Necrológicas
Tribunal de la Libre Competencia

Copesa demanda a Google en el TDLC por abuso de posición cuasi monopólica

Sábado 9 de Marzo del 2024

Compartir esta noticia
143
Visitas

Una demanda contra Google presentó Copesa S.A., empresa editora de La Tercera, a comienzos de marzo en el Tribunal de la Libre Competencia (TDLC) por abuso de posición cuasi monopólica. El organismo declaró por interpuesta la acción y dio traslado a la demandada.

“La acción que se interpone tiene por objeto solicitar que el H. Tribunal declare que Google ha infringido el Decreto Ley N°211, al abusar de su posición cuasi monopólica en los mercados de búsquedas y de publicidad asociada a las búsquedas, ejecutando prácticas anticompetitivas explotativas, exclusorias y de competencia desleal en los mercados de publicación de diarios/noticias en línea y prácticas anticompetitivas explotativas, exclusorias y de competencia desleal en los mercados de tecnología de publicidad”, resume la demanda.

La compañía chilena pide al tribunal que, además de declarar que Google ha infringido las normas de la libre competencia, “debe abstenerse, en el futuro, de ejecutar las conductas anticompetitivas descritas en la demanda, así como cualquier otra que tenga por objeto o efecto impedir, entorpecer o restringir la participación de los medios de prensa de Copesa en el mercado de publicación de diarios/noticas en línea en Chile; que impliquen una reducción anticompetitiva de los ingresos de los medios de prensa en línea de Copesa; o que resulten en otra desventaja competitiva que perjudique a nuestra representada”.

Finalmente, Copesa pide que se sancione a Google imponiéndole a una multa a beneficio fiscal de sesenta mil Unidades Tributarias Anuales (unos $46.650 millones o US$48,5 millones al tipo de cambio actual), o aquella otra suma que el Tribunal estime procedente conforme a derecho y al mérito del proceso.

El escrito de 180 páginas está patrocinado por los abogados Ximena Rojas y Fernando Araya y está dirigida contra Google y su matriz Alphabet, representadas por su director ejecutivo, Sundar Pichai, todos domiciliados en el Estado de California, Estados Unidos. Copesa está representada por su gerente general, Eugenio Chahuán.

Chaguán: “Objetivo principal es darle sustentabilidad de los medios del país”

Sobre la acción emprendida por Copesa, el gerente general de la compañía, Eugenio Chahuán, señala que “en línea con lo que han realizado algunos de los principales medios de comunicación online del mundo, tomamos esta decisión con el objetivo principal de darle sustentabilidad de largo plazo a toda la actividad de medios del país”. Con esto, la firma chilena se transforma en la primera en América Latina en presentar este tipo de acción legal.

La acción presentada por Copesa señala que “en el mercado de publicación de diarios/noticias en línea, Google ha abusado de su calidad de “gatekeeper” –otorgada por la posición cuasi monopólica de su buscador y agregador de noticias y su consecuente indispensabilidad como fuente de tráfico a los sitios de noticas de Copesa y otros medios en línea–, haciendo pagar a estos un precio exorbitante por dicho tráfico: el uso sin licencia del contenido producido por esos medios, extrayendo rentas supra normales, aumentando el costo del tráfico referido a los sitios de noticas en línea de Copesa y reduciendo la calidad del servicio de tráfico de referencia.”

De hecho, la firma muestra que en el año 2023, en Chile el negocio de la publicidad digital en línea ascendió a alrededor de $498.230 millones, lo que representa un incremento de más de 600% desde el año 2014. Pero, a pesar de estas cifras, y “de la oportunidad para los medios de Copesa y otros medios de producir más contenido de noticias en línea y, por esa vía, obtener ingresos para financiar dicho negocio, la realidad es que esos medios están siendo privados de ingresos vitales para seguir produciendo los contenidos que publican en línea”.

El documento presentado ante el TDLC sostiene que este escenario de menores ingresos para los medios de Copesa y otros “no se debe a que los lectores demanden una menor cantidad de las noticias en línea que producen los medios de Copesa y otros medios. Al contrario, un número creciente de lectores chilenos lee las noticias en línea, y el gasto en avisaje en línea dirigido a esos lectores digitales se ha incrementado de manera exponencial. Dicha situación es, más bien, el resultado directo de un plan deliberado y calculado de la demandada, Google, para apropiarse de ese contenido y del gasto publicitario asociado, abusando de su cuasi monopolio en el mercado de búsquedas en línea. Google es –y ha sido por décadas— indiscutiblemente, una de las plataformas digitales más importantes a nivel mundial”.

Ecosistema de
Google “sin clics”

De acuerdo a un comunicado de Copesa, “estas prácticas anticompetitivas de Google, además de socavar los ingresos por venta de publicidad digital de los medios de Copesa y otros medios, generan un círculo virtuoso para el negocio de Google, empresa que mantiene y fortalece su cuasi monopolio en el mercado de las búsquedas, maximizando la atención de los lectores en su plataforma, creando un mundo “sin clics”, en que los lectores consumen noticias directamente en la página de resultados de Google sin hacer clic en los enlaces de los sitios web de los medios de prensa que generan esas noticias.

Este escenario implica que los lectores pasan más tiempo en el ecosistema de Google, a costa de Copesa y otros generadores de contenidos, proporcionándole a la firma estadounidense más datos y a realizar más búsquedas “siendo expuestos a la publicidad dirigida que aparece en las búsquedas de Google, mayor fuente de ingresos de dicha compañía en Chile y el mundo”. Estos ingresos equivalen a cerca de 60% de los ingresos totales de Google.

En este contexto, la demanda presentada por Copesa pide al TDLC que “examine dichas conductas de forma holística, teniendo a la vista la transformación de Google en un ecosistema en las últimas dos décadas y considerando la íntima interrelación entre los distintos mercados involucrados y el apalancamiento del poder que Google consigue a partir de unos para extenderlo hacia otros de esos mercados”.

Otros casos de demandas a Google en el mundo

La acción presentada por Copesa se suma a varias demandas de este tipo presentada en diferentes países del mundo.

En Estados Unidos, el Departamento de Justicia presentó una demanda contra Google en 2020, en la que acusó a la compañía de abusar ilegalmente de su dominio en la búsqueda en Internet en formas que perjudican a los competidores y a los consumidores. El gobierno estadounidense sostiene que Google protege ilegalmente su posición dominante en el mercado de la búsqueda y la publicidad con los acuerdos que ha hecho con empresas como Apple. Google paga a Apple miles de millones de dólares al año para que su motor de búsqueda sea la opción por defecto en los iPhones y otros dispositivos. Además, en esa demanda se cuestiona los contratos que Google tiene con los fabricantes de teléfonos inteligentes que utilizan el sistema operativo Android de Google, exigiéndoles que instalen su motor de búsqueda como opción predeterminada.

En ese mismo país, la empresa Gannett, que es la firma editora del periódico de circulación nacional USA Today, también demandó a Google, señalando que el dominio de la tecnológica en la industria de la publicidad en línea se ha producido “a expensas de los editores, los lectores y todos los demás” y que “la publicidad digital es el alma de la economía online. Sin una competencia libre y justa por el espacio publicitario digital, los editores no pueden invertir en sus redacciones”.

Otros casos de demandas de medios contra Google se han producido en Canadá, Reino Unido, Francia, entre otros. Todos señalando la posición dominante que tiene Google y el impacto sobre la industria. Además, una acción en Países Bajos sumó a 32 grupos editoriales de Europa acusan a Google de un comportamiento contrario a la libre competencia. Reclaman una indemnización conjunta que supera los 2.100 millones de euros.

La Tercera