Necrológicas
El “sábado negro” australiano de 2009

Cómo fue el incendio más fatal del siglo XXI y las lecciones para no repetir la tragedia

Miércoles 7 de Febrero del 2024

Compartir esta noticia
109
Visitas
  • Hoy se cumplen 15 años de un siniestro que cobró la vida de 173 personas. Antes de extinguirse las llamas ya se había puesto en marcha una comisión para analizar los fallos

    El viernes 2 de febrero comenzó la tragedia de los incendios forestales en la Región de Valparaíso. En un inicio el fuego se instaló en la Reserva Nacional del Lago Peñuelas, pero rápidamente consumió los bosques y llegó a los hogares de Viña del Mar y Quilpué. 

    La emergencia ya ha cobrado la vida de 123 personas, 9.300 hectáreas en la región y se calcula que hay entre 3.000 y 6.000 viviendas afectadas, en tres días el fuego de Valparaíso se convirtió en el segundo más letal de este siglo, siendo únicamente superado por el ocurrido en Australia el año 2009.

    Conocido como el “sábado negro”, el siniestro comenzó el 7 de febrero (hoy se cumplen 15 años) y se llevó la vida de 173 personas. Fue el conjunto de los fuertes vientos, una ola de calor con temperaturas extremas y una sequía sin precedentes, la que convirtió al estado de Victoria (sur de Australia), en el lugar idóneo para que el fuego se propagara a una velocidad récord. La situación se mantuvo por 36 días. 

    A pesar de que se encontraban “las características naturales perfectas”, la indignación social explotó cuando anunciaron que múltiples focos activos de fuego nacieron a raíz de acciones humanas. 

    Aunque es un país acostumbrado a los incendios forestales y con un nivel alto de desarrollo, se trató de un desastre sin precedentes. En este contexto, y para evitar que ocurriera un hecho similar, se lanzó la “2009 Victorian Bushfires Royal Commission” (Comisión Real de Incendios Forestales de Victoria de 2009), cuando aún no se apagaban las llamas. 

    Esta comisión realizó una profunda investigación sobre las circunstancias que rodearon los incendios forestales, además de analizar todos los aspectos de la estrategia del Gobierno contra los siniestros. 

    Finalizó el 31 de julio de 2010, revelando importantes aprendizajes sobre cómo evitar que un desastre como el de 2009 vuelva a ocurrir. 

    En específico, entregaron un informe -con 67 recomendaciones- que abarcaba la política de seguridad contra incendios forestales de Victoria, la gestión de emergencias, los incendios provocados por electricidad, los simplemente provocados, la planificación y construcción y la gestión de tierras, entre otros. 

    Algunas recomendaciones 

    Entre las recomendaciones, se encontraba el fortalecimiento en las opciones disponibles frente a los incendios, como refugios y evacuación, además de que el Estado introdujera un enfoque integral para los estos últimos, que incluye alentar a las personas a evacuar temprano. También una campaña nacional de concientización sobre los incendios forestales. Otra recomendación era que la policía aplicará un enfoque coordinado a nivel estatal para la prevención de incendios provocados y revisara periódicamente su enfoque. 

    Un último ejemplo es la idea de un mapa del riesgo de incendios forestales. 

    Esta comisión permitió que el Gobierno de Australia implementara múltiples reformas estatales, comunitarias y ciudadanas, con el objetivo de no vivir nunca más una tragedia de tal magnitud. 

    Además, se endurecieron las multas y penas para aquellas personas que provocan este tipo de siniestros o no sigan la normativa.

    La “hoja de ruta” para Chile 

    El funcionamiento y objetivo por el que se creó la Comisión Real de Incendios Forestales de Victoria de 2009 recorrió el mundo, convirtiéndose en un ejemplo para muchos países. 

    Frente a la difícil crisis que vive Chile, la arquitecta, PhD en Planificación Urbana, Magíster en Planificación Urbana, Constanza González en conjunto con el decano de la facultad de Arquitectura UDD, Pablo Allard, manifestaron mediante una carta a El Mercurio la esencialidad de que se “haga una revisión amplia y profunda de las circunstancias de los incendios en la región de Valparaíso y los sistemas que fallaron en su prevención y respuesta”. Asegurando que “solo con esta información se podrán hacer los cambios necesarios en nuestras políticas públicas para que un desastre de esta magnitud no vuelva a ocurrir”. Mencionaron la Comisión de 2009 al ejemplificar sobre lo efectivas e importantes que pueden ser estas investigaciones.

    T. Fisher/Emol