Necrológicas
  • Sara Rogel Ampuero
  • Iván Hernández Ulloa
  • Carolina Alejandra Saldivia Andrade
  • Carolina Alejandra Saldivia Andrade
  • José Arecheta González

Miguel “Pajarito” Sánchez: se fue un gran señor de la Turismo Carretera

Por La Prensa Austral Lunes 23 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
416
Visitas

La noticia caló hondo entre los pilotos, especialmente de la Turismo Carretera, tras conocerse del fallecimiento el sábado en Río Gallegos de Miguel “Pajarito” Sánchez como consecuencia del contagio por Covid-19.

El piloto estaba luchando hace unas semanas contra el virus al que finalmente no pudo vencer a pesar de los esfuerzos de sus familiares que incluso tuvieron que hacer público el pedido de una cama de terapia intensiva para el corredor.

“Pajarito” fue un apasionado por el automovilismo durante toda su vida, iniciándose desde muy joven en nuestra ciudad donde residió en los tiempos de Goyco Maslov y Esteban Capkovic con quienes alcanzó a competir, eligiendo posteriormente radicarse en Río Gallegos ciudad en la que continuó destacándose siempre en la T.C. 5.000.

SIEMPRE  DISPUESTO

Gran amigo de sus amigos, siempre dispuesto a ayudar y prestar atención a quien se lo solicitara, especialmente en la preparación de autos de competición, de gran bondad, generosidad y humildad, siempre con una sonrisa a flor de labios y nunca mostrando gestos de antipatía, por el contrario, siempre fue muy querido y respetado por sus pares.

Fue uno de los grandes gestores en la realización del Campeonato Patagónico de la Turismo Carretera, logrando revivir la serie cuando no contaba con un número importante de autos y competidores, consiguiendo reunir y poner de acuerdo a pilotos de nuestra ciudad con los de Río Gallegos para la conformación de un reglamento único para la categoría el que se mantiene hasta los días de hoy.

Cada vez que podía y que la categoría organizaba una carrera en nuestro autódromo, él hacia todos los esfuerzos para estar presente, motivando incluso a otros pilotos riogalleguenses para que se sumaran.

En Cabo Negro siempre fue un animador importante para la categoría, logrando mantener hasta nuestros días el récord del circuito con un tiempo de un minuto ocho segundos y 28 centésimas, bajo condiciones mecánicas muy diferentes a las que se disponen hoy.

Muchas veces, a pesar de que su categoría no competía, viajaba a nuestra ciudad para presenciar las carreras, compartiendo con los pilotos y con quien quisiera conversar con él, siempre entregando un apoyo o un consejo si se lo solicitaban.

En el plano laboral se dedicó toda su vida a la mecánica automotriz, disponiendo de un taller en el barrio Belgrano de la capital santacruceña.

APASIONADO

“Pajarito” vivía para el automovilismo. Amaba la mecánica. Fue una de las pasiones que le dejó su padre. De este modo comenzó a competir en la T.C. 5.000 que era una categoría muy cara pero, cuando podía armar un buen auto, les pintaba la cara a todos. Fue un luchador del automovilismo”, señaló Elio Mayorga, periodista deportivo a “La Opinión Austral” de Río Gallegos.

Al mismo medio, otro destacado cronista santacruceño, Carlos Raúl Zapico, añadió que “él siguió corriendo en Cabo Negro en el 2018 y 2019, como si fuese aquel pibe que comenzó. Además tuvo la fortuna de haber visto correr a Pablo y a “Yiyo”, dos de sus hijos. Fue un tipo humilde. Era querido por todo el mundo. Todos lo quisimos como hermano. Un tipo amable que siempre colaboró. Un grande”, concluyó Zapico.

El piloto Federico Alonso fue uno de los primeros en dar la noticia, dejando un mensaje en su Facebook: “lamentablemente otro día triste en Rio Gallegos, se nos fue otro ‘tuerca’, un loco que admiraba mucho sé que te voy a extrañar campeón”.

GENEROSO

Por su parte, el diputado provincial Daniel Roquel también tuvo palabras para el desaparecido piloto, “Pajarito” fue muy querido en el mundo del automovilismo por la generosidad que tenía. Se cargó al hombro una categoría que estaba prácticamente muerta y él fue el vínculo entre Río Gallegos y Punta Arenas para reflotar la T.C. 5.000”.

“Le abría la puerta de su taller a todo el que necesitaba una mano. Hemos tenido grandes pilotos, pero lo que él ha dejado y contagiado es su generosidad. Fue dirigente del Automóvil Club Río Gallegos, siempre aportando ideas y siendo un colaborador constante”, expresó Roquel a “La Opinión Austral”.

Sin duda que el fallecimiento de “Pajarito” Sánchez es una gran pérdida para el automovilismo de la Patagonia. Será difícil acostumbrarnos a no poder contar con él algún día cuando podamos volver a Cabo Negro o al José Muñiz, pero seguramente ya estará organizando alguna “carrerita” para meter un poco de ruido junto a quienes lo antecedieron. Vuela alto “Pajarito”.