Necrológicas
Presenta “Cárceles de fuego” su último libro

Mónica Augusta Arteaga: una vida de experiencias y escritura

Domingo 19 de Mayo del 2024

Compartir esta noticia
120
Visitas
  • “Las letras son el alma de la comunicación humana. Escribir es más que una pasión; es una forma de vida”, destaca.

 

 

Joaquín Argel Barrientos

 

En una íntima conversación, la escritora Mónica Augusta Arteaga nos abre las puertas de su historia, una travesía marcada por la búsqueda del conocimiento, la pasión por las letras y el compromiso con las terapias alternativas. Nacida en Santiago en 1955, Arteaga ha forjado un camino multifacético que la ha llevado desde las aulas de Argentina hasta los rincones de la Patagonia, dejando una huella imborrable en cada paso que da.

Su travesía académica comenzó en Argentina y culminó en la Universidad Austral de Chile en Valdivia, donde se graduó en filosofía y letras. Desde sus primeros años como estudiante, Mónica Arteaga demostró un gran interés por el conocimiento, un rasgo que le ha acompañado a lo largo de toda su vida.

“La parte cognitiva es importante. Los conocimientos no son empíricos solamente; la experiencia es fundamental para comprender la complejidad de la vida”, expresa.

Con esa convicción, la escritora asume diversos roles en el ámbito educativo, desde ser directora de escuela en Cerro Sombrero hasta profesora de filosofía y castellano en Punta Arenas. Sin embargo, su camino dio un giro inesperado cuando, en Buenos Aires, se sumergió en el estudio de terapias alternativas y neurociencias.

“Me enamoré de escribir”, confiesa Arteaga. “Las letras son el alma de la comunicación humana. Escribir es más que una pasión; es una forma de vida”.

Su último proyecto literario, “Cárceles de Fuego”, combina elementos de ciencia ficción con relatos basados en hechos históricos, explorando las profundidades de la psique humana y la complejidad del destino.

“¿Hasta dónde llega la maldad del hombre?”, se pregunta Mónica Arteaga. “La vida está llena de preguntas sin respuesta, de historias por contar. Es nuestra labor como escritores, como seres humanos, explorar esos misterios y encontrar el significado en ellos”.

Con su obra en proceso de edición y el interés de productores cinematográficos, el legado de Mónica Augusta Arteaga continúa creciendo, trascendiendo fronteras y generaciones. Su voz, lúcida y apasionada, recuerda que en cada palabra escrita y en cada historia contada, reside el poder de transformar el mundo.

“Este libro es una fusión de historia y fantasía”, explicó. “Me inspiré en hechos reales para crear una trama que desafía la imaginación y cuestiona los límites de lo posible”.

La historia se desarrolla en la remota localidad de Ushuaia a principios del siglo XX, donde una oscura prisión es el escenario de intrigas y tragedias. Basándose en eventos históricos, Mónica Arteaga teje una trama fascinante que explora la psicología de las personas y las fuerzas que moldean sus destinos.

“Quise explorar la dualidad del ser humano. En este entorno opresivo, los personajes se enfrentan a sus demonios internos y descubren verdades inquietantes sobre sí mismos y los demás”, sostuvo.

Uno de los aspectos que más sobresalen de la novela es su enfoque en la naturaleza humana y el concepto del bien y el mal. A través de personajes complejos y giros inesperados, la  escritora desafía a sus lectores a reflexionar sobre la moralidad y el libre albedrío.

“En este libro, exploramos las sombras de la mente humana y las decisiones que nos definen como individuos”.

La autora anhela que su obra “Cárceles de fuego” encuentre su camino en las pantallas del cine nacional. Con una trama que combina historia y ficción,  podría ser una película que prometa ser una experiencia impactante y reflexiva para el público.