Necrológicas
  • Marcos Sepulveda Guajardo

Resaltan importancia de los parques marinos para proteger los océanos

Por La Prensa Austral Miércoles 18 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
31
Visitas

En el tercer taller del proyecto del Fondo de Investigación de Pesca y Acuicultura (Fipa) que tiene como objetivo definir el plan general de administración del Parque Marino Islas Diego Ramírez-Paso Drake, investigadores expertos internacionales concordaron en la importancia que adquieren los parques marinos para la conservación de los océanos, beneficiando a toda la biodiversidad de cada área.

La iniciativa fue convocada por el Instituto de Ecología y Biodiversidad, Universidad de Magallanes, Universidad Católica del Norte, Universidad de La Serena y el Fipa. En el taller, uno de los panelistas en la jornada fue el doctor Gonzalo Cid, coordinador internacional de la National Oceanic and Atmospheric Administration de los Estados Unidos, quien abordó las lecciones que deja hasta ahora el Sistema Nacional de Areas Marinas Protegidas de los Estados Unidos. Indicó que existen cuatro zonas de gran escala que se asemejan al área marina protegida de las islas Diego Ramírez en el paso Drake.

En Estados Unidos hay 1.700 áreas marinas protegidas equivalente al 26% del territorio. El movimiento de conservación existente se ha transformado en un movimiento que le da importancia a los procesos ecológicos más que una especie, fijándose en la inclusión social, en ampliar las áreas y crear redes con objetivos comunes. 

Gonzalo Cid recordó que se ha aprendido que los procesos complejos se tienen que explicar en lenguaje simple y con la participación de las comunidades. Además, recordó que la importancia ecológica ambiental no es el único objetivo de las áreas protegidas, sino que éstas tienen un valor cultural, espiritual y las han usado como centros de formación para que los científicos entiendan que hay seres humanos e intereses dentro de estas áreas.

Consejos consultivos

También recordó que las áreas marinas son instrumentos de planificación espacial y valoró la importancia de los consejos consultivos, porque justamente en esta instancia muchas veces se escucha lo que no se quiere escuchar. “Las áreas deben permitir integrar los factores externos, cambio climático, especies invasoras, pesca ilegal, hay que evitar que los planes de manejo no sean inflexibles”, recalcó. 

Asimismo, destacó la importancia de generar alianzas porque hay que poner atención al cumplimiento de la ley: “La fiscalización basta que ocurra una vez para que sea un elemento disuasivo”. Además, asignó importancia al co-manejo, porque se requiere la participación de los actores, “es una necesidad absoluta, que no se puede evitar y los planes de manejo tienen que tener una gran flexibilidad para adaptarse al cambio”, dijo.

A su vez, el doctor Ander de Lecea, del Instituto de Investigación Ambiental del Atlántico Sur de las Islas Falkland, subrayó que “tener parques marinos no sólo asegura la conservación de la biodiversidad para las futuras generaciones, sino que también asegura que las actividades económicas marinas bien gestionadas puedan tener un futuro sostenible”.

Agregó que el tener zonas que tiene la conservación en el epicentro de los planes de gestión de regiones marinas es muy relevante a nivel mundial. “Muchas regiones del mundo han sido diezmadas por actividades humanas y muchos estudios han demostrado que tener áreas dedicadas a la conservación de ecosistemas, y no sólo de especies individuales, puede tener resultados beneficiosos para el área gestionada y las aguas circundantes”, expresó.

En cuanto a cuáles son las potencialidades que visualiza en el Parque Marino Islas Diego Ramírez-Paso Drake, expresó que, aunque es un área remota y de difícil acceso, es de gran relevancia ya que contiene varios montes submarinos, así como las islas Diego Ramírez. “Estos son ecosistemas vulnerables a la actividad humana y podrían tardar mucho en recuperarse de cualquier impacto humano. Los montes submarinos también albergan varias especies que a su vez se consideran ecosistemas marinos vulnerables, por ejemplo, corales de aguas profundas o esponjas, entre otros. Estas especies crearán estructuras que pueden albergar altos niveles de biodiversidad”, señaló.