Necrológicas

La Luna está reduciendo su tamaño y cabe preguntar: ¿cómo afecta a la Tierra?

Viernes 9 de Febrero del 2024

Compartir esta noticia
79
Visitas
  • Un nuevo estudio científico advierte que su núcleo está en proceso de enfriamiento a la vez que se contrae, lo que provoca microtemblores. Las consecuencias para nuestro planeta.

Objeto de devoción y belleza inspiradora, la luna, nuestro satélite natural ubicado a unos 386.000 kilómetros de la Tierra, está experimentando una situación que preocupa a los científicos: su tamaño se reduce con el tiempo.

De acuerdo a un estudio financiado por la Nasa y basado en las imágenes tomadas por la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO), científicos determinaron que la Luna se está volviendo más pequeña.

Según explicó el autor del estudio y geólogo lunar Thomas R. Watters, el núcleo externo fundido comenzó a enfriarse hace miles de años y provocó que la Luna se redujera con el tiempo, como una pasa de uva. Debido a que el volumen interior está cambiando, la coraza se adaptó a ello y además, al enfriarse, provocó grietas en la superficie y un proceso natural de contracción.

El experto explicó que a medida que el núcleo de la Luna se enfría y se contrae gradualmente, su superficie desarrolla arrugas (como una uva que se arruga hasta convertirse en una pasa) que crean “temblores lunares” que pueden durar horas, además de deslizamientos de tierra.

Al igual que el resto de la superficie del satélite natural, el área del polo sur que es objeto de tanto interés es propensa a estos fenómenos sísmicos, lo que potencialmente representa una amenaza para futuros colonos y equipos humanos que buscan en las próximas misiones lunares establecerse en ese sitio, abundante en hielo para extraer oxígeno y agua.

“Esto no es para alarmar a nadie y ciertamente no para desalentar la exploración de esa parte del polo sur de la Luna, sino para advertir que no es un lugar benigno donde no sucede nada”, resaltó Watters, científico emérito del Centro para la Tierra del Museo Nacional del Aire y el Espacio y Estudios Planetarios.

Científicos afirman que la Luna no es un cuerpo celeste muerto, sino que tiene actividad en su núcleo (Nasa) “Un concepto que creo que mucha gente tiene es que la Luna es un cuerpo geológicamente muerto, que nunca cambia. Pero la Luna es un cuerpo sísmicamente activo. Hay un núcleo externo que está fundido y se está enfriando. A medida que lo hace, la Luna se encoge. El volumen interior cambia y la corteza tiene que adaptarse a ese cambio. Es una contracción global, a la que también contribuyen las fuerzas de marea en la Tierra”, agregó el geólogo espacial.

Debido a que la superficie de la Luna es frágil, esta atracción genera grietas, que los geólogos llaman fallas. “Estas fallas son muy jóvenes. El hecho de que permanezcan en la superficie, en lugar de ser erosionadas hasta la inexistencia, significa que deben ser jóvenes y probablemente activos. Incluso, hemos detectado deslizamientos de tierra que se produjeron durante el tiempo de escaneo de la sonda LRO alrededor de la Luna”.

El Lunar Reconnaissance Orbiter de la Nasa se lanzó en 2009 y está mapeando la superficie de la Luna con varios instrumentos. En el nuevo estudio, publicado el 25 de enero en la revista especializada The Planetary Science Journal, Watters y sus colegas utilizaron datos recopilados por LRO para vincular un poderoso terremoto lunar (detectado con instrumentos dejados por los astronautas del Apolo hace más de 50 años) con una serie de fallas en la superficie lunar. 

Temblores

Los estudios sobre los terremotos lunares se remontan a la era Apolo. Hace más de 50 años, los astronautas colocaron sismómetros alrededor de la cara visible de la superficie de la Luna para registrar los temblores.

El terremoto poco profundo más poderoso se localizó cerca del polo sur, que está cerca de los lugares de aterrizaje de la misión Artemis III de la Nasa para enviar personas de regreso a la Luna, potencialmente entre 2025 y 2027. La región del polo sur lunar es atractiva porque contiene regiones permanentemente en sombra que algunos especulan que podrían tener hielo a base de agua.

“Sabíamos por el experimento sísmico Apolo, que consistió en cuatro sismómetros que operaron durante un periodo de aproximadamente siete años, que había estos terremotos lunares poco profundos, pero no sabíamos realmente cuál era la fuente”, sostuvo Watters.

Y agregó: “También sabíamos que el mayor de los terremotos lunares poco profundos detectados por los sismómetros del Apolo estaba situado cerca del polo sur. Se convirtió en una especie de historia de detectives para tratar de descubrir cuál era la fuente, y resulta que estos jóvenes defectuosos son los mejores sospechosos”.

“El terremoto más fuerte registrado fue el equivalente a una magnitud de 5,0. En la Tierra, eso se consideraría moderado, pero la menor gravedad de la Luna lo haría sentir peor. En la Tierra, tienes una gravedad mucho más fuerte que te mantiene pegado a la superficie. En la Luna, es mucho más pequeña, por lo que incluso un poco de aceleración del suelo potencialmente te hará perder el equilibrio si estás caminando. Ese tipo de sacudidas realmente puede provocar que las cosas se desplacen en un entorno de baja gravedad”, afirmó Watters.

La Luna se ha reducido unos 45 metros (150 pies) de circunferencia en los últimos millones de años, una cantidad significativa en términos geológicos pero demasiado pequeña para causar cualquier efecto dominó en la Tierra o en los ciclos de marea, según indican los investigadores que trabajaron en las observaciones.

En la superficie lunar, sin embargo, la historia es diferente. A pesar de lo que pueda sugerir su apariencia, la Luna todavía tiene un interior caliente, lo que la hace sísmicamente activa.

Los hallazgos del estudio no afectarán el proceso de selección de la región de aterrizaje de Artemis III, y eso se debe al alcance y la duración de la misión, según la coautora del estudio y científica planetaria de la Nasa, Renee Weber.

“Esto se debe a que es difícil estimar con precisión la frecuencia con la que una región específica experimenta un terremoto lunar y, al igual que los terremotos, no podemos predecir los terremotos lunares. Los terremotos lunares fuertes y poco profundos son poco frecuentes y suponen un riesgo bajo para las misiones de corta duración en la superficie lunar”, agregó la experta en planetas y lunas.

“La Nasa ha identificado 13 regiones candidatas a aterrizar en Artemis III cerca del polo sur lunar, utilizando criterios como la capacidad de aterrizar de forma segura en la región, el potencial para cumplir objetivos científicos, la disponibilidad de ventanas de lanzamiento y condiciones como el terreno, las comunicaciones y la iluminación”, precisó Weber.

Como parte de la misión, dos astronautas pasarán aproximadamente una semana viviendo y trabajando en la superficie lunar. “Sin embargo, para una presencia humana a largo plazo en la Luna, el proceso de selección del sitio podría de hecho tener en cuenta características geográficas como la proximidad a las características tectónicas y al terreno”, planteó la experta.

Yosio Nakamura, profesor emérito de geofísica de la Universidad de Texas en Austin, quien estuvo entre los investigadores que observaron por primera vez los datos recopilados por las estaciones sísmicas Apolo, indicó que los terremotos lunares podrían ser un problema para futuras misiones de aterrizaje tripulado.

“Todavía no sabemos qué causa los terremotos lunares poco profundos, pero no es la falla deslizante cerca de la superficie. Independientemente de las causas de esos terremotos, es cierto que representan una amenaza potencial para futuras misiones de aterrizaje y necesitamos más datos sobre ellos”, afirmó el especialista.

“Como los humanos estarán al principio en la Luna por periodos cortos de tiempo, unos pocos días como máximo, es muy poco probable que ocurra un gran terremoto mientras estén allí”, según advirtió Allen Husker, profesor investigador de geofísica en el Instituto de Tecnología de California que no participó en el estudio.

“Puede ser una oportunidad para estudiar mejor la Luna como lo hacemos en la Tierra con los terremotos. Para cuando haya una base lunar real, deberíamos tener una idea mucho mejor del peligro sísmico real de las próximas misiones”, concluyó.

Infobae