Necrológicas
EDITORIAL

Independientes y Convención Constitucional

Por La Prensa Austral Martes 3 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
80
Visitas

Entendiendo que en nuestro ordenamiento jurídico se otorga a los partidos políticos el rol de representar a los ciudadanos en instancias como el Congreso Nacional, la ley electoral favorece a todos aquellos candidatos que son militantes o que, siendo independientes, forman parte de un pacto electoral.

Por ello, en la próxima elección de delegados constituyentes no podría haber existido un escenario muy diferente, salvo porque los chilenos entienden que el proceso abierto para redactar una nueva Carta Magna surgió de la presión ejercida a través de las manifestaciones callejeras y que en éstas quedó meridianamente claro que ya no se sienten representados por los partidos políticos ni los legisladores, excepto raros y honrosos casos.

Más allá de tal sentir -y por legítimo que éste sea-, la Ley 21.216 establece que la elección de los 155 constituyentes se regirá por el sistema que se aplica para escoger a los diputados, aunque con algunas modificaciones.

La unidad electoral será el distrito y, en el caso de Magallanes, los ciudadanos tendrán que elegir a tres representantes para conformar la Convención Constitucional, en abril del próximo año.

Es un proceso que no será fácil para los independientes, quienes, si desean prescindir de los partidos, tienen dos caminos para intentar acceder a la constituyente: ir solos (para lo cual deben reunir firmas en el número equivalente al 0,4% de los electores que sufragaron en las últimas elecciones parlamentarias); o conformar un pacto de independientes (que tenga, en el caso magallánico, cuatro candidatos e inscribirse con el 1,5% de las firmas de las referidas diputacionales).

Sin embargo, son otras disposiciones relativas a la forma en la que, una vez contabilizados los votos, se repartirán, pues un independiente en solitario tendrá que competir contra la sumatoria de los sufragios de una lista que presente un partido.

Si bien existe un proyecto de ley que busca atenuar estas dificultades, hasta el momento la única forma que se presenta más viable en términos electorales es que los independientes conformen sus propias nóminas. Empero, ello sólo se logrará con generosidad y con una alianza electoral estratégica, que, más que buscar créditos personales, vele por el interés común.