Necrológicas

– José Luis Ampuero Pena
– Guillermo Antonio Soto Santana
– María Angela Muñoz Bustamante
– María Matilde Ibarrola González

Seis acciones domésticas para contribuir a un planeta sustentable

Sábado 17 de Febrero del 2024

Compartir esta noticia
62
Visitas

Cuidar el planeta es tarea de todos y los pequeños cambios tienen el poder de marcar grandes diferencias. De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), cerca de dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero (Gei) mundiales están vinculadas a actividades domésticas.

Tal es el impacto de estas acciones cotidianas que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) concluye que los cambios en el estilo de vida podrían contribuir a reducir las emisiones debidas al calentamiento del planeta hasta en un 70% para 2050.

Descubre algunos consejos con los cuales puedes contribuir a hacer frente al cambio climático y la contaminación con pequeños cambios de hábitos y recomendaciones desde la comodidad de tu hogar.

Evita el desperdicio
 de alimentos

En todo el mundo, el 17% de los alimentos se desperdicia en la distribución y entre los consumidores finales, revela la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (Fao, por sus siglas en inglés). No obstante, ¡tú tienes el poder para disminuir estas estadísticas!

A través de la guía Consumo en tiempos de la Covid-19, el PNUMA sugiere planificar las compras con anticipación. Además, revisar con qué alimentos cuentas en casa y pensar el menú de los siguientes días puede ayudarte a optimizar los ingredientes y comprar sólo lo necesario. 

A su vez, verificar la información del etiquetado puede resultar útil para organizarte y consumir en primer lugar los alimentos que están próximos a vencerse. Una vez producidos los platillos, opta por servirte porciones pequeñas. Y si cocinaste de más, no tires las sobras: reúsalas o dona los excedentes.

Compra productos
 locales

Otro modo de reducir la huella de carbono de tus alimentos implica comprar alimentos locales y de temporada. De ese modo ayudarás a reducir las emisiones asociadas al transporte y contribuirás a la economía local.

“La agricultura sostenible utiliza hasta un 56% menos de energía, crea un 64% menos de emisiones y permite mayores niveles de biodiversidad que la agricultura convencional”, informa la Onu. Y si quieres ir un paso más allá, intenta cultivar tus propias frutas, verduras y hierbas.

Controla tu consumo
 de energía

Los hogares consumen el 29% de la energía mundial y, en consecuencia, contribuyen al 21% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) resultantes, asegura la guía del PNUMA. Por lo tanto, regular el consumo de energía desde casa es una de las formas más sencillas de ahorrar dinero y ayudar a disminuir las emisiones que causan el calentamiento global.

Para conseguirlo se pueden tener en cuenta algunos tips como apagar las luces que no necesites, aprovechar la iluminación natural y optar por bombillas Led (diodos emisores de luz) que consumen 90% menos energía que las tradicionales.

Por otro lado, desenchufar los electrodomésticos que no estén en uso puede servirte para ahorrar hasta 10% en tu consumo final. El organismo de las Naciones Unidas también sugiere utilizar aparatos que cuenten con certificados de alta eficiencia energética.

Otras recomendaciones son instalar paneles solares, bajar la calefacción uno o dos grados, y optar por materiales más eficientes como aislantes para el techo.

¡Lo que haces con tus residuos, y cómo los produces, también marca la diferencia!

Los seres humanos generan más de 2000 millones de toneladas de residuos sólidos urbanos cada año, de los cuales el 45% se gestiona de manera inadecuada, asegura el PNUMA.

En este sentido, la guía insta a separar los residuos orgánicos de los reciclables; optar por productos con envases reusables; reutilizar materiales como vidrio, tela o metal; reparar lo que se descomponga; alargar la vida de los aparatos electrónicos y, en caso de tener que desecharlos, guardarlos hasta que puedas llevarlos a un sitio de disposición autorizado.

Vístete de manera inteligente

Las decisiones que tomas a diario son parte del cambio que necesita el planeta. Escoger tu ropa, también. Estimaciones de las Naciones Unidas revelan que la industria de la moda representa entre el 8% y el 10% de las emisiones globales de carbono, más que todos los vuelos internacionales y el transporte marítimo combinados.

Sin embargo, puedes disminuir tu huella por medio de hábitos sustentables: compra menos ropa nueva y úsala por más tiempo, opta por marcas sostenibles, recicla tus prendas y repararlas cuando sea necesario, y ten en cuenta servicios de alquiler para ocasiones especiales.

Cuida tu consumo
de agua

El agua cubre dos tercios de nuestro planeta. No obstante, menos del 1% es agua dulce de fácil acceso. A medida que crece la población mundial, también lo hace la demanda de este recurso. Al mismo tiempo, la actividad humana y el cambio climático están alterando los ciclos naturales del agua y ponen bajo presión su disponibilidad.

Por lo tanto, cuidar este recurso es algo que está en nuestras manos y podemos preservarlo a través de pequeñas acciones cotidianas. Entre ellas, cerrar el grifo mientras te lavas las manos o te cepillas los dientes, o incluso introducir una botella llena de agua en el tanque del inodoro para disminuir el flujo de cada descarga.

También puedes tomar duchas de 5 minutos. Según indica el PNUMA, con una ducha de aproximadamente 10 minutos al día una persona promedio consume el equivalente a más de 100 000 vasos de agua por año.

En el jardín también puedes marcar la diferencia. A través de un pequeño gesto, como regar tus plantas al finalizar el día, puedes evitar que el agua se evapore y hacer un mejor aprovechamiento.

Otra forma de ahorrar este recurso es cuidarlo durante el lavado de trastes. Cierra el grifo mientras lavas y sólo ábrelo para enjuagar los platos. U opta por un lavavajillas eficiente que permita ahorrar el recurso. En cuanto al lavado de ropa, se sugiere llenar el tanque para optimizar su uso y escoger aparatos que también ahorren electricidad.

La elección de electrodomésticos eficientes a nivel energético e hídrico acompañada de hábitos amigables con el medioambiente son aportes significativos a menor escala.

¿Estás preparado para dejar una huella positiva? 

A través de pequeños cambios de hábitos realizados desde la comodidad de tu hogar, tienes el poder de transformar, brindar lo mejor de ti y dar un impulso enérgico en el cuidado del medio ambiente.

Cada acción deja una marca, una huella de carbono que puede calcularse, reducirse y compensarse. Si aún no conoces cuál es tu impacto en el medio ambiente, entra a esta calculadora de huella de carbono y anímate a tomar acciones que ayuden al planeta: www.calculatuhuella.mx/axa

Como lo bueno se multiplica, anímate a inspirar a otros miembros de tu familia, amigos y compañeros de trabajo para que también adopten estos hábitos sustentables para reducir sus emisiones de carbono y construir un mundo mejor. ¡Entre todos, es posible!

 

¿Cómo podemos reducir nuestra huella de
carbono?

Conocer nuestra huella de carbono puede ayudar a limitar el impacto de nuestro consumo en el medio ambiente. Hay diversas soluciones online que nos ayudan a calcular nuestra huella de carbono.

Los pequeños cambios pueden suponer una gran diferencia a largo plazo, por ejemplo en lo relacionado con el transporte, los alimentos, las prendas de vestir, los residuos, etc. Aquí te ofrecemos algunos consejos:

Alimentos

Consumir productos locales y de temporada. (olvídate de las fresas en invierno) .

Limitar el consumo de carne, especialmente de carne de vacuno. 

Consumir pescado obtenido mediante pesca sostenible.

Utilizar bolsas de compra reutilizables y evitar los productos con un embalaje de plástico excesivo. 

Asegurarse de comprar solo lo que se necesita, para evitar el desperdicio de alimentos.

Prendas de vestir

Cuidar bien la ropa.

Tratar de intercambiarla, tomarla en préstamo, alquilarla o comprarla de segunda mano.

Comprar ropa fabricada de forma responsable, por ejemplo fabricada con material reciclado o con etiqueta ecológica.

Transporte

Utilizar la bicicleta o el transporte público.

Ser inteligente en cuanto a cuándo y cómo conducir .

Tratar de usar el tren en tus próximas vacaciones.

Energía y residuos

Bajar la calefacción 1 ºC (con esto ya se nota la diferencia).

Acortar el tiempo que se pasa bajo la ducha. 

Cerrar el grifo mientras te lavas los dientes o lavas los platos.

Desenchufar los aparatos electrónicos y no dejar el teléfono enchufado cuando la batería ya esté cargada.

No almacenar datos innecesarios en la nube (más información sobre tu huella digital).

Optar por productos eficientes desde el punto de vista energético que lleven la etiqueta «A» (etiqueta energética de la UE).

Limitar y reciclar tus residuos.

Portal Europeo de la Juventud

National Geographic