Necrológicas

Lo bueno, lo malo y lo ordinario del Festival de Viña del Mar 2024

Domingo 3 de Marzo del 2024

Compartir esta noticia
7,414
Visitas
  • La presentación de Andrea Bocelli y la consagración de Luis Slimming como el nuevo rey
    del “chiste corto” fueron las notas más altas de este festival. La animación de Francisco “Pancho”
    Saavedra y la rutina de Javiera Contador se anotan como lo más deficiente del evento viñamarino.

 

Marcos Sepúlveda Loyola

 

Se acabó el Festival de Viña del Mar y llegó la hora de analizar de punta a cabo el evento viñamarino que cada última semana de febrero concentra la atención noticiosa de los chilenos y aporta seis noches de glamour, cahuín y uno que otro chascarro. La versión 2024 es la última organizada por Televisión Nacional y Canal 13, la señal pública al parecer no está interesada en adjudicarse la nueva licitación, mientras que el ex canal del angelito anda coqueteando con Mega y Chilevisión para realizar la versión 2025.

La versión sesentaitresava promedió 23 puntos de audiencia. Sergio Freire con un promedio de 41,0 y un peak de 43,6, se convirtió en el artista que más alto rating alcanzó el evento viñamarino. La noche menos vista fue en la que se presentó Mora, Lucho Miranda y la brasileña Anitta.

En general, los bloques de humor fueron los que mayor rating obtuvieron en cada jornada, a excepción del lunes, cuando Andrea Bocelli se alzó como lo más visto.

Organizar Viña 2024 fue un parto que comenzó con el cuestionamiento por parte del sociólogo Alberto Mayol de invitar al mexicano Peso Pluma a la Quinta Vergara, por promover la “cultura narco”, en donde el directorio de TVN intentó presionar a la organización festivalera para bajar al mexicano, negociación que fracasó, finalmente fue el propio “Peso Pluma” quien a cuatro día de iniciar el evento se bajó de Viña 2024 y de todos sus eventos en el cono sur. Mientras corría esta polémica la ciudad jardín sufría el peor incendio forestal de su historia, el que dejó más de 130 fallecidos y puso en tela de juicio el evento musical, el cual tuvo que agregar un componente solidario.

Bocelli: un inolvidable

Andrea Bocelli, uno de los tenores más importantes del mundo, rompió varios récord arriba del escenario de la Quinta Vergara: Recibió la primera gaviota de plata y oro con sistema braille; montó la orquesta más grande de la historia del festival, subió a 114 músicos de la Orquesta Sinfónica de Santiago y obtuvo un récord de audiencia de 35,4 puntos de rating.

La Quinta Vergara se transformó en un teatro de Opera. La atención y el silencio del público fue lo que más llamó la atención. En el palco las personas mayores miraban emocionados al exponente italiano. Mientras que, en la galería, en donde en su mayoría iban por el grupo argentino Miranda, quedaron absortos ante el show. Sólo había ruido para el aplauso y la ovación generalizada de la gente ante lo que veían.

Slimming el nuevo rey
del “chiste corto”

Con una presentación ágil, chistes sencillos y cotidianos, Luis Slimming cautivó al público en la tercera noche de festival consagrándose como el nuevo rey del “chiste corto”.

Tras lo ocurrido en la noche anterior donde el monstruo se devoró a Javiera Contador y las pifias que recibió Slimming en Chile Chico, las miradas estaban puestas en si iba a salir airoso de la situación. “Don comedia”, como se apoda, a los tres minutos de estar arriba del escenario ya tenía al monstruo en el bolsillo y logró sacar carcajadas con sus chistes sobre la contingencia.  Promedió 37,9 puntos de rating, hasta las 1 de la madrugada, lo más visto de la jornada, con un peak de 40, a las 0:01.

Pancho Saavedra
quedó al debe

El carismático animador de Canal 13, Francisco “Pancho” Saavedra ha hecho de todo en televisión. Fue hipnotizado por Toni Kamo, condujo programas faranduleros, es famoso por su comercial para un supermercado, ha recorrido los puntos más recónditos del país con su programa lugares que hablan. Todo lo anterior tiene un punto en común: Espontaneidad y cercanía con la gente. Dos cosas que no logró transmitir a las personas que seguían el evento por televisión. Se le observó muy medido, no utilizó su risa característica ni logró empoderarse del escenario.

La incomodidad de Andrea Bocelli, la pifiadera a Javiera Contador y la tensa interacción con Anitta fueron las situaciones que provocaron el estallido de las redes sociales, quienes comenzaron a recordar a Antonio Vodanovic y Sergio Lagos. Vodanovic al ser consultado contestó que “siempre la primera experiencia es difícil, yo estuve 28 años (…) terminé siendo dueño de casa”. Mientras que, Lagos habló de lo difícil que es manejar el escenario y de la importancia de los equipos.

La Noche Cero: oda
a la ordinariez

Desde la versión 2011 la gala del festival se ha vuelto uno de los eventos más comentados por los canales de televisión, quienes al otro día despedazan los atuendos con los que van las celebridades criollas al evento que da el puntapié inicial al Festival. A diferencia de otras alfombras rojas en donde desfilaron grandes celebridades de la música, en la alfombra viñamarina lo que menos abundan son los artistas invitados al certamen.

El año pasado la organización decidió darle un giro y montaron un cuento con la sustentabilidad, varias figuras de la farándula aparecieron con vestidos reciclados y otros artefactos. Tras los incendios forestales, la Municipalidad de Viña del Mar canceló el evento y los canales oficiales transmitieron un programa satelital en donde poco y nada se habló del evento, sino que se dio espacio a figuras como Daniela Aránguiz, quien ocupó la tribuna para despedazar a su ex marido, el futbolista Jorge Valdivia; también salió al baile una supuesta noche de pasión vivida entre el cantante mexicano Carlos Rivera y el animador de Canal 13 Nacho Gutiérrez.

Pendientes

La organización de este año quedó al debe en incluir un mayor número de artistas nacionales, en esta versión sólo se presentaron dos chilenos; revalorizar la competencia folclórica e internacional, de la cual casi nada se habló y que desde hace más de 20 años los ganadores no logran alcanzar los primeros puestos en las radios o Spotify.