Necrológicas

“Psicópatas de Viña del Mar”: los carabineros violadores y asesinos que fueron los últimos condenados a muerte en Chile

Martes 30 de Enero del 2024

Compartir esta noticia
117
Visitas
  • La mañana del 29 de enero de 1985, los ex carabineros Jorge Sagredo Pizarro y Carlos Topp Collins enfrentaron un pelotón de fusilamiento en una cárcel de la Región de Valparaíso. Ese fue el final de la trayectoria de la pareja de criminales que tuvo en vilo a Chile a principios de la década de los ‘80, durante la dictadura de Pinochet. Cómo casi lograron la impunidad. 

Faltaban ocho minutos para las seis de la mañana del 29 de enero de 1985 cuando algunos vecinos de Quillota, en la Región de Valparaíso, en Chile, despertaron sobresaltados por el inconfundible sonido de una serie de disparos.

Más tarde sabrían que esas detonaciones provenían de la cárcel de la ciudad, donde un pelotón de fusilamiento había acabado con las vidas de los ex carabineros Jorge Sagredo Pizarro y Carlos Topp Collins, bautizados por la prensa como “los psicópatas de Viña del Mar”, condenados a muerte por diez asesinatos y cuatro violaciones perpetradas entre 1980 y 1982 en ese balneario.

“Los fusileros entraron con uniforme y zapatillas. El piso estaba cubierto con lonas y frazadas para que Sagredo y Topp Collins no supieran el momento exacto del fusilamiento. A los dos hombres les colocaron un disco naranja en la zona del corazón para que allí apuntaran los tiradores”, contó en la edición de esa tarde de “Las Ultimas Noticias” José Gai, uno de los cronistas que presenciaron la ejecución.

En la crónica se precisaba que las armas utilizadas eran ametralladoras Uzi cargadas con una sola bala, que los 16 integrantes del pelotón debían apuntar al pecho de los reos. También se contaba que, segundos antes de que se realizaran los disparos, Collins pareció desvanecerse, al punto que debieron sostenerlo unos momentos, mientras que Sagredo se mantuvo erguido, como sacando pecho, mirando de manera desafiante a los hombres cuyas balas le quitarían la vida.

Exactamente a las seis de la mañana, el médico del penal los declaró oficialmente muertos, y sus cadáveres fueron trasladados inmediatamente al cementerio de Playa Ancha para ser sepultados.

Terminaba así uno de los casos policiales más resonantes de la historia criminal de Chile, un raid de violaciones y asesinatos que había mantenido en vilo a la población durante tres años y que –aunque en ese momento no se sabía– tenía su punto final con la última ejecución oficial por pena de muerte que se realizaría en Chile.

El primer crimen

La serie de crímenes de “los psicópatas de Viña del Mar” se inició la noche del 5 de agosto de 1980, con el asesinato del profesor Enrique Fajardo, de 35 años. Al día siguiente, el diario “La Estrella de Valparaíso” publicó en su portada la foto de un auto Austin Mini que había quedado colgando en la plaza Bellamar, en el cerro Esperanza, en una posición de increíble equilibrio que le impedía caer sobre la avenida España. Nadie sabía nada del misterioso auto, porque no había noticias de sus ocupantes.

Sólo dos días después se supo que se trataba de un crimen, cuando el cadáver con un disparo en el pecho del propietario del auto, el profesor Fajardo, fue encontrado en un lugar de difícil acceso cerca del Jardín botánico de la ciudad.

En un primer momento se pensó que se trataba de un asesinato en ocasión de robo, o quizás una venganza, aunque la información era poca y había cosas que no cerraban. Sólo después de que otros casos de “los psicópatas” tomaran estado público, los investigadores sabrían que el asesinato del profesor Fajardo había sido el primero de la serie.

Una mujer se presentó en la comisaría y les relató que dos hombres los habían atacado, que a Fajardo le habían disparado y que a ella la habían violado los dos agresores, pero que pudo escapar en un descuido. No se había presentado antes porque tenía mucho miedo, porque su relación con Fajardo era de esa única noche y que temía que pensaran que había participado del crimen.

Dio, también, descripciones de los dos hombres, que más tarde serían determinantes.

Asesinos en serie

Para cuando la mujer hizo su declaración, “los psicópatas de Viña del Mar”, con su modalidad de atacar parejas, tenían aterrorizada a la ciudad, que despertaba todos los días temiendo leer sobre un nuevo crimen.

El 12 de noviembre de 1980, el médico Alfredo Sánchez y su novia, la enfermera Luisa Bohle Basso, estaban dentro de un Renault cerca de la Laguna Sausalito, en un sector conocido por ser utilizado por los enamorados, cuando fueron abordados por dos hombres armados. Al médico lo sacaron del auto y lo mataron con dos disparos en el pecho; después los asesinos se turnaron para violar a la mujer. La dejaron tirada ahí, con vida, porque no ofreció resistencia.

Poco más de tres meses después, el 28 de febrero de 1981, al terminar el Festival de Viña del Mar, el empresario Fernando Laguna y la prostituta Delia González fueron en auto a las cercanías del estero Marga Marga para tener relaciones sexuales. Allí los encontraron los dos hombres, que los mataron a tiros. La autopsia de la mujer demostró que la habían violado.

No hubo testigos directos del doble crimen, pero sí personas que, después de escuchar un primer disparo, oyeron a una mujer desesperada que gritaba: “¡Eres carabinero… te conozco, paco! ¡Te conozco, paco!”, antes de que un segundo disparo la silenciara.

El 26 de mayo de 1981 mataron al taxista Luis Morales, de 33 años. Tras abandonar el cadáver en un basural y robarle su vehículo, los asesinos fueron hasta otro sector de la ciudad, donde interceptaron al obrero Jorge Inostroza, de 31 años, y a su acompañante, Margarita Santibáñez. Hicieron arrodillar al hombre y lo ejecutaron de un tiro, para después violar a la mujer, a la que abandonaron viva porque no se resistió.

Primeras descripciones

Las indagaciones de la Policía, basadas en las declaraciones de algunos testigos, arrojaron los primeros resultados. Las sobrevivientes describieron a uno de ellos como un hombre flaco de tez blanca, de aproximadamente un metro 80, que se comportaba de manera autoritaria. Su cómplice estaba entrado en kilos, medía alrededor de 1,70 y se mostraba obediente con el otro.

El empleado bancario Oscar Noguera fue la siguiente víctima. Cuando viajaba por un camino troncal en compañía de una amiga fueron interceptados por un taxi que los obligó a detenerse. Ambos pensaron que se trataba de carabineros que realizaban una inspección de rutina.

Del vehículo bajaron dos encapuchados que violaron a la mujer y mataron al hombre. Los investigadores determinaron que el taxi pertenecía a Raúl Aedo León, cuyo cuerpo fue encontrado en una curva del camino con dos tiros en la espalda.

El 1 de noviembre de 1981, los psicópatas terminaron de escribir su historia de terror. Esa noche mataron a balazos Roxana Venegas, de 22 años, y a su novio, Jaime Ventura, de 17, cuando conversaban en su auto detenido bajo un puente.

El saldo de su raid estaba escrito con sangre: diez asesinatos y cuatro violaciones.

Un carabinero desconfiado

La investigación de los crímenes de “los psicópatas del Viña del Mar” no avanzaba demasiado, entorpecida, además, porque había dos equipos paralelos trabajando por separado en el mismo caso. Uno pertenecía a la OS7 del Carabineros y otro a la Policía de Investigaciones del Chile. Parecían competir más que colaborar, porque casi no compartían información.

Así las cosas, los dos violadores y asesinos podrían haber seguido con su raid criminal sin que nadie los atrapara. Fue un cabo de carabineros que trabajaba en la misma repartición que Jorge Sagredo Pizarro y Carlos Topp Collins, quien comenzó a sospechar de ellos.

El cabo Juan Quijada los escuchó hablar de los asesinatos Ventura y Venegas con una familiaridad que le resultó extraña, como si supieran mucho más que lo que decían los investigadores y publicaban los medios.

Recién entonces cayó en la cuenta del parecido de Sagredo Pizarro con el hombre alto, flaco y de tez blanca que describían las mujeres sobrevivientes, y que Topp Collins bien podía ser su cómplice, más bajo, gordo y obediente.

“Siempre se repetía la misma descripción: ojos claros, mucha prepotencia y una chaqueta oscura con un cierre blanco. Una vez me topé con Jorge Sagredo a la salida de la Comisaría. El venía de franco, saliendo de su día libre. Fue como un rayo. Chuta, es igual a la descripción del tipo, pensé”, contaría el cabo Quijada años después, en una entrevista con “La Ultima Hora”.

“Unos cinco días después me tocó patrullar con Sagredo en Caleta Abarca. Lo encaré y le dije cómo pudiste haber matado a esos cabros. Y ahí me lo contó todo. No sólo ese asesinato, sino todos. Uno por uno. Estaba tiritando. Como que se estaba desahogando”, agregó.

Resistencia interna

Después de escuchar semejante confesión, el cabo Quijada denunció a sus dos compañeros ante sus superiores, pero para su sorpresa con el paso de los días comprobó que no tomaban ninguna medida con ellos.

Los superiores del cabo Juan Quijada querían mirar hacia otro lado, con un culpable mucho más conveniente. El 2 de marzo de 1982 detuvieron a Luis Eugenio Gubler Díaz, director del Banco Nacional y dueño de una empresa relacionada con mercados argentinos, holandeses y estadounidenses, socio de la constructora Costa-Gubler, además hijo de Luis Gubler Escobar, presidente de la Compañía Sudamericana de Vapores.

Un alto jefe de Carabineros lo tenía en la mira por razones personales y apuntaron hacia él. Torturado por la policía pinochetista, el hombre no tardó en confesar, y si no fue procesado y debió ser liberado por falta de mérito seis días después, se debió a que el cabo Quijada dio un paso decisivo.

Pasando por encima de sus jefes, denunció a Segredo Pizarro y Topp Collins a la Policía Nacional, que los detuvo el 8 de marzo.

“Los psicópatas de Viña del Mar” confesaron con lujo de detalle todos sus crímenes y fueron condenados a la pena de muerte en primera instancia el 8 de enero de 1983.

La sentencia fue confirmada en segunda instancia por la unanimidad de la Primera Sala de la Corte de Apelaciones de Valparaíso y ratificada por unanimidad de la Tercera Sala de la Corte Suprema el 17 de enero de 1985.

Como último recurso, los abogados de los dos violadores y asesinos intentaron que el dictador Augusto Pinochet les conmutara la pena, pero sin suerte.

Los ejecutaron apenas 12 días después de que la Corte Suprema ratificara la pena de muerte, la mañana del 29 de enero de hace 29 años. Fue la última ejecución que se realizó en Chile, donde la pena de muerte fue eliminada en 2001.

Durante sus 126 años de vigencia, fue aplicada oficialmente en 58 casos. Muchas menos muertes de las miles de vidas que se cobró la dictadura de Augusto Pinochet con sus ejecuciones ilegales y clandestinas.

Por Daniel Cecchini

Infobae