es de tránsito peatonal”, reiteró. 

Prometió que en una reunión que tendrá el próximo viernes con el jefe de la III Zona Naval, entre varias materias tratará este punto, “ya que ha habido varios casos en que los pescadores han pedido permiso a la Armada y ésta se los ha otorgado. En este caso, los pescadores podrían solicitar a la Gobernación Marítima un permiso, aunque sea provisorio, para que en algunas caletas puedan acercarse a ejercer su labor”, previó la autoridad de gobierno.