Necrológicas
Incendio y emergencia química

Más de 800 personas pierden su empleo al arder planta de procesamiento de salmón Entrevientos

Lunes 12 de Febrero del 2024

Compartir esta noticia
1,551
Visitas

La dantesca columna de humo era visible desde prácticamente cualquier punto de la ciudad. Era un humo denso y oscuro que daba cuenta de un incendio de proporciones. Lo que ardía eran bodegas y la planta de procesamiento de Entrevientos, emplazada a 8 kilómetros al norte de Punta Arenas, por el sector costero, lugar donde se emplean más de 800 personas. Aún sin estar de turno, muchos trabajadores se acercaron durante el transcurso de la mañana para ver con sus propios ojos aquello que escuchaban por las radios locales y el motivo de tanta sirena que ululaba por la ciudad.

Eran las 10,50 horas de ayer cuando la Central de Comunicaciones del Cuerpo de Bomberos de Punta Arenas activó la alarma de incendio, despachando las primeras unidades, pero a medida que transcurrían los minutos y el fuego avanzaba sin tregua, se movilizaron las 8 compañías con que cuenta la ciudad, más la brigada de Río Seco.

Al tratarse de una planta procesadora de salmones, existían gran cantidad de elementos químicos al interior, sustancias como amoniaco que ayuda a mantener los alimentos en óptimas condiciones a través de los frigoríficos. Al enfrentarse a un elemento altamente inflamable, la tarea de bomberos estuvo orientada a evitar que el fuego se propagara hasta el sector que almacenaba estos químicos.

Como era domingo, en la planta no había un turno formal trabajando. Los trabajos que se estaban realizando eran de seguridad y mantención principalmente. Pero uno de estos trabajos habría sido el causante del fuego, el cual habría comenzado en una maquinaria donde se estaba realizando soldadura. Una chispa que salta hasta líquidos grasos habría comenzado las primeras llamas y que avanzó sin control.

Dicha hipótesis manifestada por un trabajador de la planta coincide con la información que manejaba el alcalde de Punta Arenas, Claudio Radonich, al momento de la emergencia, quien además aseguró que se trata de un incendio de características distintas, dado que el humo que tiene compuestos químicos que son altamente contaminantes. “Hubo trabajos de soldadura que tuvieron algún tipo de vínculo con este siniestro que comenzó cerca de las 10 aproximadamente”, sostuvo Radonich.

El segundo comandante de Bomberos, Cristián Contreras S., quien estuvo a cargo de la emergencia y operaciones en el lugar, indicó luego de tres horas de arduo trabajo que el siniestro se mantenía controlado, con un 95% de las unidades del Cuerpo de Bomberos de Punta Arenas y más de 250 voluntarios trabajando en la emergencia. “No ingresamos al interior por un tema de productos químicos que se almacenaban, entre ellos amoniaco. En estos momentos, tenemos el control de esa propagación para evitar que este incendio se descontrole hacia ese sector”.

La destrucción fue total al interior del galpón principal, donde se procesaba y trabajaba el salmón. El trabajo desde el exterior apuntó a evitar la propagación hacia cualquiera de los sectores aledaños, desde casas hacia la playa, o un aserradero contiguo a las dependencias de Entrevientos.

Desde Senapred indicaron que se trabajó junto a Carabineros para realizar evacuaciones preventivas de al menos 10 casas del sector costero, ubicados detrás de la planta. “Se decidió eso debido a que puede haber un cambio en la dirección del viento. Pedimos un pronóstico especial a meteorología y el viento se mantendría entre 50 y 60 km/hr, con dirección de viento suroeste, lo que es favorable para el incendio y los gases que emanan de este”.

Trabajadores sin empleo

El panorama era desolador para la mayoría y en grupos se reunían para ser testigos del avance del siniestro, abrazándose a modo de consuelo frente al implacable fuego. Algunos llevaban meses, otros ya algunos años, pero todos coincidían en que se trataba de una gran pérdida y el abismo de incertidumbre también era problema común. Además la desgracia era aún mayor, puesto que hace sólo dos días había llegado un gran cargamento de 35 toneladas de salmón, listo para ser procesado, lo que aseguraba empleo por bastante tiempo.

Gilbert Bravo, quien llevaba dos años trabajando en el área de eviscerado, se encuentran sin saber “qué va a pasar con nosotros como trabajadores”. “Encontrarnos con esta noticia es terrible, perder la fuente de nuestro trabajo. Uno queda con la interrogante de cómo pagar arriendos, comida. En el caso de compañeros que tienen hijos, qué van a hacer en este caso para poder subsistir (…) Más de 700 trabajadores hay en la empresa y todos están con esa incertidumbre. Queremos saber qué va a hacer la empresa con nosotros, qué va a suceder con nosotros y cómo poder llegar a un consenso”.

Municipalidad

A la emergencia llegaron funcionarios de la Municipalidad de Punta Arenas para poder levantar información sobre el siniestro, constatando que no habrían personas lesionadas, ni civiles ni bomberos. Y, lo hicieron con botellas de agua para poder hidratar a los voluntarios, mientras que el alcalde buscó conversar con la gerencia de Entrevientos para analizar los próximos pasos, advirtiendo la crisis laboral que implica para los operarios.

“Ahora viene la segunda parte, quiero conversar con los gerentes, qué pasa con esta planta, cuáles son los daños reales, qué pasa con los trabajadores. Son 800 los que aquí laboran y para una ciudad con 160.000 habitantes, es un número muy importante. No hay heridos en la planta, pero el día lunes qué va a pasar con estos trabajadores y cuáles son las coordinaciones que podemos hacer como municipalidad con el gobierno regional y el central, porque aquí puede haber un drama social muy grande, tanto como este incendio”, expuso Radonich.

 

 

Entrevientos lamenta lo sucedido

La compañía Entrevientos S.A. emitió anoche un comunicado al respecto:

“Por causas que se investigan, se inició un incendio en la planta procesadora de salmón Entrevientos, que fue controlado cerca de las 14 horas gracias al trabajo del Cuerpo de Bomberos y del personal especializado de la planta.

Una vez declarada la emergencia, se activaron los protocolos y se ordenó la evacuación inmediata de quienes se encontraban al interior de la planta, por lo que no hubo lesionados ni afectación de personas.

El siniestro no logró alcanzar la zona de refrigeración, evitando una contingencia mayor que afectase a vecinos o zonas colindantes a las instalaciones.

La compañía lamenta profundamente lo sucedido y agradece la labor y entrega de las instituciones que han participado en la extinción de este incendio”.