Necrológicas
  • Mercedes Zamora de Roldan
  • Juan Carlos Cárdenas Cárdenas
  • Sergio Enrique Asencio Vargas
EDITORIAL

Comisión de Etica: ¿por qué no?

Por La Prensa Austral Miércoles 9 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
66
Visitas

Contrario a lo expresado en una declaración pública, el Consejo Regional mostró opiniones divergentes y resolvió en su sesión virtual de este lunes no dar curso a conformar una Comisión de Etica.

La moción había surgido luego de las desafortunadas expresiones emitidas por uno de los consejeros en contra de dirigentes del Comercio y Turismo de Puerto Natales, quienes estaban sosteniendo una reunión online con representantes de este cuerpo colegiado cuando, un micrófono abierto, permitió conocer la impresión que de éstos tenía tal integrante del Core.

Así este lunes, por seis votos a favor, cinco en contra y dos abstenciones, al interior del Consejo Regional no se logró el quórum requerido para conformar la mentada Comisión de Etica.

Los principales argumentos esgrimidos fueron que el consejero aludido ya había admitido su error y pedido disculpas públicas.

Lo que una parte de los consejeros no entendió es que la Comisión de Etica nunca debió -si así fue- haber tenido como único motivo evaluar la conducta puntual que se comenta.

Parece aconsejable que un cuerpo colegiado como el Consejo Regional tenga un órgano ad hoc, considerando que sus integrantes son elegidos a través del sufragio popular, que deben representar, por ende, a los intereses de los ciudadanos y de las provincias por las cuales fueron electos, que deciden la asignación de recursos fiscales y que se deben, en definitiva, a los intereses supremos de Magallanes y su gente.

Una Comisión de Etica permitiría al Consejo Regional contar con un mecanismo que vele – de oficio o tras recepcionar una denuncia- por el comportamiento ético de los miembros de una entidad relevante en Magallanes.

Entre sus funciones, estarían el garantizar el correcto relacionamiento entre sus miembros, el buen ejercicio de esta función pública y la racionalidad e imparcialidad de las decisiones.

Conceptos como integridad ética, respeto a los pares y a los ciudadanos y apego a los principios de probidad y transparencia surgen como imperativos, mucho más cuando se está ad portas de un proceso eleccionario, como es la elección popular de gobernadores regionales, con lo cual se espera abrir definitivamente las puertas a la descentralización, que conlleva mayores atribuciones, facultades y autonomía en la asignación de recursos fiscales.