Necrológicas

 – Alejandra Marzi Aravena

Mes del Mar, hacia el más austral

Por Alfredo Soto Martes 21 de Mayo del 2024
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
40
Visitas

Ya llevamos varios días trabajando con los colegios e instituciones que persiguen el “Sello Antártico” tanto educacional como institucional, en la que previamente al ingreso del mes de mayo, Mes del Mar en nuestro país, ya dábamos las orientaciones y directrices para concentrar todos los ejercicios y propuestas de trabajo por parte de profesores y profesoras en conjunto con sus alumnos y en algunos casos con apoderados de establecimientos, no sólo de nuestro país, sino también acompañando a establecimientos extranjeros que han encontrado en esta iniciativa un “mundo” de expresiones didácticas que fortalecen el conocimiento de nuestro planeta, sus comportamientos, sus debilidades y también desafíos de las comunidades por la preservación de su ambiente, aunque sea desde su sala de clases. Nuestro país reconocido como un país marítimo, en nuestro caso enfocamos nuestra mirada hacia el océano Austral, que tiene mucho que mostrarnos y enseñarnos.

El océano Austral es aquella región oceánica que rodea y aísla parcialmente al continente antártico de las cálidas aguas subtropicales, aunque estas últimas insistan en invadir sus costas. Los intensos vientos del oeste, de los cuales somos testigos en carne propia, elevan las aguas profundas y densas hacia el sur, las empujan con sus embates fortalecidos en velocidad y contundencia en esta parte del planeta, esta acción de la atmósfera, provoca en la zona del océano Austral dos principales acciones. Por un lado provoca la formación de la corriente Circumpolar Antártica (ACC), considerada la corriente más intensa, larga y profunda del planeta, que fluye hacia el este y conecta las tres principales cuencas oceánicas que son el océano Pacífico, océano Atlántico y océano Indico, contribuyendo así a la formación de un mecanismo denominado cinta transportadora oceánica global. Por otra parte, permite la interacción directa entre la atmósfera y las aguas profundas, regulando el intercambio de masa, calor, sal, carbono, oxígeno y otras propiedades entre las capas inferiores y superiores del océano global, esto es algo así como que en esta parte del planeta todo se recicla para dejar las aguas oceánicas que recorren al planeta, más oxigenadas de lo que estaban, más frías por circular alrededor de la Antártica (lugar más frío del planeta) y en mayor cantidad de nutrientes para efectos de la alimentación de la biodiversidad existente en los mares y océanos.

En estos momentos el océano Austral en latitudes más cercanas al mismo continente comienza a congelarse producto del intenso frío, formando así el hielo marino, el mismo que en estas dos últimas temporadas ha dado señales de pérdidas significativas que tiene atentos a los investigadores y científicos. En cambio en verano, una de las consecuencias del proceso de subducción de las corrientes marinas, es la liberación de calor atmosférico hacia el interior del Océano, lo que equilibra el calor perdido hacia la atmósfera en latitudes más bajas. Se ha estimado que el océano Austral es responsable de absorber aproximadamente el 75% de calor antropogénico desde el periodo preindustrial, actuando por tanto como un regulador muy eficiente del calentamiento global. Por otro lado, la subducción de aguas ligeras compensa el transporte hacia el sur de las masas de agua profundas (relativamente cálidas y saladas) originadas en el océano Atlántico Norte. Cuando estas aguas septentrionales (las del Norte) llegan al océano Austral, el intenso afloramiento las lleva hacia las capas superficiales. Una de las consecuencias es la fusión del hielo de la plataforma Antártica, causando la formación de polinias costeras, es decir, regiones libres de hielo donde se produce la formación de aguas profundas y así la disminución del espesor del hielo de la plataforma. En palabras simples todo estos procesos nos permite comprender de la importancia del océano Austral, que lo convierten en un importante regulador del clima…se imaginan el esfuerzo que está haciendo en nuestros tiempos en donde el desequilibrio lo tenemos justamente en el clima planetario.