Necrológicas

Muere en prisión el opositor ruso Alexei Navalni

Sábado 17 de Febrero del 2024

Compartir esta noticia
146
Visitas

El influyente dirigente anticorrupción ruso, Alexei Navalni murió en la cárcel en donde se encontraba cumpliendo una  condena 30 años de cárcel por extremismo y fraude. La información fue confirmada por el Servicio Penitenciario Federal del distrito autónomo de Yamalia-Nenetsia, región ubicado a 250 km de Moscú. 

En agosto de 2023, un tribunal de Moscú lo condenó a 19 años de prisión por extremismo, una condena que debía cumplir bajo un régimen especial y que se sumaba a otras dos impuestas con anterioridad. A principios de enero, el disidente fue puesto bajo régimen de aislamiento tras ser trasladado de cárcel a una prisión de Yamalia-Nenetsia.

Navalni era una de las voces más críticas con la gestión de Vladimir Putin. Se hizo por un blog y después una web (Rospil) donde denuncia casos de corrupción que los medios esconden. En 2010 acusó al gigante público del petróleo Rosneft de desviar ilegalmente más de 3.000 millones de dólares que debían servir para construir un oleoducto en Siberia. Quiso ser alcalde de Moscú y en 2020 sufrió un intento de envenenamiento. 

¿Cómo murió? 

Según la agencia rusa de noticias Interfax, “Navalni se empezó a encontrar mal durante un paseo y, casi de forma inmediata, se desmayó”. El líder opositor habría sido reanimado por personal de la cárcel, pero no reaccionó. Se presume que pudo haber muerto de una trombosis.  

La mujer de Navalni, Yulia Navalnaya, ha reconocido tener dudas sobre el fallecimiento, dado que la noticia sólo ha sido confirmada por las autoridades del país y que tanto el Gobierno como el presidente, Vladimir Putin, “mienten constantemente”.

Consternación 

En diversas capitales de la ex Unión Soviética los jóvenes salieron a las calles a repudiar la muerte de Navalni. En Belgrado cientos de rusos y otras personas encendieron velas y depositaron flores frente a la embajada rusa. 

Unas 30 personas fueron detenidas en San Petersburgo, según los medios locales, que publicaron videos de algunos de los arrestos. Misma situación se repitió en Moscú. 

En Washington, una persona con mascarilla salpicó un líquido rojo sobre la placa de las puertas de la embajada rusa.