Necrológicas

– Olga Ester Jerez Hidalgo
– Nelsa Edith Barría Villarroel

Día Mundial de las Ballenas

Por La Prensa Austral Jueves 22 de Febrero del 2024

Compartir esta noticia
36
Visitas

El lunes recién pasado se conmemoró el Día Mundial de las Ballenas, efeméride que debe resultarnos relevante a los magallánicos, sobre todo por el papel fundamental de los cetáceos en el ecosistema antártico y el cuidado que debemos tener de nuestra biodiversidad marina.

Las ballenas no son sólo criaturas impresionantes, sino guardianes esenciales del equilibrio ecológico en la Antártica. Su papel en la cadena alimentaria y la regulación de poblaciones de presas es invaluable. Cuidar de estas gigantes del océano significa proteger el corazón mismo de uno de los ecosistemas más singulares y frágiles de nuestro planeta.

La educación sobre la importancia de las ballenas debe ser una prioridad en la Región de Magallanes. Conocer sus comportamientos, migraciones y hábitats contribuye a desarrollar un sentido de responsabilidad hacia su conservación. Talleres educativos, charlas en las escuelas y programas comunitarios pueden ser herramientas efectivas para fomentar la conciencia y el respeto por estas especies.

En tal sentido, cabe valorar las acciones educativas que ha estado desarrollando el Instituto Antártico Chileno y el interés que, desde la Municipalidad de Punta Arenas, se expresó para que los niños y las niñas que participan en las colonias de verano puedan aprender sobre estos temas.

La explotación histórica y las actividades humanas, como la pesca indiscriminada y el cambio climático, han impactado negativamente a las poblaciones de ballenas. La educación en Magallanes debe destacar la necesidad de prácticas sostenibles en la pesca y abogar por medidas que reduzcan la huella humana en los
hábitats de las ballenas.

Para Magallanes, la conservación de las ballenas no sólo es un asunto global, sino también una responsabilidad local. Programas de avistamiento responsable, regulaciones marítimas efectivas y la promoción del turismo sostenible pueden contribuir a preservar la riqueza de la biodiversidad marina en la región.

Educar a los niños y niñas de Magallanes es clave para construir un futuro sostenible. Integrar la conservación de las ballenas en los programas escolares, fomentar visitas educativas a centros de investigación marina y promover la participación activa de los jóvenes en iniciativas de conservación son estrategias efectivas para empoderar a las nuevas generaciones.