Necrológicas
  • Héctor Mansilla Barrientos (Tito)
  • Oscar Bahamóndez González
EDITORIAL

Tragedia de la Fach

Por La Prensa Austral Jueves 10 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
92
Visitas

Ayer se cumplió un año de una de las tragedias aéreas más importantes de la historia de Chile vinculada al fatídico vuelo del Hércules C-130 de la Fach que partió de Punta Arenas y que no llegó a su destino, en la Antártica.

Ante los trascendidos, la Fach debió reconocer cerca de la medianoche de ese 9 de diciembre de 2019 que se había perdido toda comunicación con la nave a eso de las 18,13 horas, cuando sobrevolaba el sector del mar de Drake.

La confirmación de la tragedia llegaría cerca de las 1 de la madrugada del día siguiente, cuando se completó el tiempo de autonomía de vuelo del avión y no se registraba ningún contacto.

Este siniestro cobró la vida de los 38 pasajeros de la nave, la mayoría personal militar.

Producto de este suceso, 34 familiares de los tripulantes y pasajeros han interpuesto, a la fecha, querellas criminales, gran parte de éstas persiguiendo los delitos de “homicidio imprudente” e “incumplimiento de deberes militares y delitos contra la seguridad de la aeronavegación”.

A un año y pese a todas las indagatorias, aún la opinión pública desconoce lo que sucedió, si bien el fiscal Eugenio Campos ha afirmado que ha podido lograr avances importantes, gracias a la recopilación copiosa de antecedentes, declaraciones e información provista por organismos especializados tanto nacionales como internacionales.

Más allá de los dardos que apuntan a la Fach, cabe reconocer los esfuerzos desplegados por ésta y la Armada para organizar rápidamente la rebusca de los desaparecidos, labores que tuvieron el apoyo extranjero y que fueron extremadamente complejas dado el sector de la tragedia.

Gracias a ello se lograron recuperar restos biológicos de los tripulantes y pasajeros, lo que permitió identificar a algunas víctimas y llevar un mínimo de consuelo a los familiares. Empero, aún hay otros deudos que no han tenido la misma suerte.

Este caso requiere la mayor de las transparencias y que se extremen los esfuerzos para que se esclarezca lo sucedido. Esa será la mejor forma de rendir un tributo a las 38 víctimas y a sus familiares.