Necrológicas

– Juan Antonio Bustamante López

– Nancy Miranda Lagos

Dispar reacción en los partidos políticos a nivel local generó la propuesta de fin de la Ley Seca electoral

Jueves 18 de Abril del 2024

Compartir esta noticia
28
Visitas

La prohibición de vender alcohol durante la jornada electoral, podría ser cosa del pasado si es que el Congreso Nacional aprueba la reforma electoral propuesta por el gobierno de Gabriel Boric que permitirá votar en dos días para las elecciones regionales y municipales de octubre, en la cual incluyeron el terminó de la Ley Seca.  

La propuesta tuvo una amplia acogida en el Partido Comunista hasta la Democracia Cristiana. El presidente del Partido Comunista magallánico y candidato a alcalde a las primarias de Punta Arenas, Dalivor Eterovic, indicó que “nos parece oportuno (…) se debe avanzar a procesos eleccionarios modernos y compatibles con la vida cotidiana”. 

“Es una decisión relevante en términos de libertades individuales y democracia participativa. Esta medida representa un paso hacia una mayor flexibilidad”, agregó el presidente de Convergencia Social, Jonathan Cárcamo. Para el timonel Radical, Rodolfo Cárdenas, el posible fin de la Ley Seca, no representará un problema, ya que “Chile tiene una cultura de responsabilidad cívica”. “Es bueno para el comercio”, reforzó. 

La dirigenta democratacristiana, Gloria Chodil, consideró que es una medida retrógrada y que no cumple a cabalidad, ya que “la gente compra el trago el día anterior”.

Tradición y orden 

En la derecha magallánica no ven con buenos ojos el terminar con la Ley Seca electoral. El presidente regional de Evópoli, Ricardo Hernández, quien se considera un defensor de la libertad individual, opina que en momentos críticos como un acto eleccionario es “necesario este tipo de restricciones para garantizar el orden de la jornada electoral”. 

Por su parte, el representante de Republicanos, Javier Romero, defiende que “es una institución y funciona y estamos acostumbrados (…) es cosa de tradición”. Romero es un ferviente opositor a la reforma electoral propuesta por Boric, no sólo por el fin de la Ley Seca, sino por la realización de las próximas elecciones en dos días.