Necrológicas

“Edadismo financiero”: surgen críticas a la banca por “discriminar” a adultos mayores y negarles servicios

Jueves 8 de Febrero del 2024

Compartir esta noticia
236
Visitas
  • Expertos llaman a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) a pronunciarse.

Se ha convertido en una costumbre ver a adultos mayores denunciar situaciones de discriminación por el simple hecho de haber nacido antes. Una de las acusaciones más recientes, dice relación con las trabas que pone la banca para abrir cuentas corriente, otorgar créditos o entregar cualquier otro servicio financiero a personas de la tercera edad. 

A través de una carta a El Mercurio, el ingeniero agrónomo Fernando Pardo, expuso un “momento humillante” por el que tuvo que pasar recientemente debido a su edad. “Fui al banco y por mi edad no pude abrir ni cuenta corriente, ni solicitar tarjetas ni nada. Quedé plop. Primera vez que me echaron para la casa por viejo”.
Según Eduardo Toro, director ejecutivo de Conecta Mayor UC, no se trata de un hecho aislado. Es que, a través del mismo medio, se refirió al reclamo de Pardo, y si bien los calificó de “lamentable”, subrayó que “no sorprende”. “Desde hace años, a vista y paciencia de todos, esta práctica edadista se ha transformado en habitual por parte de algunas entidades bancarias, frente a una sociedad pasiva que pareciera olvidar que todos envejecemos”, dijo. “Son decenas de personas mayores de 70 años -autónomas, independientes y, por cierto, muy activas- las entrevistadas en medios de comunicación por sus cargos, vigencia y aportes al desarrollo del país, y que, además, son motores de una economía que cada vez los necesita más”, agregó. 

Por lo mismo, Toro hizo un llamado a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) a “pronunciarse en contra de esta praxis que no es compatible con la realidad de un Chile que envejece”. 

Ante esto, Emol consultó a la CMF acerca de esta situación, desde donde señalaron -sin entregar una opinión y pronunciamiento directo respecto a la supuesta “discriminación” de algunos bancos contra adultos mayores- que “no existe una normativa de la CMF que fije un límite de edad para ofrecer o contratar productos financieros”. 

Eso sí, se indicó que se exige a los bancos que en las operaciones que realicen “evalúen el riesgo de cada cliente, en función de su capacidad para cumplir con las obligaciones que asuman al momento de contratar un producto financiero. Así, corresponde a cada institución definir políticas y criterios para la contratación de productos, siendo labor de la CMF supervisar que dichas políticas sean coherentes con su marco de gestión de riesgo”.

Emol, además, consultó a la Asociación de Bancos e Institutiones Financieras (Abif), sin embargo, se negaron a emitir comentarios. 

Ahora bien, según el sitio web de la Abif, “los bancos deben ofrecer la misma calidad y el mismo nivel de servicio a todos sus clientes. Sin embargo, la diferenciación de la estructura organizativa y de productos o servicios para distintos mercados objetivos, o la adopción de diferentes enfoques de los clientes en diferentes grupos de riesgo, no puede interpretarse como una discriminación o categorización de los clientes”. 

Opiniones de expertos 

Según Claudia Rodríguez, coordinadora general del Centro de Envejecimiento de la Universidad de los Andes, esta situación “nos evidencia que como sociedad, tenemos mucho que avanzar en reconocer lo valioso y el aporte que contribuyen las personas mayores”. 

Además, aseguró que existe discriminación etaria por parte de las entidades bancarias, acotando que “eso se llama edadismo, empequeñecer sólo por la edad. 

Recordar que Chile es el país más envejecido de Latinoamérica y el que tiene mayor esperanza de vida de la región (junto con Canadá). Claramente -la razón por la que se produce esta discriminación- es por desconocimiento del banco respecto a los derechos que tienen las personas mayores y que Chile los suscribe”.
En esa línea, Jorge Berríos, director académico del diplomado en Finanzas Unegocios Fen de la Universidad de Chile, dijo que “aquí hay una labor de la Comisión del Mercado Financiero de exigir a los bancos claramente cuáles son las condiciones limitantes para la apertura de una cuenta corriente”. 

Respecto al caso ya mencionado de Fernando Prado, apuntó que “en este caso existe una discriminación hacia el afectado”, y argumentó que la razón es a causa de que el banco no informó con anterioridad la -supuesta- política de no abrir cuentas corrientes a personas de 70 años, imposibilitando al usuario de escoger un banco que sí sea capaz de darle lo requerido. “En el pasado, ya han habido bancos que han aplicado políticas discriminatorias, por ejemplo, si una persona pasa a ser sometida a proceso (judicial), el banco le cierra la cuenta corriente. Eso, a mi juicio, también es discriminatorio. ¿Cuál es el problema de esto? Hoy estamos en un sistema financiero que está bastante bancarizado, y que la vida se mueve a través de medios digitales. 

Para una persona de 70 u 80, lamentablemente, dado la digitalización que tenemos, necesita una cuenta corriente, cuenta vista, o cuenta rut”, finalizó. 

Una mirada similar entregó el economista del Centro de Investigación de Empresa y Sociedad (Cies) UDD, Carlos Smith, quien afirmó que “la ley dice que no pueden discriminar, pero los bancos sí tienen la facultad financiera de contratar a aquellas personas, empresas, personas naturales jurídicas, que cumplan con ciertos parámetros de solvencia de liquidez”. Añadió que las entidades bancarias “tienen que ser bien explícitas en decirle el porqué no están entregando estas cuentas corrientes. De hecho, hay fallos de las Cortes chilenas, donde obligan a los bancos a especificar la razón de la decisión. En otros casos también se han visto prácticas discriminatorias y han tenido que volver a abrirle la cuenta”.

Lucas Sáez/Emol