Necrológicas

– Juan Antonio Bustamante López

– Nancy Miranda Lagos

Hidrógeno verde y créditos internacionales

Por La Prensa Austral Miércoles 17 de Abril del 2024

Compartir esta noticia
71
Visitas

La solicitud de créditos a la banca internacional por mil millones de dólares, respaldada por el Estado, para impulsar la industria del hidrógeno verde en nuestra región generó al interior del Consejo Regional un intenso debate sobre la priorización de inversiones estatales. Mientras algunos aplauden esta iniciativa como un paso hacia un futuro más sostenible y energéticamente independiente, otros cuestionan por qué no se destinan sumas similares de dinero a problemas más urgentes, como la falta de soluciones habitacionales.

Es innegable que el hidrógeno verde representa una oportunidad única para diversificar nuestra matriz energética, reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles y contribuir a la lucha contra el cambio climático. Además, su potencial para generar empleo y fomentar la innovación tecnológica lo convierte en un sector estratégico para el desarrollo económico de nuestra región.

Sin embargo, es comprensible que surjan interrogantes sobre la asignación de recursos en un momento en que muchas familias enfrentan dificultades para acceder a una vivienda digna. La falta de soluciones habitacionales adecuadas es un problema acuciante que afecta a miles de personas en nuestra comunidad y que requiere una respuesta urgente por parte del Estado.

Entonces, ¿por qué invertir en el hidrógeno verde y no en soluciones habitacionales? La respuesta no es necesariamente una elección entre uno u otro, sino más bien una cuestión de prioridades y estrategia a largo plazo. Si bien es fundamental abordar las necesidades básicas de vivienda de nuestra población, también debemos invertir en sectores que impulsen el crecimiento económico y la sustentabilidad a largo plazo.

Es importante destacar que la inversión en el hidrógeno verde no excluye la posibilidad de financiar programas de vivienda social. De hecho, una política integral de desarrollo regional debería contemplar ambas áreas y buscar un equilibrio entre las necesidades inmediatas y las oportunidades futuras.