Necrológicas
Omar Serrano Barrientos tenía 42 años

Muerte de chofer de Bus Sur impacta en Río Grande y Punta Arenas

Viernes 23 de Febrero del 2024

Compartir esta noticia
9,042
Visitas

 

  • Hoy viernes, a las 13,30 horas, son los funerales de Omar Serrano Barrientos.

Este miércoles cumplió como de costumbre su viaje desde Río Grande a Punta Arenas, sin que evidenciara algún problema de salud. A las 16,15 horas Omar Serrano Barrientos (42) llegó manejando el bus con pasajeros hasta el terminal de Bus Sur en Avenida Colón. Seis horas después, a las 22 horas, un fulminante infarto agudo al miocardio le costó la vida, en su departamento de Avenida José Martínez de Aldunate, al sur de Punta Arenas. 

Conocido el desenlace fatal, sus padres viajaron desde Río Grande.

Elizabeth Barrientos, su madre, señaló a La Prensa Austral que su hijo se acostó temprano con un dolor al pecho, cuando posteriormente le sobrevino el ataque cardiaco.

Su mamá señala que si bien su hijo nació en Punta Arenas, donde vivió su niñez, sin embargo cuando tenía 5 años la familia se estableció en la ciudad de Río Grande, Argentina, al igual como lo hicieron miles de chilenos en los años ochenta en busca de nuevos y mejores horizontes. Tenía 16 años cuando comenzó a trabajar como auxiliar de la empresa Tecni Austral que todavía cubre el servicio de transporte de pasajeros entre Río Grande y Punta Arenas y viceversa. Con el correr de los años en dicha ciudad argentina se desempeñó como chofer de buses (colectivos como le llaman allá) en el transporte de trabajadores petroleros, donde era muy querido y dejó muy grandes amigos. Hace 5 años era parte de la dotación de conductores de la empresa Bus Sur.

Oscar Henríquez, su fiel compañero de ruta, con quien hacía dupla en cada viaje, admite que “Omar conocía muy bien la ruta a Río Grande, cada bache, como si tuviera una brújula”. Asimismo, solía coordinar la salida y llegada del ferri en la Primera Angostura, al igual que su arribo a cada frontera, para facilitar los trámites migratorios de sus pasajeros.

Su madre subraya que “era amigo de todos, tenía un millón de  amigos”. Era muy apreciado en la frontera, prueba de ello que ayer los padres recibieron las condolencias de una comitiva de oficiales de la que presta funciones en el Paso San Sebastián. Igual se esperaba la presencia de funcionarios de Aduanas y el Sag, con todos los cuales se relacionó estrechamente en cada viaje.

Era una persona con un sentido de solidaridad y generosidad a toda prueba. Cada vez que le pedían un favor no dudaba en hacerlo. Esto último lo pudimos palpar ayer cuando una mujer llegó hasta el velorio para saludar, conocer y agradecer a la mamá, luego de que el chofer le comprara un medicamento en Río Grande, lamentando que no haya alcanzado a hacerle la transferencia del dinero.

Sobreviven a Omar sus hermanos Elvis, Agostina y Jasna, su esposa Jocelyn Díaz y sus hijos Cali Serrano y Franco Díaz.

Sus funerales tendrán lugar hoy viernes, a las 13,30 horas, y luego de un responso en el templo Fátima, los restos serán ingresados al Cementerio Municipal, donde tendrá lugar el proceso de cremación.