Necrológicas
  • Washington Guarategua Neguel

La preocupación de pacientes dializados por listas de espera de la consulta de especialidad: “Estamos al acecho de la muerte a cada minuto”

Por La Prensa Austral Domingo 6 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
776
Visitas

Además de este grupo que requiere diálisis, existen centenares de magallánicos que siguen esperando por una atención de salud.

Silvia Leiva

sleiva@laprensaaustral.cl

Tras dos años en hemodiálisis por una insuficiencia renal, Marianela Vidal Barrientos requiere de una fístula para poder dializarse. Hasta ahora lo ha hecho a través de un catéter “transitorio” que tiene en el pecho desde hace dos años y en ese periodo sólo ha sido evaluada por un vascular en dos oportunidades.

Es que la pandemia y las restricciones en la atención han aumentado los tiempos de espera, una situación que preocupa y mantiene en alerta a los pacientes en diálisis.

Recuerda que a su ingreso le pusieron un catéter provisorio que se pone en el cuello (en la vena yugular) y al otro día le instalaron el catéter “transitorio” que es el que lleva en el pecho hace dos años, con el miedo de que se pueda infectar. En agosto del 2018 le hicieron una fístula, pero le aguantó cuatro pinchazos y falló, por eso sigue con su catéter.

“Esta es una enfermedad muy compleja, siempre estamos al acecho de la muerte, con la carga emocional que eso significa y me conectan con el catéter en el pecho que corre el riesgo que se infecte. Entonces, vivo con angustia cada minuto. Necesitamos la fístula, y no sólo yo, sino que todos los pacientes que se dializan… El vascular no me ha evaluado en meses, pero lo que me pasa a mí también le pasa a mis compañeros de diálisis. Si el catéter se infecta corro el riesgo de morir. Por eso es que me apura que me hagan la fístula o me arreglen la que tengo, para sacarme el catéter”, explica Marianela.

Insiste en que con la pandemia no se han realizado las consultas y tampoco los exámenes que requieren, por lo que propone habilitar un box unas horas a la semana para que se pueda evaluar a la gente que se dializa. Para ello se han reunido con todas las autoridades, a pesar de ser enfermas crónicas y de la pandemia, pero no hay respuestas respecto de la necesidad de disponer de horas de especialidad y de contar con un psicólogo.

“No pedimos un psicólogo sólo por el impacto que ha tenido la pandemia en que hemos estado viviendo tan mal. Esto viene de mucho tiempo atrás y es que ésta no es una enfermedad en que te digan que te vas a sanar. Yo estoy en una máquina para seguir con vida, lloro todas las diálisis y llevo dos años en cada diálisis. Me pongo la música muy alta para no escuchar el ruido de la máquina y ahí está el riñón artificial con el que nos limpian la sangre. Por eso que necesitamos que nos atiendan los médicos, nosotros no podemos esperar por las consultas de especialidad como cualquier persona y menos las listas que se han generado con la pandemia”, dice.

Marianela advierte que, cuando se sale de la máquina después de las cuatro horas, sufren un tremendo desgaste, se sienten muy mal, pero si no van a la diálisis se mueren.

Apela a quienes tienen el poder de decidir que se retomen las horas de especialistas porque sólo se necesita voluntad, no se requiere ni dinero ni tampoco especialistas, porque ya están en el hospital.

Jeany Contreras, presidenta regional de Asodi, explicó que se han agudizado los problemas de listas de espera porque por la pandemia se han restringido las atenciones al mínimo en el poli. Este es un reclamo importante porque, además, la mayoría de los socios en diálisis son diabéticos y en la diabetes a ninguno han atendido y en la parte vascular a pesar de que se cuenta con dos especialistas las atenciones se han restringido. “Lo que nos preocupa es que nos pongan en las mismas listas de espera que el resto de los pacientes porque no podemos seguir esperando”, dijo.