Necrológicas
  • Rosa Elena Sánchez Hernández
  • Marcela Coñocar
Sus restos llegaron ayer desde Santiago, donde dejó de existir este jueves

Trabajadores de la salud tributaron cariñosa despedida a ex funcionaria Gladys Díaz Alvarado

Por Cristian Saralegui Sábado 5 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
805
Visitas

Su repentina partida causó un dolor que era notorio en todos quienes conocieron de su alegría, compañerismo y solidaridad. Gladys Díaz Alvarado fue una mujer que siempre buscó el beneficio para los trabajadores, los mismos que ayer le brindaron una emotiva despedida. La ex funcionaria del Servicio de Salud falleció repentinamente en Santiago el jueves, producto de un cáncer que se le había detectado recién el lunes y arribó a Punta Arenas ayer, alrededor de las 14 horas.

Por eso, entre sus compañeros de la Confederación Nacional de Profesionales Universitarios de los Servicios de Salud, Fenpruss, hubo mucha tristeza, la que fue muy evidente, especialmente cuando la carroza fúnebre que llegó ayer al mediodía desde el aeropuerto, tuvo su primera parada en la entrada del Servicio de Urgencia del Hospital Clínico. Allí estuvieron el director Ricardo Contreras, el subdirector médico (s) Claudio Barría y el doctor Jorge Flies, entre otros, y muchos trabajadores, que adornaron el sector con globos blancos y azules.

“Para el hospital es muy dolorosa esta tarde, de profundo pesar por el sensible fallecimiento de Gladys, quien fuera una ejemplar funcionaria pública por más de cuarenta años. Expresamos nuestras condolencias a sus hijas Loreto y Viviana, y por supuesto, a su hermana Patricia que es colaboradora de nuestro hospital”, expresó Ricardo Contreras.

A nombre de la Fenpruss, el presidente subrogante de la base Magallanes, Damián Hurtado, comentó que la muerte de Gladys Díaz “fue algo bastante inesperado para toda la comunidad hospitalaria, sus compañeros de la red hospitalaria, para nosotros como organización, porque ella fue nuestra socia fundadora y parte importante del directorio nacional de nuestra confederación. El legado que ella nos dejó fue sentar las bases de lo que somos como organización sindical”.

Una de sus compañeras en la formación de la Fenpruss y amiga de la vida, Isabel Soto también estaba consternada, porque “fue muy inesperado, ella se fue en busca de recuperación hace diez días, se agravó a los cinco días y de ahí no salió más. Nosotras formamos la Fenpruss por el año 2001, y la conocía desde que ingresó al servicio y fuimos muy amigas, a pesar de nuestras diferencias ideológicas, demostramos que la amistad y el cariño es mucho más grande. Gladys era empática, luchadora por los trabajadores, a ella no le importaba quien fuera, si había una injusticia, luchaba; sabía mucho de leyes, levantó el departamento jurídico de la Federación nacional. Aparte era una mujer cariñosa, atenta, preocupada de sus amigos”, recalcó.

Tras la despedida en el Hospital Clínico, el cortejo pasó por fuera del edificio bioclimático de la Seremi de Salud, donde los funcionarios saludaron su paso con pañuelos blancos. Entre los presentes se encontraba la intendenta Jennifer Rojas, y el seremi (s) de Salud, Eduardo Castillo, entre otros.

Homenaje frente
al Servicio de Salud

Posteriormente, en las oficinas del Servicio de Salud Magallanes, en Lautaro Navarro con Avenida Colón, se brindó un responso a cargo de Wilfredo Obando e hicieron uso de la palabra la doctora María Isabel Iduya y Daniel Flores, a nombre del Departamento de Recursos Físicos, donde exteriorizó el sentir de los funcionarios: “‘Lita’, esta no es una despedida, es más bien una bienvenida al valle de nuestros recuerdos, valle que hoy es cruzado por un río de tristeza, la tristeza de verte partir en forma tan temprana”.

Recordaron que “en la última estación de tu carrera llegaste a nuestro querido departamento de Recursos Físicos, una estación con muchos y diversos pasajeros. Un universo de personalidades y caracteres, pero no te costó subirte a este tren de salud que no puede llegar atrasado. Hiciste el aporte de experiencia y sabiduría acumuladas durante el tránsito por diversas vías; ayudaste con tu entrega a mantener siempre avanzando esta locomotora, que hoy cruza el valle de nuestros recuerdos y se aproxima a la última estación del descanso final”.

Finalmente, el cortejo llegó hasta el Cementerio Municipal, donde esperaba gran cantidad de personas, entre amigos, compañeros y familiares. Allí, su hija Loreto Torres agradeció las muestras de cariño brindadas durante esta vertiginosa jornada de despedida a quien fuera una destacada funcionaria del mundo de la salud y cuya chaqueta de uniforme, fue puesta en el féretro antes de ingresar al camposanto, para su descanso eterno.