Necrológicas
  • Henry Mansilla Santander
  • María Soledad Guzmán Oyarzún
Dura evaluación del Padem

Concejal Aguilante: “En los despidos de la Cormupa hay un sesgo de discriminación”

Por La Prensa Austral Domingo 15 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
807
Visitas

El edil señala que sólo se considera a los profesionales Pie, profesores y asistentes de educación, mientras los administrativos siguen como “intocables”.

No sólo la falta de recursos y los eventuales aumentos de aportes del municipio a la Cormupa fueron detonantes para que, a mitad de semana, los concejales rechazaran el Plan Anual de Desarrollo Educativo Municipal, Padem 2021.

Uno de los puntos que saltó a la mesa de discusión del Concejo Municipal fue el que tiene que ver con las medidas de ajuste en lo que se refiere a la desvinculación de personal. Son alrededor de 270 las personas que dejarían los establecimientos educacionales de Punta Arenas, ya sea por despidos o por acogerse a opciones de retiro. Sin embargo, el “pero” de la situación planteada por los ediles se vincula a la forma, el fondo y el cómo.

“Se habla de desvinculaciones de la Corporación Municipal, pero hay que ser claros. Aquí hay profesores y asistentes de educación. ¿Es que acaso no se considera la administración central donde está la jefatura?”, interpela el concejal José Aguilante, quien fue una de las voces más críticas a la hora de rechazar el Padem.

– ¿Por qué hubo un rechazo casi unánime al plan 2021?

– “Lo primero, decir que esto no es algo nuevo, porque ha ocurrido lo mismo en años anteriores. Y no es antojadizo. Aquí hay carencia de información, dudas, por un documento incompleto, insuficiente, en base a supuestos y que no responde a situaciones elementales para el proceso educativo, sobre todo en este escenario de emergencia sanitaria”.

– Habla de los últimos años. ¿Y eso no se ha conversado al interior del municipio?

– “Sí, pero no hay cambios. La Cormupa debiera ser más prolija, eficiente y rectificar las cosas de un año a otro, de manera que se pudiera contar con un documento que apunte a la calidad que esperan los alumnos y apoderados”.

– En el rechazo uno de los argumentos fue el tema de las desvinculaciones, ¿cuál es su opinión?

– “Es que nos preocupa a todos y me parece una mala señal que en plena época de pandemia y en un momento tan sensible se hable de despidos en base a supuestos. Es pésimo que mientras el gobierno está siendo cuestionado por sus supuestos esfuerzos para bajar los niveles de cesantía, un alcalde hable de despidos en la educación”.

– Se deduce, entonces, que usted está en contra de las desvinculaciones en la Cormupa.

– “Es que el tema es amplio, entendiendo que hayan circunstancias que puedan ameritar el ajuste. El problema aquí es el momento y la forma, porque al revisar los despidos éstos consideran a profesionales del Programa de Integración Escolar (Pie), a profesores y asistentes de educación. Y ¿dónde están los funcionarios de la administración central? Se puede decir, entonces, que quienes elaboraron los listados consideraron que en la parte administrativa está todo bien. Revisando encontré que sí hay dos personas que aparecen como administrativos, pero que llegaron a desempeñarse a nivel central desde un liceo, por transferencia de actividades”.

Mecanismo
de selección

– Sus colegas Arturo Díaz y Mauricio Bahamondes hablaron que les preocupa el mecanismo de selección.

– “Es que hay un sesgo de discriminación a la hora de tomar las decisiones, sobre todo con profesores y asistentes que han participado en movilizaciones sociales, y no es la primera vez. Pero no es sólo eso, lo que preocupa es que no se puede hablar de un supuesto ajuste y se termine luego con puertas abiertas para contrataciones. Eso por un lado, pero por otro, sigue preocupando que en la toma de decisiones se siga sin incorporar o al menos consultar la opinión de actores importantes como son los docentes y los asistentes de la educación. Es eso lo que termina con este tipo de diferencias, con instrumentos insuficientes, con herramientas no consensuadas y con puertas abiertas para conflictos”.

– Y en lo financiero, ¿cómo ve la situación de la educación municipalizada?

– “Difícil, más allá de que el Padem se haya elaborado en base a supuestos. Por eso inquieta cuando se habla de desvinculaciones, porque con estas personas hay que cumplir y hoy no hay dinero para las indemnizaciones. Recién se está postulando a recursos del ministerio. ¿O acaso la apuesta va a ser que el municipio transfiera los fondos? Las cantidades son elevadas y todos sabemos que la municipalidad va a tener un presupuesto mucho menor el próximo año”.