Necrológicas

La Revolución del plástico

Por Agencias Martes 8 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
48
Visitas

Héctor Ortiz
Biólogo
Curso de Conservación de Ambientes Antárticos y Sub-Antárticos
Programa de Magíster en Ciencias m. Manejo y Conservación de Recursos Naturales Sub-Antárticos
Universidad de Magallanes

 

El petróleo es uno de los combustibles más controversiales usados en la actualidad, según la revista The Age of Oil. Este recurso natural “no renovable” formado por acumulaciones de materia orgánica, que con el paso de miles de millones de años aumenta la presión y temperatura del ambiente deposicional* hasta formar rocas que producen y almacenan hidrocarburos.

A partir del proceso de refinamiento del petróleo, alrededor del año 1900, se obtienen diferentes compuestos químicos con los que se elaboran diversos polímeros sintéticos (es decir, el plástico) con características elásticas, flexibles y con larga vida útil que son usados en la construcción, protección o cobertura de la mayoría de los artículos en el mundo. Esto generó una revolución en la economía mundial sin proyecciones ni manejo medioambiental, ya que el plástico es tan duradero que no es degradable naturalmente. 

El plástico, con poco más de un siglo, es uno de los “personajes” principales en la contaminación mundial. La acumulación de residuos plásticos y el manejo ineficiente a nivel planetario han generado islas de plástico en los océanos y montañas de plástico en la tierra. Y a una escala invisible al ojo humano se ha detectado micro-plástico en muchos ecosistemas: Estamos contaminados desde el plancton e invertebrados hasta los vertebrados superiores.

Ultimos descubrimientos en ciencia y tecnología transforman el plástico reciclado en petróleo, gas y otros compuestos químicos a partir de un tratamiento térmico; sin embargo, ¿prolongar el uso de los derivados del petróleo sería la solución? y ¿qué pasa con los gases de efecto invernadero de las industrias y los motores a combustión?

El año 2016 Shosyke Yoshida, del Instituto de Tecnología de Kioto, y otros científicos descubrieron bacterias que degradan plástico Pet (Poli Etileno Tereftalato) tras el análisis de muestras de medios contaminados por partículas de Pet. Estas bacterias utilizan el Pet como fuente de carbono para desarrollar sus procesos metabólicos, es decir, la bacteria Ideonella sakaiensis come plástico para vivir.

Opino que hoy en día, la revolución del plástico es el reúso de este polímero en nuestra vida, buscando la forma de implementar con leyes, compromisos socio-culturales, sustentables y concientes que nos ayuden a mejorar la calidad de vida, con energías limpias, materiales reciclados y no-contaminantes.

El artículo 19, N°8 de la Constitución Política de la República establece y asegura a las personas el derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación. No obstante, parecen ser palabras vacías, por lo que la nueva Constitución debería reescribir, ampliar y concretizar las definiciones al respecto para que reflejen los desafíos ambientales que vivimos.

Concluyo que los sectores públicos y privados que no protejan de la contaminación al medio ambiente en nuestra y futuras generaciones, no actúan conforme a nuestra Constitución y por tanto no tienen cabida en una sociedad moderna, como a la que aspiran los chilenos.

*Ambiente deposicional o sedimentario: área geográfica donde se acumulan sedimentos.