Necrológicas
  • Hernán Vega
EDITORIAL

Títulos de dominio y perspectiva de género

Por La Prensa Austral Martes 6 de Octubre del 2020

Compartir esta noticia
29
Visitas

Hablar de equidad de género está de moda. Hoy, no existe política pública que carezca de un enfoque de género, aunque en buena parte aquello no es más que una obligada mención en algún documento sobre programas y objetivos a cumplir.

Por ello, no para todas las mujeres queda claro que el gobierno está verdaderamente trabajando en que este segmento mayoritario de la población chilena tenga las mismas oportunidades, deberes y derechos que los hombres.

La cancha es desigual para las mujeres y que, cuando alguien en alguna oficina pública abraza con profesionalismo la perspectiva de género, inmediatamente se obtienen logros.

Uno de estos casos es el trabajo que, desde el año pasado, iniciaron las secretarías regionales ministeriales de Bienes Nacionales y de la Mujer y Equidad de Género, a través de un convenio de colaboración que celebraron para difundir y capacitar en materia de saneamiento de la pequeña propiedad raíz particular.

Bajo el paraguas del programa Chile Propietario, se inició este trabajo, el cual tuvo que adaptarse inmediatamente a las nuevas condiciones de distanciamiento social y cuarentena que ha impuesto la pandemia.

La idea de aumentar la visibilidad de la perspectiva de género nació de la abogada de la seremi de Bienes Nacionales, Pricila King, quien asumió la tarea de elaborar un nuevo programa de saneamiento de títulos de dominio.

A poco andar, la aplicación del programa ha cambiado la vida a muchas mujeres, sobre todo jefas de hogar, quienes han recibido información y apoyo para iniciar este tipo de trámites que resultan fundamentales para el progreso de ellas y de sus grupos familiares.

Históricamente, han sido los hombres los propietarios, lo cual es ratificado por la encuesta Casen 2017, que arroja que están en manos masculinas el 58,3% de las viviendas.

Por eso, ayudar a las mujeres a regularizar sus títulos y convertirlas legalmente en propietarias tiene un componente de equidad.

Cuando se insiste en echar la culpa al excesivo centralismo, no deja de ser relevante que las directoras regionales de Bienes Nacionales y SernamEg se hayan atrevido a adaptar a la realidad magallánica un programa nacional y hayan dado vida a un programa pionero.