Necrológicas
  • Alicia Morbello Vera
  • Alicia Morbello Vera
  • Tito Cárdenas Mercado
  • Antonio Stefanac Radocaj
  • Carlos Sánchez Paredes

El relato de pacientes que enfrentaron un accidente cerebrovascular

Por La Prensa Austral Viernes 30 de Octubre del 2020

Compartir esta noticia
99
Visitas

La patología del accidente cerebrovascular (ACV) ya ha afectado a más de un millar de personas en la región, constituyéndose en una de las principales causas de muerte y discapacidad. Es por ello que especialistas insistieron en la importancia de que la comunidad reconozca sus síntomas y acuda a un servicio de urgencia, al tratarse de una emergencia médica que debe ser atendida de manera precoz para mejorar el pronóstico y reducir las eventuales secuelas. El Día Mundial del Accidente Cerebrovascular se conmemoró este 29 de octubre.

El porvenireño Edgardo López Cortez, de 58 años, lo sufrió el 20 de agosto pasado y aunque recuerda poco de ese día, ha tenido una muy buena recuperación. “Lo único que recuerdo es que me había sentado en la cama y que sentí un ruido. Entró mi señora al dormitorio, ella me hablaba y yo la veía, pero no era capaz de reaccionar. Como estaba sentado me comencé a caer para un lado. Sé que me hablaban, pero no reaccionaba y todos corrían, sé que llegó la ambulancia y al otro día desperté en la Unidad de Cuidados Intensivos”, relata.

Ana Gallardo Barrientos señala que ese día su esposo había llegado del trabajo y tomaron once, después él se fue a acostar. “A los 15 minutos entré al dormitorio y lo vi que se estaba tomando las manos y las piernas. Lo vi cuando se estaba infartando, llamé a mi hijo Alex, de 15 años, y lo comenzamos a afirmar porque se iba para un lado. Llamamos a la ambulancia, que llegó muy rápido y lo llevaron a la urgencia del Hospital de Porvenir, allá lo estaban esperando los médicos, y a los 15 minutos me dice que lo llevan a Punta Arenas porque sufrió un accidente cerebrovascular”.

Por la pandemia, ellos no pudieron viajar con él, pero cuando Edgardo llegó al Hospital Clínico los contactó el neurólogo Javier Gaete, quien le comunicó que el paciente llegó con una parálisis del lado derecho, no tenía visión, tampoco era capaz de oír y le costaba hablar. “Me dijo que su condición era muy grave y me pidió autorización para hacer todo lo que se pudiera, yo no podía viajar, pero estoy agradecida porque fue todo en el momento justo… A los días me dicen que está mejor. Ahora él está muy bien, pero al ver las condiciones en las que se fue, yo me imaginé lo peor”, indicó su esposa.

Otra de las pacientes recuperadas de esta patología es Alicia Ruth Ojeda Rogel, de 68. En su caso sufrió el accidente el 3 de octubre pasado. Ella no lo sintió, se había ido a acostar y de hecho estaba con el pijama puesto. Sus sobrinos la encontraron tirada en el baño y la llevaron al hospital donde se activaron todos los protocolos para estos casos. “No recuerdo nada hasta que desperté cuatro días después en el Hospital Clínico y cuando desperté yo pensé que estaba en Porvenir, en mi casa”, recuerda entre risas, mostrando una recuperación que ha sorprendido, incluso, al equipo médico.

Mil pacientes atendidos

El accidente cerebrovascular es un evento que ocurre ya sea porque se ocluye (obstruye) una arteria o se rompe una arteria. Cuando esto ocurre llega menos sangre a una parte del cerebro, lo que se conoce como infarto cerebral. A continuación, la arteria se rompe y se produce una hemorragia, produciendo así lo que se conoce como un accidente cerebrovascular hemorrágico.

Lo fundamental es detectar los síntomas de un ACV a tiempo como la brusca parálisis de la cara, la pérdida de la fuerza en uno o en ambos brazos, la súbita alteración de la capacidad de hablar o lengua traposa, y la pérdida de la capacidad de lenguaje.

Desde el año 2013 en la región hay un sistema de atención que puede cambiar el pronóstico de un paciente. Hasta la fecha se han atendido a un millar de enfermos.