Necrológicas

De la masiva despedida al “mea culpa” del Presidente Boric

Sábado 10 de Febrero del 2024

Compartir esta noticia
388
Visitas

Fuiste un rocketman, lo imposible no existía, dedicaste tu vida al país”, fueron las sentidas palabras pronunciadas en la Catedral de Santiago por Sebastián Piñera Morel, hijo de ex mandatario muerto en un trágico accidente aéreo.

Sebastián Piñera era un hombre infinito. Se obsesionó en su primer mandato con rescatar vivos a los 33 mineros de la mina San José, ser el primer país de Latinoamérica en obtener la vacuna del COVID, o traer las tarjetas bancarias y los cajeros automáticos a comienzo de los 90. Como político fue un buen gestor, sus años en el directorio de LAN, le ayudaron a enfrentar el terremoto del 27 F y la pandemia del COVID 19.

Su rol en el estallido social, los cuestionamientos por tener empresas zombi, dinero en paraísos fiscales, la compra de la pesquera peruana Exalmar (comprada un año después de que Chile perdiera una demanda marítima en la Haya con Perú) y su rol en la quiebra del Banco de Talca nublan su legado de “demócrata” expresado por personeros de todos los sectores políticos.

Masiva despedida

Miles de ciudadanos con fotografías, pancartas y pines del exmandatario se acercaron a las afueras del ex congreso nacional de Santiago para ver por última vez el cuerpo del ex Presidente Sebastián Piñera.

La ceremonia en el ex congreso fue encabezada por el Presidente Gabriel Boric, y los ex mandatarios Eduardo Frei y Michelle Bachelet; quienes realizaron la última la última guardia de honor al lado del féretro de Sebastián Piñera. En medio de esa guardia los asistentes entonaron el himno a capela.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando la familia Piñera – Morel se acercó al ataúd cubierto con la bandera chilena y una flor roja en el centro. En un periodo de tres minutos, algunos de ellos lo besaron y tocaron el vidrio.

Luego, el Regimiento Escolta Presidencial N°1 de Granaderos trasladó el féretro del expresidente hacia la carroza, para dejar el ex Congreso y dirigirse hasta la Catedral de Santiago, en dónde fue recibido por el Arzobispo de Santiago, Fernando Chomalí. “Este dolor traspasó a su familia y al mundo político para radicarse en el pueblo sencillo, leal y agradecido”, pronunció el prelado. Tras rociar con agua bendita el ataúd los restos fueron trasladados hasta La Moneda, en donde el Presidente le rindió el último homenaje a quien rigiera el  destino de los chilenos en dos ocasiones.

El féretro recorrió más de siete kilómetros hasta el Cementerio Parque del Recuerdo, ubicado en la zona norte de la capital, en donde fue recibido por el canciller Alberto van Klaveren, quien en representación del Gobierno entregó a la ex primera dama, la bandera que cubrió el féretro del ex mandatario. El cortejo avanzó por las calles de la capital entre gritos y aplausos. En el sector de la Pérgola de las Flores, las floristas lanzaron pétalos de flores a la carroza en su honor.