Necrológicas

Inversión de la Epa y del Estado en el puerto de Punta Arenas y el desarrollo turístico

Por Emilio Boccazzi Campos Lunes 26 de Febrero del 2024

Compartir esta noticia
95
Visitas

Leyendo las páginas del diario El Magallanes de ayer domingo 25 de febrero, he visto con alegría pero también con desconfianza e incredulidad el nuevo anuncio de la Empresa Portuaria Austral (Epa) respecto de que se efectuarán inversiones importantes en el muelle Prat esencialmente. Mi alegría es natural para cualquier puntarenense que ve cómo pasan las oportunidades delante de nuestros ojos (cada vez más pasajeros y cruceros) y se aprovechan mínimamente o no como pudiéramos y debiéramos.

El creciente interés, que se recupera tras el intervalo de la pandemia, por recorrer la tranquilidad y magnificencia de los canales australes y, recorrer las costas pacíficas y atlánticas del cono sur, tiene como pasada natural a la ciudad más antigua e importante de la Patagonia Austral, como lo es Punta Arenas. Por ello, genera alegría el que se anuncien inversiones importantes y cuantiosas, básicamente en generar más frente de atraque a nuestro viejo pero rendidor muelle Arturo Prat (data desde 1920, es decir tiene más de 100 años).

Los gringos tienen una frase que es aplicada con mayor frecuencia dentro de la “city”, del espacio urbano, como es “no parking, no business”. Tiene mayor relación con los centros comerciales (hoy malls) y señala que si no tienes estacionamientos, aparcaderos no tendrás o no habrá negocio. En una escala de ciudad puerto como lo es la Perla del Estrecho, el no tener muelles y frentes de atraque en cantidad y extensión, hace que la ciudad pierda oportunidades de negocios. Cada buque a la gira, tiene que recurrir a operaciones de botes especiales, para hacer descender a los pasajeros. Si aplicas condiciones climáticas no tan benignas, pasajeros en su mayoría adultos mayores y sumas el tiempo perdido en tal operación, tendrá como resultado que muchos pasajeros optan o por no bajar, o los minutos que tienen en la ciudad se disminuyen notablemente, perdiendo con ello el pasajero en una experiencia menos y, la ciudad, para poder eventualmente cautivar y expender al pasajero algún servicio, alimento especial o el recuerdo o “souvenir” que tan bien le viene a los artesanos y pequeños comercios.

Por ello, el que se anuncie la terminación de un proyecto de extensión del muelle Prat, por litigio con el anterior contratista, es bueno pero sólo viene a nivelar y recuperar una oferta necesaria y urgente de prestar. Los barcos de crucero, han aumentado notablemente sus capacidades, esencialmente la eslora o largo, por las necesarias economías de escala de la industria. Por ello el extender el Puerto es INDISPENSABLE Y URGENTE. En esto, a pesar de que la Epa es una Empresa del Estado, debe involucrarse fuertemente el gobierno a través de sus diversas formas y el gobierno regional, mal que mal se aspira a que los Gore sean cada vez más autónomos del gobierno central y del Estado centralizado (y tienen cada vez más recursos).

Ahora respecto del anuncio de construir un nuevo y adecuado terminal de pasajeros, la noticia que ojalá se concrete (no como varios anuncios anteriores en la misma empresa) no puede sino, ser adecuada y viene a dar soporte y prestancia a la llegada de pasajeros, aunque sea por escasas horas a la comuna o región (algunos pasajeros van a otras comunas y algunos incluso raudamente a la Antártica en vuelos “express” dependiendo de las condiciones climáticas). Dicho terminal de pasajeros, que se plantea en temporada baja sirva o complemente al equipamiento de la ciudad, es muy pero muy importante.

El complemento que debe efectuar la ciudad y sus fuerzas vivas (comercio, servicios y organizaciones culturales y artísticas, emprendedores), es activarse, pues las oportunidades pasan y, no serán eternas si las otras ciudades participantes del circuito de cruceros se activan aún más y en un futuro, nos omiten o nuestras recaladas disminuyen notablemente. Aquí el rol del municipio local es vital, para articular al tejido social y productivo de la comuna. Escudarnos en la legislación laboral y en sus rigideces será como echarle la culpa al empedrado (de la Plaza).