Necrológicas

Miguel Schweitzer y la necesidad de concordar medidas para reactivar la economía: “La pandemia económica puede terminar siendo peor que la sanitaria”

Por La Prensa Austral Domingo 15 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
85
Visitas

Está disponible para ser candidato de consenso, pero no para entrar en una dinámica de peleas internas y de precandidaturas que terminen minando la unidad de Chile Vamos.

Y, ante un hipotético triunfo en abril próximo, plantea que las primeras medidas que adoptaría como gobernador regional serían las destinadas a reactivar la economía regional, fuertemente golpeada por el coronavirus.

“Le tengo pánico a lo que viene porque la pandemia económica puede terminar siendo peor que la sanitaria”, sentencia.

Es Miguel Schweitzer, otrora seremi de Gobierno en Magallanes de la primera administración de Piñera (2010-2014), teniendo el récord de mantenerse en el cargo mientras vio caer uno a uno a los intendentes Liliana Kusanovic, Arturo Storaker y Mauricio Peña y Lillo. Así, terminó como vocero bajo el alero de Claudio Radonich, la última autoridad regional de ese período.

A riesgo de usar un cliché, Schweitzer no teme que, en una eventual campaña electoral, se le endilgue su condición de afuerino.

“No soy nacido en Magallanes, así como tampoco soy chileno, porque nací en Roma, Italia. Pero, he vivido durante toda mi vida viniendo a la región y la decisión de radicarse definitivamente aquí fue voluntaria. Lo hice porque me encanta Magallanes”, explica.

En efecto, en 2010 se trasladó a Punta Arenas para asumir la vocería del gobierno regional. “Desde entonces, aquí vivo y sigo voluntariamente. Aunque parezca cliché, uno no elige donde nace, pero sí dónde puede servir”, comenta.

Elección de gobernador
regional

Mientras el pacto opositor está en plena campaña para enfrentar las primarias de gobernador regional del próximo domingo 29 de noviembre, poco se ha sabido de los planes de Chile Vamos.

Para Schweitzer, primero los partidos de la coalición tienen que ponerse de acuerdo respecto de un candidato único o no. “Eso se va a decidir a nivel nacional. Se supone que ya hay ciertos lugares donde se definió que habrá primarias”, acotó.

En Magallanes, la coalición gobernante desechó ese camino. “Esto me da a entender que serán los partidos los que se pondrán de acuerdo en –yo creo que es el mejor camino- un candidato único, pero ellos tendrán que definirlo”, insiste.

– Frente a esta definición, ¿cuál es la postura de la Udi?

– “Hay varias opiniones. Con la mayoría de los que he hablado, todos compartimos que lo ideal sería que hubiera un candidato común y respaldado por todo el sector”.

– Pero, ¿no existe un ánimo de supremacía y de imponer a su propio candidato?

– “No. Por lo menos aquí en Magallanes, yo no he visto ese ánimo. Hay bastante apertura y están todos más o menos en la misma línea. No veo que haya un partido que quiera que el candidato sea de su partido, sino que están todos buscando que, como coalición, se tome la resolución respecto de quién es la mejor carta”.

La mejor carta

– En estos momentos, ¿cuál es la mejor carta que tiene Chile Vamos en Magallanes?

– “Hace un tiempo, yo tenía varias cartas, pero ya sabemos que no pueden ser ni Fernando Paredes ni Claudio Radonich. Para mi gusto, otra muy buena carta es Christian Matheson”.

– Pero desapareció de la escena pública luego de que lo sacaran en forma tan abrupta de la intendencia.

– “Sí, pero la gente lo conoce, sabe lo trabajador que es, lo honesto que es. Un tipo del sector, que entiende cómo funciona. Creo que es una buena carta. Bueno, puede ser que no sea la única”.

– ¿Han sostenido conversaciones con él?

– “Lo hemos conversado un par de veces. El no ha tomado una decisión. No me ha dicho drásticamente que no, pero tampoco lo he oído nunca decir: ‘Bueno, ya’”.

Schweitzer, disponible

– Si Matheson dice que no, ¿usted estaría disponible?

– “Siempre si la coalición completa estuviera de acuerdo en mi nombre y viera que hay un apoyo de la coalición, que no va a haber una precandidatura ni una pelea, ni un enfrentamiento, ni nada con nadie  con nada ni nadie”.

– ¿No estaría dispuesto a una consulta ciudadana?

– “No. Yo no voy a entrar en una precandidatura. Yo llego hasta el punto en que hubiera alguien más y que hicieran una encuesta para determinar entre uno y otro, una encuesta como herramienta para que definan los que tengan que definir”.

– ¿Le teme a la competencia?

– “No es eso. Las primarias legales me parecen bien, pero mi experiencia me inclina a desechar las competencias internas porque generan muchas divisiones. Las precandidaturas, normalmente, crean mucho escozor, quedan muchos resentidos. Creo que no nos podemos dar ese lujo y creo que, además, no está el tiempo ni el ambiente para peleas políticas. La gente hoy día necesita soluciones. En medio de una pandemia, con un drama económico terrorífico y todo el tema del revuelo social, lo último que la ciudadanía quiere ver hoy día es la pelea entre políticos para determinar quién se queda, quién gana. Los que nos dedicamos a la cosa política tenemos la obligación de entender eso”.

El factor Correa

– La postura que está enarbolando choca con la precandidatura de Manuel José Correa, que ya fue sentenciada por RN.

– “No tengo la suerte de conocer a Manuel José en persona. Pero, lo que he leído me ha llamado positivamente la atención. No tengo ninguna duda que puede ser un gran tipo y creo que tiene todo el derecho a presentarse. Quizás, el único inconveniente que puede tener es que es menos conocido en la región”.

– Insisto: RN ya tiene en Correa una carta formalizada y eso diluye sus planes de ser un candidato de consenso para el sector.

– “Elia, eso te quiero aclarar: esos no son mis planes. Mis planes no son ser un candidato de consenso. Mis planes son que el sector tenga un candidato de consenso. Mañana la propia Udi puede aparecer diciendo que tiene como candidato a Hernán Ferreira o a Miguel Schweitzer. Puede aparecer Evópoli diciendo que el mismo Gerardo es candidato. Todo es legítimo respecto de los partidos regionales. Pero, después, en un acuerdo de todos los partidos y participantes, se tendrá que definir quién será el candidato”.

– ¿Cuál es el momento en que Chile Vamos ya tiene que tener su candidato definido?

– “Diciembre, a más. El resultado de las primarias de la oposición tendrá mucho que ver. Además, era imposible pensar en esto antes del plebiscito. Creo que lo ideal, además, es que ya no estemos en cuarentena. A mí me da la impresión que la coalición ya está trabajando para eso, que hay conversaciones, negociaciones”.

El mejor rival
a derrotar

– Considerando las primarias de la oposición Flies-Miranda, ¿cuál sería el mejor candidato para ti, pero para derrotar en las elecciones de abril?

– “Es súper difícil eso. Primero, porque uno normalmente sabe qué apoyo puede tener o conseguir uno y, por otro lado, no conoce tan bien los apoyos que el competidor pueda tener. Lo que sí sé que se tendrían que manejar distintos. Jorge tiene una dificultad con la izquierda más dura o el progresismo. El ‘Jota’ tiene otras virtudes y debilidades, porque no son defectos. Son debilidades respecto de una candidatura. Especialmente en una competencia, donde sale uno, aquí no hay quién es más fácil o más difícil. Aquí hay que ganarle al que venga”.

– Sin embargo, en estos días se ha cuestionado mucho a Flies en redes sociales por el cierre de la Mina Invierno. ¿Cree que eso mine su capital electoral?

– “Yo me imagino que sí. Soy muy crítico de cómo actuó Jorge en el tema de Mina Invierno. Creo que la voltereta fue muy fea. Pero, no sólo la voltereta, sino el resultado, pues terminó con que hoy día hay mil cesantes más, como si no hubiera suficientes con la pandemia. Y eso es raya para la suma”.

Enfasis e impronta como gobernador regional

– Si llegara a ser gobernador regional, ¿cuáles serían sus énfasis?

– “Aquí lo más importante es que hay que entender que el gobernador regional no es un funcionario de Santiago, no es un funcionario del partido, los temas ideológicos no son los que importan. En la realidad en la región ni siquiera en términos de partidos se toman decisiones ideológicas. En la región, se necesita alguien que vaya a tomar decisiones para y por la región y que tenga, ojalá, los contactos y los pantalones para pelear en Santiago a quién tenga que pelearla por el bien de la región”.

– ¿Usted cree ser esa persona?

– “O sea, si me tocara hacerlo sería lo que yo haría”.

– En ese sentido, ¿cómo tomas las críticas que han surgido, especialmente, en contra de los intendentes de los gobiernos de Piñera en Magallanes respecto de falta de coraje y autonomía para pelear por los intereses de la región?

– “Es que eso es algo que yo lo viví y es súper injusto porque el intendente es el representante del Presidente, que es totalmente distinto al gobernador regional, que es el representante de la región. Al intendente, en definitiva, el Presidente lo cambia cuando quiere”.

– ¿No tiene margen de acción?

– “O sea, yo lo viví y te voy a poner un ejemplo. Cuando empezó la crisis del gas, me acuerdo que hablé a Santiago y les dije que estaban todos locos, que cómo se les ocurría hacer eso y a mí me dieron la instrucción de lo que tenía que decir, porque yo no hablo a MI nombre ahí, sino de quiénes represento, del gobierno. El gobernador regional, en cambio, va a tener esa libertad para poder hablar a nombre de la región. Entonces, esa comparación en eso es muy injusta”.

– Si llegara a ser gobernador regional y teniendo toda la impronta de ser la persona elegida por los magallánicos, ¿cuáles serían sus primeras medidas?

– “Creo que lo fundamental e inicial es hacer un tremendo equipo con el Consejo Regional y los municipios de la región y sentarse para ver qué es lo que tenemos que hacer localmente y después a dónde vamos a ir a pelear. A pelear en el buen sentido, no de peleador y matón. No, porque hay que ir a pelear, a conseguir y, si hay cosas que vienen de Santiago y nos parece que no debieran ser, hay que ir a convencer. Frente al gobierno central, uno no tiene que ir con cuidado. Ahí, como no depende del gobierno, puede ponerse colorado y tiene un poder distinto para ir a dar la pelea”.

– Sobre el futuro de Magallanes, ¿qué áreas y proyectos vislumbras que deben priorizarse?

– “Las primeras medidas del gobernador regional tienen que enfocarse en los proyectos de reactivación económica. Hoy día, estoy de acuerdo de que hay una pandemia sanitaria, de que hay que solucionarla, pero le tengo pánico a lo que se viene en términos económicos, porque la pandemia económica puede terminar siendo peor que la sanitaria. Creo que aquí hay que volver a mirar y ver cómo reactivamos la economía de la región. Además, esta región, entre las cosas de las cuales dependía, una ya la mataron, que era la Mina Invierno; no le están haciendo ningún favor a la salmonicultura; y el otro gran salvavidas económico que tenemos es el turismo y estamos claros que con esto no está en su máxima expresión. Entonces, aquí, en verdad, necesitamos enfocarnos en reactivar la economía de la región urgente”.