Necrológicas
  • Mario Manuel Varillas Cusevich
  • Yolanda Andrade Barría
  • Ramiro Lai Caipillán
  • Henry Mansilla Santander
  • Jorge Eugenio Millapinda
  • Mirna Alvarado Saldivia

Florence Stuart, apasionada por el básquetbol y el Comercial

Por La Prensa Austral Domingo 4 de Octubre del 2020

Compartir esta noticia
31
Visitas

El básquetbol ha tenido en el tiempo grandes dirigentes, entrenadores y jugadores, donde las damas igual han tenido un espacio importante en la historia regional de este deporte.

Una de ellas fue Florence Stuart Hyslop, quien gran parte de su vida estuvo ligada al Instituto Superior de Comercio, o Liceo Comercial como lo conocemos en la actualidad, siendo por cerca de 50 años educadora en el ramo de inglés pero paralelamente aportando a otra de las pasiones de su vida como fue el básquetbol, en ambos casos -como decía ella- por vocación ya que no poseía el título de profesora.

“Miss Stuart”, como la llamaban siempre sus alumnos, se consideraba regionalista acérrima y con pasión por los deportes y en especial el básquetbol.

En una entrevista que extractamos de nuestros archivos realizada a comienzos de los ‘80, señalaba que “verdaderamente he sido siempre gran deportista. Solamente la natación no ha comulgado conmigo. Practiqué con entusiasmo equitación; jugué al tenis con las mejores raquetas de los años ’40; incursioné en los campos de golf y he alternado asiduamente con la pasión de mi vida: el básquetbol. Como dirigente, delegada o impulsora de las actividades femeninas en el baloncesto regional”.

En el transcurso de su vida también trató de incursionar en la política, presentándose como candidata a regidora (actual concejal), cargo que en esa época era sin remuneración, “pero no saqué muchos votos que digamos porque siempre dije que como edil cerraría muchas cantinas…”.

UNIDAD AL COMERCIAL

A comienzos de la década de los ‘40 aparece en su vida el Instituto Comercial y se convierte en socia fundadora del Club Deportivo Instituto Comercial. “Corría 1941, cuando íbamos hasta el Club Andino a pie porque por esos años no existían otros medios y lo más cómodo es caminar, respirar aire puro, aire de montaña”.

Como en muchas instituciones deportivas, existen clubes que se identifican con personas y personas que se identifican con los clubes. En el caso de Miss Stuart reunía ambos conceptos y para muchos en su época sin duda consideraban que el Comercial era la Miss Stuart.

Entre sus recuerdos deportivos destacaba los clásicos con Liceo y Sokol en los años de gloria en nuestro básquetbol, “cuando cada encuentro era una verdadera fiesta estudiantil” lo que añoraba porque vio como ese entusiasmo se fue perdiendo en el tiempo.

Eso significó que desapareciera la rama masculina y sólo se mantuvieran con las damas, en gran parte por el trabajo realizado por Miss Stuart, donde recuerda a Juanita Narcisi, Sarita Pizzulic, Anita Martinovic y Lindana Sánchez, quienes ayudaron a cimentar el básquetbol femenino local.

También estaba el Magallanes, club que sumó varios títulos con figuras de la talla de Haideé Martinic, Dora Barrientos, Nancy Formantel, Ibeth Khesler, María Carroza, Rosita Barrientos, Gloria Martinic, Irene Tapia, Enriqueta Miranda, Hilda Vera, Blanca Valdés, entre muchas otras.

DEPORTE ES
EDUCACION

Stuart señalaba que para ella el deporte es educación, “por lo menos así lo entiendo. Tenemos excelente capital humano y jugadoras para todas las divisiones”, destacando en ese tiempo que muchas de ellas salían del propio Comercial y también buscaban en otros establecimientos para incrementar las series menores.

Pero ya en esa época lamentaba la ausencia de la mayoría de los colegios locales, que nunca intentaron siquiera ingresar a la Asociación. Recordaba que antiguamente el entusiasmo por jugar nacía casi espontáneamente, especialmente en los colegios, “en el Comercial teníamos un profesor de historia que fue gran impulsor del baloncesto estudiantil: Jorge Molina. También estuvo Silvia Cabrera quien, junto con jugar, adiestró a muchas jugadoras”.

También en los ‘80 destacó Sixta Postigo, quien también fue jugadora y fue un valor importante en el desarrollo del básquetbol femenino en el Comercial.

Mezclando el básquetbol con sus labores académicas, Stuart recordó también a sus alumnos, “donde tuve buenos y menos buenos, varios de los cuales llegaron a ser ministros de estado, eximios artistas o gerentes de bancos. “Que satisfacción tremenda saber que jóvenes que se han esforzado han llegado a convertirse en brillantes ciudadanos. En mi vida de maestra he recibido numerosas satisfacciones y las de este tipo son las más importantes y me llenan de felicidad”.

Florencia Stuart amaba la vida y se consideraba una persona feliz. No cambiaba su época del vals por la “música estridente y confusa de los tiempos nuevos”.

JUVENTUD
DIFERENTE

Queriendo a sus alumnos no comprendías a la juventud, “es cierto, los tiempos cambian y no es lo mismo tener 15 años ahora que 15 en la década del ’40. Evidentemente, la juventud reacciona según el ambiente en que vive. En mis tiempos no había televisión, uno de los factores que ha influido en los jóvenes de hoy, y no se conocía, los ‘flippers’. Nuestra juventud era más sana, evidentemente”, no admitiendo que un niño de 15 años fumara en la vía pública, lo que consideraba una negligencia de los padres.

“Me gusta la música, las obras de teatro y mi gran pasión es el básquetbol y trato de orientar bien a mis alumnas; hacerles comprender el respeto por su hogar; la importancia del estudio, de una convivencia sana, alegre, de la felicidad que significa obrar bien”.

En medio de la desolación que ya tenía el básquetbol femenino en los ’80, “porque en los clubes son pocos los que se sacrifican”, su figura fue familiar e identificada con el Comercial, el club de toda su vida, desde su fundación, y su cariño por la institución fue muy grande sobre todo si vio crecer a su club desde su nacimiento.

Es probable que miss Stuart no haya brillado con luces muy fuertes, pero se trató de una persona que trabajó anónimamente y se distinguió por sobre otras con mayor protagonismo y quizás por ese mérito se haya ganado el aprecio de todos.

Las alumnas la querían, sus jugadoras la respetaban, el público la apreciaba y la prensa la distinguía, porque sin meter mucho ruido hizo mucho por el bien del deporte y en especial del básquetbol femenino.