Necrológicas

Cuando acecha la maldad

Domingo 25 de Febrero del 2024

Compartir esta noticia
184
Visitas

Por Guillermo Muñoz Mieres,
periodista

 

 

Argentina, 2023

Director: Demián Rugna

Protagonistas: Ezequiel Rodríguez, Demián Salomón

En salas de cine de Punta Arenas y Natales

Así como se le anuncia a sus propios personajes, pocas horas de vida le debe quedar a esta película en las salas de cine de Punta Arenas y Natales. Llegó casi inadvertida a la cartelera local,  pero fue creciendo en público, porque se fue corriendo el rumor sobre una película argentina de terror “que el trabajo lo hace bien” y su  afiche de promoción, que no es ninguna maravilla comparada con el de otras películas del género,  recalca el rojo, la silueta de una mujer con un hacha y advierte que es de 18 años para arriba porque la  cosa va en serio.

“Cuando acecha la maldad” transcurre en la Argentina rural donde, si no fuera porque aparecen vehículos y celulares, sería difícil afirmar que la historia es de este siglo y en ese territorio los hermanos Pedro y Jaime descubren, primero, el cuerpo destrozado de un afuerino y, luego,  en una casona vieja y precaria el cuerpo mórbido y putrefacto, pero aún vivo, de un trabajador de la estancia. Para los hermanos  se trata de un “embichado”, forma de nombrar  según la superstición local al cuerpo que se ha convertido en refugio de la maldad, una especie de demonio como en “El Exorcista” (1973) que  advierte, amenaza y predice lo que vendrá.  No se le puede matar a quemarropa, para ello hay métodos y conductos regulares que de no cumplirse desatan y arrastra la tragedia sin miramientos, aunque queda claro que este mal tiene cierta debilidad por los niños. 

Como buena película de terror, estos errores se cometen y, mientras Pedro y Jaime huyen para salvar a los suyos, la tragedia se desata al punto que uno llega a dudar si no es la torpeza y paranoia de los hermanos la que termina provocando todo. 

 “Cuando acecha la maldad” es una película algo inusual en las películas del terror que suelen llegar a la cartelera local, por ser argentina, combinar algo de los relatos de terror rurales del escritor Stephen King, quizás ser una metáfora de la paranoia sobre el coronavirus desde sus primera irrupción; y construir imágenes y escenas en torno al “gore”, estilo visual y subgénero del terror donde el exceso de sangre, vísceras y desgarramiento de la carne dejan de ser sustantivo para convertirse en verbo.

 De esas, la imagen del cuerpo mórbido y carcomido por la gangrena impregna toda la película y rememora al obeso asesinado de “Los 7 pecados capitales” (1995), pero también una versión oscura del profesor obeso que interpreta Brendan Fraser en “La Ballena” (2022). Y la  primera secuencia, desde el descubrimiento hasta el plan de traslado del cuerpo puede ser lo más notable de la película, para luego desplegar otros momentos y personajes, como la tensión en medio de la discusión familiar con un perro que observa y no levanta sospechas; el hijo autista postrado que Pedro decide rescatar; y las mujeres, una anciana y otra más joven, que conocen la maldición, pero parece que en el mundo rural poco importan sus aportes y advertencias.

“Cuando acecha la maldad” se construye sobre un guión un tanto débil en cuanto a sus personajes, pero que, al final, apenas importa porque lo esencial es una cosa: que cuando al mal no se le respeta, no hay mono que quede parado.