Necrológicas
En Puerto Williams

Niños del jardín infantil “Tánana” exploraron y aprendieron a cuidar parte de su huerto

Jueves 28 de Marzo del 2024

Compartir esta noticia
51
Visitas
  • Equipados con lupas, pipetas, goteros, pinzas y un microscopio digital, los pequeños aventureros se sumergieron en el fascinante mundo de la botánica y la observación microscópica.

Los niños del grupo mixto del jardín infantil “Tánana” de Puerto Williams participaron con entusiasmo en una enriquecedora actividad diseñada para explorar y cuidar una parte de su huerto. Equipados con lupas, pipetas, goteros, pinzas y un microscopio digital, los pequeños aventureros se sumergieron en el fascinante mundo de la botánica y la observación microscópica.

La educadora del jardín de Puerto Williams, Natalia Valderas, destacó que el enfoque del establecimiento es tanto artístico como científico. En consonancia con esta filosofía, todas las actividades pedagógicas están diseñadas para fomentar la curiosidad científica y la expresión artística entre los niños.

El año pasado, el grupo de nivel medio mixto se embarcó en la aventura de crear un huerto. Durante el verano, el equipo dedicó tiempo y esfuerzo a cuidar de estas plantas, incluso durante las vacaciones. 

Al regresar, se llevó a cabo la actividad que permitió a los niños observar cómo habían crecido las plantas durante su ausencia. Además, recibieron instrucciones sobre cómo seguir cuidándolas adecuadamente. Los niños, con edades comprendidas entre los dos y los cuatro años, no sólo disfrutaron enormemente de la actividad, sino que también aprendieron valiosas lecciones científicas y adquirieron habilidades prácticas utilizando los diversos implementos de jardinería y observación.

El jardín cuenta con una matrícula total de 23 niños y fueron 15 los que participaron activamente en esta actividad, mostrando un vivo interés en el mundo natural que los rodea.

El proyecto del huerto surgió como resultado de una colaboración con la Escuela de Puerto Toro el año pasado. La educadora del jardín de Puerto Williams explicó que desde hace tiempo habían deseado implementar un invernadero, y con la colaboración de la escuela de Puerto Toro se proporcionó el impulso necesario. 

La creación de este jardín infantil fue una respuesta a la necesidad de contar con más centros educativos en la zona, ya que, hasta entonces, sólo había dos disponibles en Puerto Williams: uno privado, destinado a familias militares, y otro público administrado por la Junji. Este último no daba abasto por la creciente población infantil de la región, lo que evidenciaba la necesidad de ampliar la oferta educativa en la comunidad.