Necrológicas
  • Henry Mansilla Santander
  • María Soledad Guzmán Oyarzún

Consejero regional acusa discriminación contra adultos mayores al ir a comprar

Por La Prensa Austral Viernes 9 de Octubre del 2020

Compartir esta noticia
56
Visitas

“Es una vergüenza que esté pasando esto a los más viejos”, manifestó.

“La impotencia es grande. Primero los adultos mayores no podemos salir por cuarentena, estamos encerrados y no pude comprar en ningún lado”, lamentó ayer el consejero regional Antonio Ríspoli, tras su frustrada ida a la Zona Franca donde se vio impedido de poder ingresar a tres locales que se reservan el derecho de admisión a menores de 18 años y mayores de 75 años.

Ríspoli dijo que él tiene 79 años, pero siempre se ha conservado saludable. Desde hace dos años mantiene a su esposa enferma en casa y ayer recurrió a que otra persona pudiera quedarse con ella mientras él salía a realizar las compras de alimentos.

“Yo saqué mi permiso temporal individual de compras para ir a Zona Franca. Igual como consejero regional tenemos un permiso semanal para acudir a la intendencia, pero claramente no iba a ir con ese documento a realizar las compras porque sabía que me iban a controlar”, señaló.

“Llegué al local de Sánchez & Sánchez y allí me controlaron los militares y no bastó con mostrarles mi permiso temporal, sino que también les mostré el carné de consejero regional y me pidieron contrato de trabajo y les dije que soy jubilado. Me pidieron alguna liquidación de sueldo y yo les dije que allí me dan boleta, luego me pidieron una carta poder. Yo les dije y ahora tenemos que andar con un archivador de documentos. Pero eso no es todo porque al final en el acceso al local hay un letrero que dice que se reservan el derecho de admisión a menores de 18 años y mayores de 75 años”, relató.

Antonio Ríspoli no se dio por vencido allí y caminó hasta el supermercado Abu-Gosch donde tampoco pudo ingresar porque también se impide el acceso a mayores de 75 años. “Luego me fui a la Central de Carnes y me ocurrió lo mismo. Allí hablé con el guardia y pedí hablar con Francisco Cresp, pero me dijeron que no podía. Al final debí devolverme a la casa y no pude comprar en ningún lado”, lamentó.

El consejero regional criticó que no exista una mirada especial para los adultos mayores: “Me sentí impotente por lo ocurrido. La impotencia es grande. Esto es triste para los adultos mayores. Hay otros adultos mayores que igual deben sacar sus permisos porque no tienen quién les realice sus compras y vienen hasta Zona Franca y se encuentran que no pueden acceder a los locales. Ni siquiera hay un horario preferencial. Es una vergüenza que esté pasando esto a los más viejos”.